Cafetera superautomática Siemens EQ.500 integral a prueba 2021

Si no fuera bloguero, tener la lengua tan suelta seguro que me daría más de un problema. Especialmente es en los eventos de marketing —como la feria tecnológica de Berlín IFA 2019— donde nunca puedo contenerme cuando los pobres promotores me presentan las (supuestas) innovaciones de productos.

Cafetera superautomática Siemens EQ.500 integral vista general

Si no fuera bloguero, tener la lengua tan suelta seguro que me daría más de un problema. Especialmente es en los eventos de marketing —como la feria tecnológica de Berlín IFA 2019— donde nunca puedo contenerme cuando los pobres promotores me presentan las (supuestas) innovaciones de productos.

El año pasado, en el estand de Siemens, la Siemens EQ.500 integral me llamó la atención inmediatamente. Al principio pensé que se trataba de una maqueta, y que la pantalla luminosa (y colorida) solo estaba pintada. Todo menos pensar que era una cafetera superautomática de verdad.

Pero me di cuenta en seguida de mi error, porque son imágenes de café de verdad, funcionales y que permiten identificar claramente qué bebida de café quieres preparar.

Sencilla. Minimalista. Bien concebida

Siemens EQ.500 integral

Los pequeños detalles la hacen especial.

El diseño de la pantalla es inteligente

La espuma de leche está rica

El expreso es correcto

El nivel de ruido es aceptable

La limpieza es perfecta

Al molinillo le falta precisión

Pero mi pregunta es: ¿no crees que el diseño de la pantalla no parece que sea de Siemens y recuerda más al menú de un bar de kebab, donde las fotos en color de los platos son siempre estándar?

La diferencia entre lo que estamos acostumbrados a que nos ofrezca Siemens y lo que nos ofrece la EQ.500 integral ha despertado mi curiosidad. Además, he recibido muchas peticiones de mis lectores para que analizara este nuevo modelo.

Incluso me planteé la siguiente pregunta: ¿es mejor que la EQ 9 y la EQ 6? Te anticipo la respuesta: no lo es. Pero tampoco creo que quiera compararse con ellas en absoluto. Porque ahí donde la Siemens EQ 9 (de gama alta) y la Siemens EQ 6 (de gama media) son bastante engreídas, la EQ.500 está dirigida a un público objetivo que no quiere demasiada tecnología.

Cafetera superautomática Siemens EQ.500: lo esencial que debes saber

CategoríaEntrada
FabricanteSiemens
NombreEQ.500 integral
TipoCafetera superautomática
Grupo de infusión extraíble
Material de la carcasaPlástico/acero inoxidable
Espumador de lecheAutomático (integrado)
Pantalla
AppNo
Perfiles de usuarioNo
Depósito de agua1,7 l
Altura máx. de la taza 14 cm
MolinilloMolinillo de muelas cónicas de cerámica
Recipiente para granos de café270 g
Doble compartimento/cámara para granos No
Grados de molienda 3 niveles
Compartimento para café molido
Función «Jarra de café»No
Preparación de bebidas con un solo botónExpreso, espresso macchiato, caffè crema,
capuchino, latte macchiato
Temperatura del café ajustableSí (3 niveles)
Temperatura de la (espuma de) leche ajustableNo
Función dos tazas
Función de agua caliente
Función de leche caliente
Dispensar solo espuma
¿Se puede usar filtro de agua? Sí (suministrado)
Peso8,9 kg
Dimensiones (altura x anchura x profundidad)37,3 x 27,6 x 45,2 cm

¿Esperabas que Siemens se reprimiera en esta ocasión y se limitara a lanzar un solo modelo de esta cafetera? ¡Meeec! ¡Error! Una vez más, la Siemens EQ.500 está disponible en tres versiones absurdamente diferentes:

  1. TQ507D03/EQ.500 integral (la máquina que he puesto a prueba)
  2. TQ505D09/EQ.500 integral
  3. TP507DX4/EQ.500 classic

A mí no me sorprende: la única diferencia entre el modelo 03 y el 09 es el color, y el modelo «classic» trae Cappuccinatore en lugar de espumador de leche integrado.

Te lo podrás imaginar, pero para mí solo tiene sentido el modelo que he probado: el TQ507D03. En la página web de Siemens hay muchas otras versiones, que se distinguen principalmente por los materiales usados en los acabados y por algunos extras bastante insignificantes. A mí todo eso no me hace falta, la verdad.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: todas las bebidas dispensadas

Diferencias con la EQ 9 y la EQ 6

Me resulta mucho más emocionante comparar la EQ 5 con dos cafeteras modelo, la Siemens EQ 9 y la Siemens EQ 6, aunque la comparación sea engañosa. Y es que la EQ 9, con su gran abanico de funciones, el molinillo doble y la pantalla inteligente es, por así decirlo, una EQ.500 al cuadrado.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: Arne

La Siemens EQ 6, un poco más modesta, es, en mi opinión, algo así como la predecesora de la EQ.500. Tiene más o menos las mismas características, pero ofrece más opciones en lo relativo al espumador de leche, al manejo y a la pantalla —lo que no tiene por qué ser necesariamente bueno.

Básicamente, cada uno de estos modelos tiene su razón de ser, y la Siemens EQ.500 representa claramente la nueva tendencia de las cafeteras superautomáticas diseñadas para un público de más de 50 años.

Volumen de suministro

Hay dos cosas que me sorprenden —y estoy seguro de que a ti también— a primera vista:

  1. Los botones táctiles en color y la pantalla en la parte superior
  2. El depósito de agua redondo

Las imágenes de café matan el diseño —a mi parecer— en todos los aspectos, pero son muy ilustrativas y completan un concepto de manejo muy bien meditado. Sin embargo, no están pensadas para personas con problemas de visión, ya que falta el anclaje táctil.

No obstante, sí que me parece una idea bastante inteligente haber desplazado a la parte superior la colorida pantalla con sus botones táctiles, en lugar de estar situada en la parte delantera, como de costumbre.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: manejo

Y es que la mayoría de nosotros colocamos nuestra cafetera sobre la encimera, que rara vez eleva la pantalla a la altura de los ojos. También sería una tontería. Con la Siemens EQ.500 puedes tenerlo todo a la vista fácilmente.

El depósito de agua redondo es una novedad en el mundo de las cafeteras superautomáticas. La primera vez que lo vi no pude evitar reírme, pero me di cuenta en seguida de que, de ahora en adelante, los fabricantes deberían instalar depósitos de agua redondos. ¡Mira si me gustó!

Y es que es superfácil de extraer y de volver a poner en su sitio con una sola mano. Además, a la hora de limpiarlo llegas a todos los rincones. Por último, el depósito da un poco más de empuje al diseño —por lo demás, bastante aburrido— de la máquina.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: depósito de agua

Por lo que respecta a las demás características, la Siemens EQ.500 mantiene los pies en el suelo. En el compartimento para café molido —sí, ese que solo abro para mostrarte que no debes utilizarlo— se esconde una buena idea.

El hecho de que el compartimento para café molido de la EQ.500 sea extraíble hace que me replantee mis críticas, ya que responde a mi mayor crítica sobre este compartimento, aparte del hecho de que no deberías usar granos de café premolidos.

Al ser extraíble, puede limpiarse a fondo, y el riesgo de formación de moho disminuye exponencialmente. Espero que Siemens se haya dado cuenta de que un compartimento para café molido convencional es la parte más innecesaria de una cafetera superautomática.

Manual de instrucciones en PDF

Puedes poner en favoritos el manual de la Siemens EQ.500, pero en la mayoría de los casos no te hará falta. Las imágenes en color y las descripciones claras de cada uno de los componentes hacen que sea fácil de usar.

Pero, por si acaso, arriba te dejo el enlace. Allí también encontrarás toda la información sobre el servicio de atención al cliente y sobre cómo conseguir piezas de repuesto originales.

Configuración de la EQ.500

Si analizamos tres de las opciones de configuración más habituales—el grado de molienda, el nivel de llenado y la temperatura— se puede ver inmediatamente en qué se centra la EQ.500 y qué es lo que ignora deliberadamente. Se nota en seguida que no es una cafetera dirigida a ambiciosos esnobs del café como yo, sino que está más orientada a ese público más relajado «que se toma un cafelito».

¿Que cómo sé esto? Pues por el molinillo. Si bien es cierto que es de muelas cónicas de cerámica de calidad, solo tiene tres niveles de molienda, mientras que la cafetera puede ajustarse con mucha más precisión en términos de cantidad de llenado y temperatura.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: ajustar el grado de molienda

Ajustar el molinillo

Esta cafetera superautomática empieza la casa por el tejado. Durante las primeras dispensaciones de prueba ya me di cuenta de que para hacer un expreso que satisficiera mis (muy) altas exigencias habría necesitado al menos dos niveles de molienda más.

El tema del nivel de ruido es especialmente interesante en Siemens, ya que el fabricante produce las cafeteras superautomáticas más silenciosas del mercado. Por eso mismo motivo, la EQ.500 me ha sorprendido.

El molinillo cerámico produce un nivel de ruido normal, por lo que no es ni positivo ni negativo. Pero este nivel de ruido solo acaba decepcionándote si tienes otra cafetera con la que compararla, y la mayoría de los compradores no la tienen.

Ajustar el expreso

Dado que las opciones de ajuste para la cantidad de llenado, la temperatura y, en particular, la intensidad del café tienen varios niveles, la máquina puede sortear las deficiencias del molinillo bastante bien. En cualquier caso, no necesitas ser ingeniero para configurar las opciones de ajuste, basta con seguir las especificaciones de los botones y las indicaciones del menú.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: dispensar expreso

Como siempre, lo primero que hay que hacer es ajustar el molinillo al grado de molienda más fino y —¡muy importante!— aumentar la temperatura. Y es que Siemens se toma demasiado literalmente lo de que las bebidas tengan un temperatura agradable para beber y así lo refleja en su ajuste de fábrica. En cuanto a la intensidad del café, he seleccionado el café extrafuerte, y tampoco he podido encontrar una alternativa mejor.

Como era de esperar, también he tenido que reducir la cantidad de llenado, pero solo he logrado reducir a 30 mililitros la cantidad para un expreso. Hubiera preferido 25 mililitros, pero a lo mejor podría, por ejemplo, seleccionar la función dos tazas y volver a ajustar la proporción de infusión.

¿Cuál es la calidad del expreso?

Al probar la EQ.500 para incluirla en mi comparativa de cafeteras superautomáticas también he observado que dispensa el expreso con demasiada rapidez y, además, he tenido algunos problemas con la crema. En mi opinión tiene demasiadas burbujas y le falta consistencia.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: expreso

Como no hay forma de hacer la molienda más fina, tendrás que vivir con este resultado.

Sin embargo, algunas de las personas que han dejado comentarios me han dicho que con esta máquina no tienen estos problemas con sus granos de café y sus ajustes favoritos, o que con el expreso tienen otros problemitas.

Pero nada de esto tan dramático, así que, si te gusta esta cafetera, no dejes de comprarla por esos detalles. Ten en cuenta que mis quejas deben cogerse con pinzas (por lo de los estándares de barista y demás).

¿Cuál es la calidad de la espuma de leche?

Hablando de estándares de barista: la EQ.500 también te vende un latte como capuchino (primero vierte la espuma de leche en la taza y luego vierte el expreso encima). Este es un problema que ocurre con prácticamente todos los fabricantes y lo menciono solo por no dejarme nada.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: capuchino

También puedes ajustar la cantidad de espuma de leche; la consistencia es automática. No tengo nada de lo que quejarme, aunque sea demasiado compacta para mi gusto. Pero bueno, para mí es un problema básico del mundo de las cafeteras superautomáticas.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: recipiente para leche

Al igual que el molinillo, el espumador de leche integrado tiene un nivel de ruido agradable (sin destacar como excesivamente positivo). Sin embargo, ni salpica ni se derrama nada, y la espuma se dispensa de manera homogénea.

Limpieza: ¡pan comido!

Pocas veces —por no decir nunca— me ocurre que disfrute limpiando una cafetera superautomática tanto como me ha pasado con la Siemens EQ.500 integral. Y es que aquí los desarrolladores sí que se lo han currado.

Además de los útiles programas de limpieza y procesos de enjuague automáticos, puedes desmontar la máquina prácticamente hasta el esqueleto y limpiarla con inmensa comodidad. De esta manera puedes sacar toda la suciedad sin tener la sensación de que sea muy laborioso.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: grupo de infusión abierto

Incluso piezas tan pequeñas como la boquilla del surtidor de espuma pueden extraerse, limpiarse y colocarse de nuevo. También puedes acceder fácilmente al grupo de infusión.

Este paquete de limpieza tan logrado contribuye a que el producto tenga una larga vida útil, así como una funcionalidad excelente. Es decir, si la máquina se obstruye, si sale moho o humedad, solo puede haber un único responsable: el usuario.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: limpieza

Conclusiones: una máquina muy completa

Ahora voy a contarte algunas cositas que no he mencionado antes sobre la Siemens EQ.500 integral. Por ejemplo, me parece un despropósito que la superficie para las tazas no las caliente. También creo que —por lo menos la máquina que he utilizado para la prueba—, por el precio que tiene, podría tener un poco más de acero inoxidable y dar la sensación de más calidad.

Cafetera superautomática Siemens EQ.5: superficie calientatazas

Pero, en general, la nueva EQ.500 es una máquina muy completa y convence por una funcionalidad bien concebida y por unas características que dan ejemplo.

Para mí es especialmente importante que se integre con sensatez en la familia de productos EQ y que resulte convincente con su propia personalidad al lado de la EQ 3, la EQ 6 y la EQ 9.

Sencilla. Minimalista. Bien concebida

Siemens EQ.500 integral

Los pequeños detalles la hacen especial.

El diseño de la pantalla es inteligente

La espuma de leche está rica

El expreso es correcto

El nivel de ruido es aceptable

La limpieza es perfecta

Al molinillo le falta precisión

En definitiva, no es la cafetera que el mundo estaba esperando. Y de alguna manera sigo pensando que Siemens debería anunciar con mucha más convicción que la EQ.500 elogia la sencillez.

Así sería mucho más fácil ocultar el hecho de que el molinillo no ha sido bien concebido. Tres niveles de molienda son muy pocos en este rango de precio. Pero, si lo argumentas bien, podría ser un éxito comercial.

Con todo esto, esta cafetera superautomática es capaz de mucho más que parecer un menú de un bar de kebab y es digna de mucho más que comentarios burlones por mi parte. ¿Cómo lo ves tú? Espero con interés tus experiencias y comentarios.

Subscribe
Notify of
guest
18 Kommentare
Newest
Oldest
Inline Feedbacks
View all comments
Índice de contenidos