Mitos y prejuicios acerca de las cafeteras superautomáticas

Las cafeteras superautomáticas son un tema lleno de controversia. Hay dos extremos a la hora de valorarlas.

DeLonghi ECAM 22.110.B o DeLonghi ESAM 3000.B

Las cafeteras superautomáticas son un tema lleno de controversia. Hay dos extremos a la hora de valorarlas.

Defensores vs. Críticos

  1. Las cafeteras superautomáticas pueden hacer de todo con solo pulsar un botón.
    El barista eléctrico que está a tu disposición en todo momento en la cocina.
    Las cafeteras superautomáticas simplifican la preparación del café y mejoran la vida. ¿Qué tengo que hacer? Verter algunos granos de expreso en su interior y ya. El resto lo hace ella Incluso se limpia sola. Además, su vida útil es bastante larga y mejora la estética de cualquier cocina.
  2. Las cafeteras superautomáticas pueden hacer de todo, pero no del modo correcto.
    Preparan un expreso acuoso y un mal café.
    Consumen demasiada electricidad, demasiados granos de café y ocupan demasiado espacio. Además, no se pueden limpiar bien. Crece moho en ellas y reparten bacterias por todas las bebidas. Quien quiera un auténtico expreso, necesita una cafetera de portafiltro. 
    Este tipo de «fanático extremo de las cafeteras portafiltros» también se puede encontrar en internet.
    Se trata de un tema sentimental. En foros especializados en las cafeteras de portafiltro también se ataca duramente a los que empiezan a interesarse por las cafeteras superautomáticas diciéndoles que no están en el lugar correcto, que no tienen gusto y que deberían utilizar el buscador de foros, con el único propósito de ver cómo se echan del foro a otros, que también fueron tan ingenuos de preguntar por cafeteras superautomáticas. De alguna manera, la cultura alemana de foros ilustra muy bien la muerte de estos foros. Por supuesto que hay excepciones, así como miembros y moderadores y grandes sabios comprometidos en los foros. Pero realmente no voy a echar de menos a la mayoría.

Índice de contenidos

Las cafeteras superautomáticas no preparan un buen expreso.

Creo que este prejuicio se puede debatir. Por supuesto que un expreso se prepara en una cafetera expreso. Pero ¿se puede preparar también en una cafetera superautomática?

¿Qué se precisa?

  • Presión
  • Café fino
  • Granos de expreso
  • Aprox. 25 ml de expreso

En las cafeteras superautomáticas a menudo viene indicado que la presión máxima de la bomba es de 15 o 17 bar. Para la preparación de un expreso no se requieren más de 9 bar. Pero la presión teórica no se da realmente en el grupo de infusión. Ya he leído en muchos sitios que los grupos de infusión de plástico son muy frágiles para soportar esta presión.

Yo opino que el punto débil es otro.

El grado de molienda es más grueso que el ajuste de los molinillos de café para las cafeteras de portafiltro.
Esto se debe a un problema mecánico. Con un grado de molienda muy fino y una compresión elevada, la pastilla de café sale disparada del portafiltro. Estoy seguro de que algunos ya lo han experimentado, o incluso visto.

Las cafeteras superautomáticas tienen un problemilla con esto y es que existe el riesgo de que el grupo de infusión se obstruya. Por eso se opta por un grado de molienda grueso. En concreto, este es el caso de las cafeteras superautomáticas cuyo grupo de infusión no es extraíble, donde si se produce una obstrucción provocaría directamente un defecto y la correspondiente reclamación. Las marcas que se pueden citar al respecto son Krups y Jura.

Pero las cafeteras superautomáticas con un grupo de infusión extraíble también se ven afectadas por esto. Los modelos más económicos de DeLonghi no pueden generar la suficiente presión para comprimir el expreso con los grados de molienda más finos. De ahí que se opte por un grado de molienda más grueso.

Pero entre los modelos y las categorías de precios hay grandes diferencias.

Las cafeteras superautomáticas muelen normalmente el café más grueso que el grado de molienda que precisa una cafetera de portafiltro.

Para ello se utiliza a menudo una mayor cantidad de café molido.

En comparación con una cafetera de portafiltro, en las cafeteras superautomáticas se realiza una pequeña subextracción del expreso. Con frecuencia el tiempo de dispensación es demasiado breve.

Además, en muchas cafeteras automáticas los ajustes de fábrica para un «expreso» no se suelen utilizar en absoluto. Esto ha contribuido seguramente a la opinión del segundo tipo de crítico (que describí anteriormente). Para un expreso simple suele estar programado con 40 ml. Si para un expreso simple utilizara 40 ml de café molido, tampoco sería un expreso en una cafetera de portafiltro.

Por eso se dice que se deben averiguar los ajustes adecuados. Yo mismo desde hace algún tiempo pongo a prueba las cafeteras superautomáticas y las comparo entre sí, en particular presto mucha atención al ajuste del expreso.

Considero que es decisivo tanto el ajuste de la cafetera como elegir los granos de expreso correctos. A menudo también hablo de un expreso de cafetera superautomática, porque este varía normalmente un poco en estructura con respecto a un expreso preparado en una cafetera de portafiltro.

Expreso preparado con cafetera superautomática

Personalmente veo justo que se hable de un expreso. Tras realizar algunos ajustes en muchas cafeteras superautomáticas he logrado unos resultados que estoy seguro que sorprendería a algún que otro crítico.

Expreso preparado con DeLonghi ECAM 23.420.SB

La prerrogativa de la interpretación sobre qué es un expreso la tenían y tienen los usuarios de las cafeteras de portafiltro (entre los que me encuentro). Por eso estoy intentando introducir un concepto más amplio de expreso.

En lo que respecta a las «cafeteras italianas» ya hablamos de algo distinto.

Estas cafeteras no preparar expreso, sino café. Pero opino que todo lo que se prepara con la cafetera Chemex, la prensa francesa y la cafetera de filtro manual es café, pero al igual que en las cafeteras de portafiltro y las cafeteras superautomáticas y sus respectivos expresos con distinta estructura.

Las cafeteras superautomáticas se rompen rápido.

Una cafetera superautomática consta de mucha tecnología, por eso se pueden romper muchas cosas. Una tesis plausible, pero mi experiencia es otra. Si cuidas, limpias y, sobre todo, descalcificas bien tu cafetera superautomática, puedes esperar que tenga una larga vida útil.

Y ahora voy simplemente a arrojar unas cifras sin prueba alguna. Yo estimo que más del 80 % de todos los defectos de las cafeteras superautomáticas se podrían haber evitado. La mayoría de los defectos se producen por no descalcificar, o hacerlo con un limpiador demasiado agresivo.

Incluso en las cafeteras automáticas económicas de DeLonghi, el fabricante se atreve a ofrecer una garantía de «2 + 12 de plusvalía de mercado». El tercer año se ofrece con el registro online. Por supuesto que una cafetera superautomática debe durar más de tres años, pero este periodo de garantía ya es un indicio.

En cuanto al precio, la calidad de la mayoría de cafeteras superautomáticas es muy elevada, debido a sus muchos requisitos.

En general, decir que las cafeteras superautomáticas se rompen rápidamente no es cierto.

En las cafeteras superautomáticas crece moho.

En la televisión, cada cierto tiempo se emite un reportaje poniendo a caldo a las cafeteras superautomáticas, dentro de las cuales ya se ha desarrollado su propio biotopo. En estos reportajes se entrevista a gente que repara cafeteras. Pienso siempre que se tratan de casos extremos. Las cafeteras que funcionan sin problemas no van a terminar, por supuesto, a un taller.

Creo que se podría decir lo mismo que en el punto anterior: una buena limpieza correcta ayuda. Recomiendo las cafeteras superautomáticas con grupo de infusión extraíble. Se deberían limpiar periódicamente y con frecuencia. Las piezas deben secarse por completo. Antes de irse uno de vacaciones, debería limpiar todo y embalar cada pieza individualmente para que todas reciban aire y no se acumule agua condensada en la máquina.

Grupo de infusión de la Miele CM7500

Quien haga esto no debe temer a que aparezca moho.

Las cafeteras superautomáticas están prohibidas para los amantes del café.

Como ya comenté al principio, hay muchos sentimientos acerca de este tema. Está claro que para un fanático empedernido y amante de las cafeteras de portafiltro una cafetera superautomática no ofrece ningún atractivo a primera vista.

Pero:

  • realmente es muy divertido sacar lo mejor de una cafetera superautomática. Jugar con el grado de molienda, los ajustes y las calibraciones. Montar en una bici tándem también es divertido, aunque una bici de carreras en niveles propios funciona mejor;
  • esto me lleva a las familias y oficinas pequeñas. Con frecuencia he experimentado que una cafetera de portafiltro pasa por ellas sin más pena que gloria. Muchas veces hay un ambicioso que tenía la misión de comprar la cafetera. El resto no se atreven de acercarse a ella. Conozco incluso a algunas parejas donde ella me dice «ni se te ocurra decírselo, pero hubiera preferido una cafetera automática, ahora apenas tomo café»;
  • desde que trato con cafeteras superautomáticas, se me presentan cada vez más amantes de los granos de café que tienen una cafetera automática en casa.
Quien muele su café en casa, está haciendo lo correcto. Debemos concentrarnos en los auténticos enemigos del buen gusto: en una basura llamada cápsulas, pads y café instantáneo.

Las cafeteras superautomáticas no hacen una buena espuma.

Esto no es verdad. Los resultados son buenos, pero distintos, según el sistema y la categoría de precio. Puede tratarse de las cafeteras superautomáticas que tienen un tubo espumador, por lo que se espuma manualmente. Funciona como en una cafetera expreso. Aquí el resultado dependerá en gran medida de la pericia del espumador.

Tubo espumador de la DeLonghi ESAM 3000

También están las cafeteras con cappuccinatore automático, estas aspiran la leche y funcionan pulsando solo un botón. Estos modelos funcionan normalmente a la perfección, manualmente es difícil lograr una espuma de leche mejor.

Latte de Siemens vs. Krups

Las cafeteras superautomáticas no preparan un auténtico capuchino/latte macchiato.

Aquí todo dependerá de lo exigente que se sea. Muchas personas, yo diría que la mayoría, no podrían explicar las diferencias entre un capuchino, un latte macchiato y un café con leche. Yo sé algo del tema y puedo responder a esta pregunta: lo que entiendo yo por un capuchino bien hecho, no lo puede hacer una cafetera superautomática.

Lo que yo entiendo por un buen latte macchiato sí que lo pueden preparar muchas cafeteras superautomáticas.

Espuma de leche de Krups EA

Las cafeteras superautomáticas no pueden preparar un buen café de filtro.

Esto lamentablemente es cierto. Todo lo que lleve el título de «café» y proceda de una cafetera superautomática no puede ser realmente bueno, incluso si se hace con unos granos de expreso buenos. Normalmente se pueden realizar buenos ajustes para conseguir un expreso, lo que preparan las cafeteras automáticas cuando se pulsa el botón es más bien insulso. Quien quiera un café de filtro clásico, debería volver a la cafetera de filtro manual, la prensa francesa o la cafetera Chemex.

Personalmente tampoco soy un gran fan de los expresos largos y, por lo tanto, sobreextraídos. Todo lo que pase por una pastilla de café debería tener únicamente de 20 – 25 ml para mí. Quien quiera un café solo de una cafetera superautomática, debería preparar algunos expresos regulares y posteriormente añadirles algo de agua caliente. Así se obtiene un café americano.

Las cafeteras automáticas consumen mucho café.

Esto también es cierto. Se puede pulsar de forma fácil y rápida el botón y así se trituran varios gramos de granos de café con el molinillo. También aquí dependerá del modelo, pero normalmente el depósito suele vaciarse extremadamente rápido.

Y hasta aquí todas mis respuestas sobre si los prejuicios acerca de las cafeteras superautomáticas son verdaderos o falsos. Espero que te haya ayudado. ¿Quieres decir algo al respecto? Estaré encantado de leer tus comentarios y consejos. ¿Tienes una opinión totalmente distinta? Estoy muy interesado en leerla.

 

¡Envíame tus comentarios! Ya sabes que me encanta leerte.