Krups EA8108 a prueba: ¿hasta qué punto puede ser muy barata una cafetera superautomática?

En mi comparativa de cafeteras superautomáticas me planteo la misma pregunta sobre el precio una y otra vez: ¿qué es lo que acabará en tu taza por un precio X? Y, en realidad, ¿se corresponde el precio de esta máquina con su rendimiento?

Cafetera superautomática Krups EA8108, Arne y Mauricio

En mi comparativa de cafeteras superautomáticas me planteo la misma pregunta sobre el precio una y otra vez: ¿qué es lo que acabará en tu taza por un precio X? Y, en realidad, ¿se corresponde el precio de esta máquina con su rendimiento?

Cuando hablamos de la Krups EA8108 como la cafetera superautomática más barata de la historia, tenemos que ampliar un poco esta pregunta: pagar unos 280 euros por una cafetera superautomática suena a ganga total. O bien a montón de basura hecho de plástico con grupo de infusión.

Para iniciarse en el mundo de las cafeteras superautomáticas

Krups EA8108

Cafetera superautomática muy compacta y muy económica, pero no es la leche.

Su tamaño es reducido, ideal para cocinas pequeñas

Es económica

La espuma de leche se puede hacer a tu gusto con el tubo de vapor

Tiene bastantes opciones de configuración

El expreso es mejorable

Es un poco endeble

No obstante, por un lado deberíamos preguntarnos qué requisitos podemos imponerle en términos de sabor, equipamiento, molinillo y resultados por ese precio. Por otro lado, deberíamos averiguar por qué, a pesar de mi valoración tan mediocre de esta máquina en mi reseña anterior (y de los comentarios de mis lectores, que a veces eran extremadamente decepcionantes), vuelvo a presentarte la Krups EA8108.

Además, en esta reseña realizaremos una comparativa de precios y enfrentaremos a la Krups con la gran ganadora de todos los tiempos en relación calidad-precio, la Magnifica ECAM 22.110.B.

Ya que estamos en ello, podríamos echar un vistazo a toda la serie EA de Krups y buscar similitudes y diferencias, así como el mejor expreso a un precio ultraeconómico.

Mientras que las cafeteras superautomáticas DeLonghi, por ejemplo, están dejando atrás las gamas bajas para entrar en las ligas superiores con sus nuevos modelos, a Krups no parece importarle en absoluto su estatus de marca de gama baja. Y solo por eso la EA8108 y sus colegas ya parecen agradables. ¡Pero la simpatía por sí sola no ha hecho nunca que un expreso sea el ganador de la prueba!

Desde la Krups Evidence, pasando por la EA y hasta la Quattro Force: ¿qué diferencia hay entre todas estas cafeteras superautomáticas?

Una vez más, tengo que empezar una actualización de un artículo dedicando unas líneas a la cuestión de los números de serie, las denominaciones de los modelos y las diferentes versiones de las máquinas. A Krups también le gusta jugar al escondite dándoles a sus productos nombres tan exclusivos como EA810b o EA8150.

La diferencia entre la cafetera A y B nunca nos resulta clara a primera vista. Necesitamos examinarlas con detenimiento hasta entender en qué se diferencian. Y ese es el caso, sobre todo, de la serie EA.

Cafetera superautomática Krups EA8108: expreso

Por ahora, lo único seguro es que la Krups EA8108 es la cafetera superautomática más barata que he probado. Para Krups también es su máquina más económica. Aunque mi artículo original tiene unos cuantos años, esta cafetera superautomática sigue rondando los 280 euros.

Sin embargo, puede que no encuentres este modelo en absoluto de esta forma. Porque el propio fabricante lo llama actualmente Roma pero también Essential EA8108. En Amazon, la misma máquina (en negro) lleva el nombre Krups EA8108 Roma. Esta cafetera también está disponible en blanco y pasa lo mismo, el fabricante se refiera a ella como Roma pero también como Essential, en este caso con el número EA8105, y en Amazon aparece como Roma EA8105. ¡Aaaaaarg! ¡Qué lío!

¿Te apetece un poco más de confusión?

Para que no nos aburramos, por ejemplo, también tendríamos la KRUPS EA8160, que es prácticamente idéntica a la máquina que he probado pero trae un Cappucinatore con jarra térmica. Todo ello te costará unos 100 euros más.

Lo curioso es que este espumador de leche también está disponible por separado con el nombre set para capuchino Krups XS 6000 y solo cuesta alrededor de 40 euros. No tengo ni idea de por qué la 8160 tiene ese precio, entonces.

Del mismo modo, tampoco comprendo la Krups EA8110 Arabica Quattro Force. Esta máquina cuesta unos 30 euros más que mi modelo de prueba, pero no tengo ni idea de por qué.

Al menos, la Krups EA815070 es menos ambigua y sabemos lo que nos llevamos por 370 euros. Es como la máquina que he probado pero con pantalla. En un momento veremos si realmente necesitamos de eso o no.

Otros modelos de la serie EA

Para seguir con la broma, ahora voy a presentarte otros modelos EA:

  1. La cafetera superautomática KRUPS EA8298 Latt’Espress One-Touch ronda los 500 euros y tiene un recipiente para leche enorme. Aquí destaca particularmente la función autocapuchino, es decir, la preparación de especialidades de café con leche con solo pulsar un botón.
  2. La Krups EA81M8 también se llama Roma y es idéntica a la máquina que he probado. Al menos, creo que lo es. No voy a detenerme en los modelos Krups EA816 o Krups EA8010.

Ya lo has visto, cuesta más aprenderte los nombres de las cafeteras Krups que hacer funcionar cualquier cafetera expreso. Sin embargo, las mismas características básicas se repiten una y otra vez con las máquinas EA:

  • Se obtiene agua caliente rápidamente con el sistema Thermoblock
  • El molinillo es de muelas cónicas
  • El espumador de leche está entre la boquilla y el Cappuccinatore
  • Colores típicos de las máquinas de gama baja, como son el negro, el blanco, el rojo oscuro. La carcasa es de plástico
  • Principalmente la limpieza es manual
  • La presión de la bomba es aceptable con sus 15 bar
  • Controles a través de botones e interruptores giratorios

Sin embargo, esto solo se aplica a los modelos de gama baja. Cuando nos pasamos a la gama de la Evidence las cosas se vuelven más modernas, coloridas y táctiles. Los resultados en la taza también mejoran a pasos agigantados: disfruté mucho con la prueba de la cafetera superautomática Krups EA8918 Evidence, que se sitúa en la gama media, por unos 500 euros. Las máquinas de la serie Evidence son básicamente más caras que las de las serie EA, de gama baja, pero, en mi opinión, también son mucho más funcionales y están mejor concebidas.

Vista general de la cafetera superautomática Krups Evidence

Este es precisamente el problema básico de la EA8108 —que seguiré llamando así por motivos de simplicidad— , independientemente de lo que digan Amazon o Krups al respecto.

Datos técnicos y características: el denominador común más económico para el café automático

CategoríaEntrada
FabricanteKRUPS
NombreEA8108
TipoCafetera superautomática
Grupo de infusión extraíbleNo
Material de la carcasaPlástico negro
Espumador de lecheManual (tubo espumador)
PantallaNo
AppNo
Perfiles de usuarioNo
Depósito de agua1,7 l
Altura mín. de la taza6 cm
Altura máx. de la taza10,5 cm
MolinilloMolinillo de muelas cónicas de acero inoxidable
Recipiente para granos de café260 g
Doble compartimento/cámara para granosNo
Grados de molienda3 niveles
Compartimento para café molidoNo
Función «Jarra de café»No
Preparación de bebidas con un solo botónExpreso, café
Temperatura de café ajustableSí (3 niveles)
Temperatura de (espuma de) leche ajustableNo
Función dos tazas
Función de agua caliente
Función de leche caliente
Dispensar solo espumaNo
¿Se puede usar filtro de agua?
Peso7,0 kg
Dimensiones (altura x anchura x profundidad)31,0 x 24,0 x 29,0 cm

Una cafetera superautomática debe tener, para ser digna de ese nombre, por lo menos un molinillo de café integrado, un grupo de infusión automático, una bomba con una presión bastante decente y, por supuesto, debe ser capaz de hacer café solo pulsando un botón. También debería poder preparar espuma de leche de alguna manera y, si trae algún que otro programa de limpieza automático, mejor que mejor.

Vista general de la cafetera superautomática Krups EA8108

Si aplicamos estos requisitos mínimos, desde el punto de vista del precio la Krups EA8108 es la primera cafetera superautomática que vale la pena considerar. Por consiguiente, cualquier otra cafetera superautomática que valga menos que esta es una completa pérdida de dinero.

¿Que cómo sé esto? Porque los pros y los contras de esta cafetera son como un esquema de los puntos de referencia que utilizo a la hora de probar una cafetera superautomática. En el lado positivo, la EA8108 resulta convincente por las siguientes características y por su rendimiento:

  • Es muy compacta. Su tamaño es perfecto para cocinas mini
  • Su funcionamiento es sencillo gracias al interruptor giratorio. La pantalla no es necesaria
  • El molinillo es sorprendentemente silencioso con 3 grados de molienda
  • El grupo de infusión está listo para usar en poco tiempo
  • La cantidad de llenado para el expreso es ajustable
  • Trae tres especialidades de café preconfiguradas
  • Trae programa de descalcificación y su limpieza es fácil

Si comparamos todos estos pros con los 280 euros que cuesta, no hay nada de qué quejarse, ¿verdad? En realidad, no. Obtienes aquello que pagas: café caliente similar a un expreso con solo pulsar un botón. Eso sí, de la espuma de leche deberás encargarte tú mismo.

Y, si quieres más, también tendrás que invertir más.

Sin embargo, los contras dejan claro dónde falla el modelo de Krups en comparación con su competidora la DeLonghi Magnifica:

  • El grupo de infusión es fijo
  • El grupo de infusión se encuentra junto a un montón de plástico, y al plástico le encanta la electricidad estática… ¡Socorro!
  • Los acabados son un poco endebles
  • No se pueden utilizar tazas o vasos altos porque el surtidor está un poco bajo
  • El molinillo no ofrece un grado de molienda adecuado para hacer un expreso realmente bueno

En la primera versión de esta reseña veía negativo tener que preparar la espuma de leche con un tubo de vapor. Es cierto que es mucho menos cómodo que con un espumador automático, pero en este rango de precios no deberíamos esperar nada más. Por consiguiente, dejemos de verlo como un inconveniente.

Configuración de la Krups EA8108: ¡no deja de ser una cafetera superautomática!

El sabor y el cuerpo de un expreso hecho con cafetera superautomática vienen determinados por tres factores principales:

  1. Los granos de café
  2. El grado de molienda
  3. El agua

Si usas granos de café de mierda, no puedes culpar a la Krups de que tu café no sepa bien. Ningún sistema automático del mundo puede corregir ese error.

En el caso del grado de molienda, por supuesto que todo depende de la máquina. Y, por desgracia, hasta la fecha muy pocos modelos pueden competir con el estándar necesario para las cafeteras expreso en términos de finura.

La Krups EA8108 no te pone las cosas fáciles en este sentido, ya que solo tiene tres míseros niveles de molienda en su molinillo de muelas cónicas. Por supuesto, también hay fabricantes, como Melitta, que montan molinillos con muy pocos niveles de molienda incluso en cafeteras superautomáticas más caras, justificando esta carencia de grados de molienda por motivos de simplicidad.

Cafetera superautomática Krups EA8108: ajustar el grado de molienda

Pero para que esto funcione en la práctica, esos niveles deben ser bien distintos y cambiar el resultado en la taza. De lo contrario, podríamos ahorrarnos la molestia y usar solo café molido ya preparado.

En el caso de las Krups baratas, los niveles se diferencian a duras penas. Y hasta el nivel más fino resulta demasiado grueso para mí. El resultado es que la presión de la bomba no encuentra la resistencia suficiente en la pastilla de café y, con ello, la extracción no puede ser la óptima. Y lo peor es que no puedes hacer nada al respecto, no hay forma de evitar las limitaciones de la máquina.

Al menos aún te queda un último as en la manga: el agua. El interruptor giratorio que hay en la parte frontal de la máquina permite reducir la cantidad de agua por taza. Y, ¡sorpresa! Te deja reducirla bastante. Esta Krups puede preparar un mínimo de 20 mililitros de café, mientras que hay cafeteras cuyo mínimo está en 40 mililitros. ¡¿Cómo te quedas?!

Igual de positivo es tener tres niveles de intensidad de café y de temperatura, que permiten ajustar la máquina hasta un punto no esperado en esta gama de precios. El Thermoblock y la presión de 15 bares también parecen dispuestos a producir un café decente.

A pesar del problema de la molienda, reconozco que la Krups EA8108 se toma en serio su trabajo como cafetera superautomática.

Manejo: casi tan fácil como una cafetera de goteo

Antes de que Krups pregonara a los cuatro vientos su nuevo concepto de simplicidad con la serie Evidence, ya habían llevado la facilidad de uso al extremo con la EA8108. Porque todo el mundo entiende los pilotos luminosos, los interruptores giratorios y los botones sencillos.

Esto no solo les facilita la tarea a los principiantes, sino que también hace más sencilla la resolución de problemas. Si algo parpadea frenéticamente en algún lugar, el manual le dirá qué es lo que está mal. Además, cuando sea necesario limpiar o descalcificar, esta cafetera superautomática te lo hará saber con señales claras.

Una cafetera superautomática verdaderamente asequible aboga por el minimalismo, y no solo en los componentes principales, sino sobre todo en todos los accesorios innecesarios, y eso contribuye a que el funcionamiento sea más eficiente.

Expreso y espuma de leche: los problemas son conocidos

El hecho de que el molinillo de muelas cónicas acabe saboteando cualquier intento de obtener un café perfecto no debería ser una sorpresa. No importa qué otros cambios realices en el sistema: el expreso siempre fluirá demasiado rápido de la máquina a la taza.

Cafetera superautomática Krups EA8108: dispensar expreso

Esto, a su vez, produce un sabor excesivamente aguado que solo puede compensarse, en parte, con más café molido o menos agua. A pesar de haber hecho las paces con las Krups baratas en este tiempo, en este punto sigo pensando lo mismo que cuando realicé mi primera reseña.

Como he dicho antes, he cambiado mi perspectiva en lo que a la preparación de la espuma de leche se refiere. Sí, un tubo de vapor es más complicado de utilizar, pero es menos probable que tenga fugas, no necesita repuestos, te da más libertad con la consistencia y es ideal incluso para pasártelo bien preparando chocolate caliente o chai.

Lo mejor de todo es que Krups ofrece un gran rendimiento con vapor a alta presión.

Si, aun así, necesitas un espumador de leche automático, puedes conseguir el accesorio anteriormente mencionado XS 6000. Esta pieza puede conectarse a la máquina y funciona como un Cappucinatore.

Al menos, esa es la teoría. He escuchado y leído muchas opiniones de lectores que dicen que la boquilla para espuma Cappuccino Plus les ha decepcionado mucho. Ciertamente puedo entender que, después de todo, las actualizaciones siempre son un riesgo para la funcionalidad.

Pero, si te soy sincero, creo que la idea es genial. ¿Estoy equivocado, o Krups es el único fabricante que está trabajando en este componente? Me parece muy innovador. Ahora solo tienen que concebirlo bien y lograr que sea de calidad.

Limpieza: fijo = sucio

No importa que la cafetera se llame EA815b, EA8100 o EA82f8: Krups siempre ofrece un grupo de infusión fijo que no puede extraerse.

Mientras que los modelos más nuevos como la mencionada Evidence 8918 presumen de tener esta característica y la promocionan elogiando lo perfectamente conectados que se encuentran el grupo de infusión, el sistema y la preparación, para los modelos de gama baja esto es simplemente un hecho.

Y un hecho muy sucio, si quieres saber mi opinión.

Cafetera superautomática Krups EA8108: bandeja de goteo

La EA8108 está prácticamente toda hecha de plástico. Y tiende a cargarse estáticamente. Así que los restos de café no solo se acumulan en el grupo de infusión, sino en toda la maldita máquina.

Y, como el grupo de infusión no se puede extraer, la cafetera no se puede limpiar completamente, y mucho menos a fondo. Por mucho que utilices las mejores pastillas de limpieza del mundo, no servirán de nada.

Como corresponde a este rango de precios, el programa de limpieza debe iniciarlo el usuario manualmente; no hay enjuagues automáticos ni nada parecido. Esto no sería un problema si pudieras quitar el grupo de infusión y enjuagarlo tan bien como lo haces con el depósito para posos de café o la bandeja de goteo.

Cafetera superautomática Krups EA8108: depósito para posos de café

¿Significa esto, entonces, que esta cafetera superautomática Krups acabará, inevitablemente, infestada de gérmenes? No, por supuesto que no. Si tienes cuidado y te esfuerzas un poco, la máquina seguirá brillando como el primer día, incluso después de dispensar cientos de cafés.

Solo quiero que seas consciente de que tienes que estar muy atento en lo que a la limpieza se refiere y que debes seguir cada recomendación del manual de instrucciones con frecuencia. Si los pilotos «Calc» o «Clean» se iluminan, ¡no los ignores!

Krups vs. DeLonghi: la carrera desigual para conseguir la cafetera superautomática más económica

Por lo general, no creo que haya muchas razones para comparar una cafetera superautomática DeLonghi con una cafetera superautomática Krups. Pero no se puede pasar por alto el dominio total de los italianos.

En un aspecto, sin embargo, el duelo es casi obvio: ¿quién merece el título de «la cafetera superautomática más barata»?

La Krups EA8108, porque es la más económica.

¿O será la Magnifica ECAM 22.110.B, porque ofrece más por un precio muy similar?

Vista general de la DeLonghi ECAM 22.110.B: Arne

Aunque la respuesta es obvia, básicamente se reduce a un solo hecho: el modelo de los italianos tiene un molinillo de muelas cónicas de 13 niveles.

Aunque sabemos que deben ignorarse los grados de molienda más finos, aun así el café molido se compacta mucho mejor en el grupo de infusión y ello resulta en una extracción más esmerada.

Si bien el expreso de la DeLonghi tampoco es una revelación, se acerca mucho más a nuestro estándar habitual.

Por lo que respecta a la limpieza, a las características generales e incluso a la espuma de leche o al ajuste de otros parámetros en el sistema, ambos modelos están prácticamente a la par. Son igual de compactos, tienen el mismo acabado en negro, no tienen pantalla y están hechos en grandísima medida de plástico.

Lo que a simple vista parece una elección entre la peste y el cólera, acaba siendo una decisión favorable a DeLonghi. Sin embargo, también está la cuestión de la durabilidad.

Vista general de la cafetera superautomática Melitta Purista: Arne

Por extraño que parezca, esta cuestión no me la planteo con un modelo completamente diferente. Económica, de calidad  —y sin espumador de leche—, la Melitta Purista hace un café excepcionalmente bueno. Además, es tan compacta como ninguna y cuesta alrededor de 400 euros.

La Caffeo Solo es un modelo descontinuado, y por eso actualmente cuesta aún menos. Eso sí, tendrás que perdonarle un par de defectitos si la comparamos con la Purista.

Conclusiones: ¡mejor que no tener ninguna cafetera superautomática!

Si se te antoja que ya no puedes vivir sin prepararte el café de manera automática, no vayas directamente a las máquinas de gama alta de mi comparativa de cafeteras superautomáticas.

Para iniciarse en el mundo de las cafeteras superautomáticas

Krups EA8108

Cafetera superautomática muy compacta y muy económica, pero no es la leche.

Su tamaño es reducido, ideal para cocinas pequeñas

Es económica

La espuma de leche se puede hacer a tu gusto con el tubo de vapor

Tiene bastantes opciones de configuración

El expreso es mejorable

Es un poco endeble

Después de todo, que en este momento te mueras por una taza de café pulsando un botón no significa que la cafetera superautomática termine siendo tu compañera diaria. Mucha gente se olvida de esto en seguida cuando decide qué máquina comprar.

Pero ¿no crees que sería mejor empezar con una cafetera superautomática de gama baja? En ese caso, la Krups EA8108 sería una opción. Eso sí, deberías hacer la vista gorda ante algunos defectos.

Y es que no todo el mundo tiene esa cantidad de dinero para gastar en las máquinas de gama alta. Y, en ese caso, la Krups 8108 es, sin lugar a dudas, una buena elección.

Esta máquina es ideal para cocinas pequeñas y para pisos compartidos donde prima más no tener que liarse con los granos de café ni tener que esforzarse mucho que otra cosa. No debemos olvidar tampoco pequeñas ventajas como son la función dos tazas o el silencioso molinillo de muelas cónicas.

Cafetera superautomática Krups EA8108: dispensar café

El tema es, sin embargo, cuándo nos hartaremos de los resultados de este expreso mediocre y querremos subir de nivel. El hecho es que eso podría ocurrir antes con esta cafetera superautomática que con la Krups EA8918 Evidence, por ejemplo.

Mi consejo es que eches un vistazo a la gama baja de Krups porque hay verdaderas gangas por descubrir. Aunque debes saber que estas siempre saldrán perdiendo si las comparamos con superéxitos como la Magnifica. Al menos para mí.

¿Superbarato es igual a caca? ¡Discutamos esta cuestión en los comentarios!

Preguntas frecuentes sobre la Krups EA8108: respondemos las preguntas de la comunidad Coffeeness

Cuando el precio es bajo y mi veredicto es mordaz, las preguntas y comentarios están garantizados. Es por eso que aquí voy a resumirte las cuestiones más importantes extraídas de la columna de comentarios. Como ya sabes, esta sección está en continua actualización.

La EA8108 es la cafetera superautomática más económica del mercado, por lo que se trata de una máquina de gama baja, adecuada para aquellos que se están iniciando en el mundo de las superautomáticas. Es ideal para catar este tipo de cafeteras. Sin embargo, algunos usuarios afirman que es adecuada para aquellos que añaden leche a su café. ¡Y no van mal encaminados!

Aunque me ponen muy nervioso las cafeteras de plástico con un acabado endeble, algunos de mis lectores llevan usando máquinas Krups como esta durante más de una década. Tal vez algo habrá de cierto en la promesa de Krups de que el grupo de infusión fijo de metal dura más que el sistema habitual.

Si por «fácil» entendemos sin esfuerzo ni cuidado, pues no, la verdad. Necesitarás usar pastillas de limpieza con frecuencia y, a ser posible, también agua filtrada. De lo contrario, estarás constantemente descalcificando y enjuagando. Porque un grupo de infusión fijo SIEMPRE se limpia mucho peor.

Hay una cosa cierta con respecto a las cafeteras superautomáticas Krups: son ultrarrápidas a la hora de ponerse en marcha. Esto se debe a que se calientan en seguida gracias al Thermoblock. Sin duda, interesante, aunque no compense (o solo excepcionalmente) los resultados del café mediocre.

Esta pregunta surge de los comentarios, a veces profundamente negativos, que aparecen en este artículo, por lo que me ha parecido necesario incluirla. Y voy a ser deliberadamente diplomático en mi respuesta: a este precio, tendrás que conformarte con lo mínimo en términos de rendimiento. Una cafetera superautomática es algo más que Thermoblock, espuma de leche o presión de 15 bares. Mucho más. ¿He sido lo suficientemente diplomático?

Subscribe
Notify of
guest
8 Kommentare
Newest
Oldest
Inline Feedbacks
View all comments
Índice de contenidos