DeLonghi Magnifica S ECAM 22.110.B a prueba: la eterna favorita de la gama baja

Como sabes, soy un gran fan del marketing sin tonterías: me encanta cuando un fabricante dice claramente lo que puedes esperar de su cafetera de goteo o de su cafetera superautomática. Incluso si esas expectativas se han subestimado deliberadamente.

DeLonghi ECAM 22.110.B Arne Ubersicht

Como sabes, soy un gran fan del marketing sin tonterías: me encanta cuando un fabricante dice claramente lo que puedes esperar de su cafetera de goteo o de su cafetera superautomática. Incluso si esas expectativas se han subestimado deliberadamente.

Las expectativas difícilmente podría ser menores que con la : esta cafetera superautomática cuesta unos 300 euros y a primera vista parece de juguete.

Pero los fieles seguidores de Coffeeness saben que esta máquina lleva años siendo un clásico en la comparativa de cafeteras superautomáticas y yo siempre la utilizo como máquina de referencia.

La mejor de la gama baja

DeLonghi Magnifica ECAM 22.110.B

No es la mejor cafetera superautomática, pero es la reina de su clase.

Extremadamente económica

Muy compacta

Detalles bien concebidos

Fácil de limpiar

Buenos resultados en la taza

Sin pantalla

Sin acero inoxidable

¿Por qué? Pues porque es capaz de ofrecer mucho más de lo que sugiere el precio que cuesta. Porque no pretende ser una máquina de tecnología punta en absoluto. Y porque se centra en lo que realmente importa en esta categoría.

O, por ponerlo en palabras de DeLonghi: «¿Qué más podrían querer los amantes del café de su primera cafetera superautomática?»

Cafetera superautomática DeLonghi Magnifica ECAM 22.110.B: lo esencial que debes saber

CategoríaEntrada
FabricanteDeLonghi
NombreMagnifica ECAM 22.110.B
TipoCafetera superautomática
Grupo de infusión extraíble
Material de la carcasaPlástico negro
Espumador de lecheManual
PantallaNo
AppNo
Perfiles de usuarioNo
Depósito de agua1,8 l
Altura mín. de la taza8,6 cm
Altura máx. de la taza14,2 cm
MolinilloMolinillo de muelas cónicas de acero inoxidable
Recipiente para granos de café250 g
Doble compartimento/cámara para granosNo
Grados de molienda13 niveles
Compartimento para café molido
Función «Jarra de café»No
Preparación de bebidas con un solo botónExpreso, café
Temperatura de café ajustable
Temperatura de (espuma de) leche ajustableNo
Función dos tazasSí (no para especialidades con leche)
Función de agua caliente
Función de leche caliente
Dispensar solo espuma
¿Se puede usar filtro de agua?
Peso9 kg
Dimensiones (altura x anchura x profundidad)43,0 x 23,8 x 35,1 cm

Ya sabes que no suelo estar nunca de acuerdo con la fundación alemana que realiza pruebas comparativas de productos, la Stiftung Warentest, y que siempre me entran ganas de darle en todos los morros con mis propias reseñas para que se dé cuenta de la porquería de informes que hace. En el caso de la cafetera automática DeLonghi Magnifica ECAM 22.110.B, sin embargo, por una vez estamos de acuerdo:

La máquina obtiene con regularidad una buena posición en el ranking de cafeteras superautomáticas con espumador manual e impresiona por sus numerosas opciones de ajuste y sus buenos resultados constantes en la taza. Por supuesto, no es necesario hablar del precio.

DeLonghi (y muchos otros fabricantes) nos tienen acostumbrados a liarnos con nombres largos y crípticos que indican que existen diversos modelos, y la Magnifica no es una excepción.

DeLonghi ECAM 22.110.B: Arne con las manos en alto

Como siempre, todo se reduce a la letra final y, en realidad, no tiene mucho impacto. Después de todo se trata de la misma cafetera, solo que la versión SB es en negro y plata; la versión B, en negro y la versión S, en plata.

No te dejes engañar: solo porque diga plata no significa que tenga un embellecedor de acero inoxidable. Todo en ella es de plástico.

Si quieres confundirte de verdad, compara la DeLonghi ECAM 22.110.B con los siguientes modelos, que se encuentran en el mismo universo de la marca:

  • DeLonghi ECAM 23.420.SB: cafetera superautomática de idéntica construcción con pantalla, pero unos 250 euros más cara
  • DeLonghi ESAM 3000.B: máquina de referencia de la clase ESAM y, como suele pasar con la clase ESAM, no es muy convincente

Si realizamos una rápida comparación de precios y echamos un vistazo a las especificaciones, te darás cuenta en seguida de que no hay prácticamente ninguna razón por la que gastar más dinero de lo que vale la ECAM 22.110.B. Lee los siguientes datos sobre esta máquina, con los que se te hará la boca agua:

  • Molinillo de de muelas cónicas de acero inoxidable de 13 niveles
  • Ajuste de la intensidad del café en 5 niveles
  • Ajuste preciso de la temperatura
  • Altura del surtidor ajustable entre 86 y 142 mm
  • Cantidad mínima de llenado del expreso: 40 ml con calibración exacta hacia arriba

Solo puedo repetir las palabras de DeLonghi: ¿qué más se puede pedir de una cafetera superautomática de gama baja? ¡Absolutamente nada! Hay máquinas mucho más caras que ni siquiera son capaces de ofrecer estos valores tan importantes.

Está claro que el precio de la DeLonghi Magnifica S también te obliga a hacer concesiones en algunos aspectos. Los más importantes para mí son los siguientes:

  • Es toda de plástico
  • No tiene pantalla
  • Trae muchas opciones de configuración, pero no son muy intuitivas
  • El molinillo tiene algunos problemas con los ajustes muy finos

Siento haberte decepcionado si esperabas que considerara una desventaja que esta máquina trajera una boquilla para espuma manual. Si bien la idea básica de una cafetera superautomática descansa en la pereza absoluta, me gusta mucho trabajar con boquillas para espuma.

DeLonghi ECAM 22.110.B: Arne con la jarra

Porque no hay forma de influir más en la consistencia de la espuma de la leche. Y cuanto más experiencia ganes, más aprenderás a amar este componente.

Si crees que no te vas a aclarar, te recomiendo que eches un vistazo a la DeLonghi Dinamica ECAM 350.55.B, que ha reinventado la cafetera superautomática de gama media por unos 700 euros.

Configurar la DeLonghi Magnifica: todos los comienzos...

Al igual que ocurre con las boquillas para espumar leche de forma manual, una cafetera superautomática sin pantalla puede parecer desalentadora al principio. Porque, después de todo, ¿cómo diablos se supone que vas a encontrar los ajustes perfectos si no puedes controlar cada parámetro correctamente?

DeLonghi ECAM 22.110.B con Arne

La verdad es que si quieres ajustar la cantidad de agua o la temperatura, tendrás que invertir un poco de tiempo y conocer la máquina. Pero creo que así es como debería ser para un modelo para principiantes, ya que una vez que te familiarices con la ECAM 22.110.B, estarás preparado para configurar cualquier sucesora en tu cocina con los ojos cerrados.

¡No sin mi manual de instrucciones!

Aunque seas de esas personas que tiran el manual de instrucciones más rápido que el embalaje, en el caso de la ECAM 22.110.B no deberías poner las instrucciones demasiado lejos.

Por ejemplo, si quieres ajustar la temperatura, las instrucciones dicen que apagues la máquina, pero que dejes el interruptor principal encendido y luego pulses una serie de símbolos y botones correctamente.

Aunque este procedimiento es normal para muchas otras cafeteras de goteo y cafeteras superautomáticas, siempre es un desafío para los principiantes. Por eso vale la pena que guardes el manual de instrucciones de la DeLonghi ECAM 22.110.B en formato PDF en tu teléfono o tableta, sobre todo al principio cuando te la acabas de comprar.

Ajustar el molinillo: en los niveles más finos hace crac

Es habitual que DeLonghi fabrique máquinas de gama baja que traen un molinillo con 13 grados de molienda, pero la verdad es que esto no es tan típico verlo en otras cafeteras de este rango de precios. Por desgracia, los dos niveles más finos no sirven de mucho, ya que el molinillo se sobrecarga y acaba atascándose la mayoría de las veces.

DeLonghi ECAM 22.110.B: hemos extraído el grupo de infusión

Además, al parecer la bomba no genera la presión de agua necesaria para impulsar el líquido a través de la pastilla de café comprimido y extraer un expreso perfecto.

Sin embargo, la ECAM 22.110.B se salva porque los otros 11 niveles son suficientes. El grado de molienda más fino que resulta utilizable por lo visto se ajusta exactamente a los parámetros de la máquina.

Como siempre, estos ajustes se realizan girando la ruedecita que se encuentra en el compartimento para granos. No te olvides de que la rueda solo se puede ajustar en funcionamiento, si no el molinillo se enganchará.

DeLonghi ECAM 22.110.B: ajustar el grado de molienda en el recipiente para granos

Por lo que respecta al ruido, para ser un modelo de acero inoxidable considero que está muy bien, e indudablemente es más silenciosa que la ruidosa ESAM 3000 B Magnifica.

Expreso: a la vez tan cerca y tan lejos del portafiltro

Al igual que ocurre con el molinillo, los otros ajustes para hacer expreso con la DeLonghi ECAM 22.110.B son erróneos o no son óptimos según los estándares de los baristas. Sin embargo, según los estándares de esta cafetera, los componentes interactúan tan bien que es posible preparar un expreso muy convincente.

DeLonghi ECAM 22.110.B: dispensar expreso

La cantidad mínima de llenado de 25 ml es maravillosa para un expreso simple. Con la Magnifica he probado con los 40 ml como base para un expreso doble ajustando la cantidad de café molido y la temperatura, y la verdad es que la cosa ya cambia.

También tienes la opción de ajustar la intensidad del café en cinco niveles, esto es, de utilizar más o menos café molido. Una vez más, hay modelos de gama alta que ni siquiera ofrecen tanta libertad de elección. Por ejemplo, la cafetera superautomática Philips serie 3200 EP3246/70, que cuesta alrededor de 200 euros más, solo ofrece tres niveles.

Philips LatteGo: dispensar un latte con expreso

Hablando de café molido: los fabricantes siguen teniendo la mala costumbre de equipar sus cafeteras superautomáticas con un compartimiento para café premolido (por si te quedas sin granos).

Como sabes, este componente no me gusta nada y, por lo tanto, prácticamente nunca lo menciono. Pero, como aquí estamos probando una máquina para principiantes, lo repito de nuevo:

Utiliza exclusivamente granos de café enteros y recién tostados procedentes de empresas tostadoras pequeñas. De esta manera, obtendrás el mejor aroma y, además, los granos industriales irán perdiendo poco a poco su cuota de mercado.

¡Esta es una mejora que espero con ansia!

Básicamente, para hacer expreso con la DeLonghi ECAM 22.110.B recomiendo los siguientes ajustes:

  • Cantidad de llenado: 25 ml para un expreso simple (botón: «1 taza de expreso»)
  • Intensidad del café: de 4 a 5 (máx. 5)
  • Temperatura: alta
  • Grado de molienda: el tercer nivel más fino

Si quieres un café largo, es decir, un expreso de extracción más larga con más agua, también hay un botón para eso. Pero mejor ahórratelo.

Para obtener el mejor sabor siempre recomiendo un americano, esto es, un expreso con una extracción correcta al que luego se añade agua caliente. Qué bien que esta cafetera superautomática también traiga la función de agua caliente.

DeLonghi ECAM 22.110.B: dispensar expreso número 2

Aunque sea un poco más laborioso, vale la pena hacerlo cuando tenemos un buen café en grano y un excelente aroma.

Espuma de leche: conviértete en barista

En realidad, una cafetera superautomática sin espumador automático debería obtener una puntuación más baja en la prueba, porque parte de la concepción básica de esta categoría de máquinas consiste en automatizar todos los aspectos de la preparación del café.

DeLonghi ECAM 22.110.B: espuma de leche para el latte

No obstante, los años que llevo como barista hacen que prefiera un espumador de leche manual (como puede ser un tubo de vapor) mucho más que un espumador de leche automático con tubos flexibles, boquillas y consistencia preestablecida. Porque no hay nada mejor para tu latte macchiato o para el popular flat white que la leche espumada a mano.

Con la DeLonghi ECAM 22.110.B tienes control total sobre:

  • La cantidad de leche
  • La consistencia de la espuma de leche
  • La temperatura de la leche

En otras palabras: ¡tienes control sobre todo lo que realmente importa! Además, un tubo de vapor es muy fácil de limpiar. Todo lo que tienes que hacer es abrirlo brevemente antes y después de espumar la leche para liberar el vapor y enjuagar cualquier residuo de leche que se haya quedado en la boquilla. Y después solo tienes que pasarle una bayeta y listo.

Sí, lo sé: espumar la leche manualmente a veces es un rollo porque necesitas mucha práctica para hacerlo bien. Pero una vez que le hayas cogido el truco podrás espumar tu leche con cacao o tu matcha latte directamente en la jarra de leche, por ejemplo, o ponerte a experimentar como un loco.

DeLonghi ECAM 22.110.B: tubo de vapor manual

Sin embargo, también debo señalar que la presión de vapor de la DeLonghi ECAM 22.110.B no se acerca (ni de lejos) a los valores elevados que tiene una cafetera expreso decente.

Pero, de nuevo, siendo esta una cafetera superautomática para ti, principiante, hay que tener en cuenta que no tienes valores de referencia, así que lo que tienes que hacer es aceptar la idiosincrasia de tu cafetera superautomática sin cuestionarla. ¡Y eso te va a garantizar mejores resultados!

DeLonghi ECAM 22.110.B: Arne posa en la foto con espuma en la nariz

Limpiar la DeLonghi Magnifica ECAM 22.110.B

Ya debería haberte quedado claro que considero que la 22.110.B es una cafetera muy bien concebida que se centra en la simplicidad allá donde toca. Y la limpieza es sin duda alguna uno de esos puntos.

Por cierto, no te dejes engañar por la fundación alemana Stiftung Warentest, que publicó un artículo en 2013 (solo disponible en alemán) afirmando que el grupo de infusión de una máquina DeLonghi había liberado un metal pesado (plomo) durante la descalcificación.

DeLonghi ECAM 22.110.B: limpiar la boquilla para espuma

Si se lee el artículo con atención, esta fundación, en primer lugar, solo examinó unas míseras cinco máquinas y, en segundo lugar, incluso dijo que con un enjuague extra después de la descalcificación no se había detectado plomo. Con ello quiero decir que estoy harto de las tácticas alarmistas completamente exageradas como cebo para los consumidores preocupados.

El hecho es que, cuando se limpia una cafetera superautomática, siempre se puede liberar algo de alguna parte. No sabemos qué es. También es un hecho que esto solo debería animarte a ser aún más cuidadoso con la limpieza.

La 22.110.B hace que la limpieza sea muy fácil. En primer lugar, esta cafetera superautomática trae un filtro de agua que, al menos, mantiene el problema de la cal a raya por un tiempo. También trae un programa de limpieza obligatorio. Y, a no ser que estés muy desinformado, sabrás que una pastilla de limpieza y unos cuantos consejos te ayudarán a hacer el trabajo en poco tiempo.

Limpiar el grupo de infusión

A diferencia de lo que ocurre con su competidora directa, la Krups EA8918 Evidence, puedes extraer fácilmente el grupo de infusión de la DeLonghi 22.110.B y enjuagarlo con agua corriente después de cada día de uso. Todo lo que tienes que hacer es abrir la portezuela que hay detrás del depósito de agua y, estando en posición de reposo, extraer el componente.

DeLonghi ECAM 22.110.B: extraer el grupo de infusión

Te recomiendo que seques el grupo de infusión fuera de la máquina y que dejes la DeLonghi ECAM 22.110.B abierta para que se ventile un rato. Esto es aconsejable sobre todo antes de irte de vacaciones, de lo contrario la humedad que hay dentro de la cafetera superautomática puede transformar rápidamente el interior de la cafetera en biotopo.

Simplificar la descalcificación

Solo porque haya un filtro de agua no significa que puedas ahorrarte la descalcificación de tu DeLonghi ECAM 22.110.B. Y es que la cal en el agua es una realidad bastante habitual.

Por eso es importante programar la dureza del agua en la DeLonghi ECAM 22.110.B nada más comprártela. Este ajuste determina la frecuencia con la que se descalcificará la máquina. Para saber los pasos exactos que debes seguir durante la descalcificación, te recomiendo que vuelvas a mirarte las instrucciones de uso y mi artículo sobre la descalcificación de la DeLonghi Magnifica (en breve disponible en español), porque para cada paso parpadean diferentes pilotos y hay que hacer algunas cosas.

Tienes que calcular una media de un proceso de descalcificación al mes, ¡yo eso lo encuentro más que factible!

Tareas diarias de limpieza: se hacen rápido y surten un gran efecto

El depósito de agua, el depósito para posos de café y la bandeja de goteo deben limpiarse diariamente, ya sea a mano o en el lavaplatos; en principio eso no importa. Ahora bien, el plástico y el lavavajillas no se llevan bien a largo plazo (aunque sé que, de todos modos, pasas del fabricante en este punto).

DeLonghi ECAM 22.110.B: depósito de agua

Si bien no hay problema con que limpies la bandeja de goteo y el depósito para posos de café con un estropajo y lavavajillas líquido, yo que tú tendría cuidado con el depósito de agua.

En el caso del depósito de agua basta con enjuagarlo a fondo con agua clara y luego secarlo. Así evitarás que el café sepa a jabón, o que la crema contenga espuma pero de verdad.

Resulta muy fácil extraer el depósito para posos de café y la bandeja de goteo, y además se puede hacer por la parte frontal. Ambas piezas son muy pequeñas, lo que significa que tendrás que vaciarlas y enjuagarlas más a menudo. ¡Y eso es algo bueno! No quiero ni imaginarme con qué frecuencia vaciaría el cubo de la basura si nunca estuviera lleno.

Solución de problemas de la DeLonghi Magnifica S: ¡te ayudamos!

El hecho de dedicar un capítulo a la resolución de problemas de la DeLonghi Magnifica S debería dejarte claro que, sin lugar a dudas, vas a encontrarte con problemas al usar esta máquina. Y, como es una cafetera superautomática tan popular, estos problemas se preguntan en internet muy a menudo.

Lo bueno, sin embargo, es que la mayoría de los desafíos se pueden resolver fácilmente y no significan que, por ello, tenga que restarle puntuación a esta máquina, ya que, la mayoría de las veces, son errores de novato.

Si, por ejemplo, te encuentras agua en el depósito para posos de café, esto no tiene por qué significar necesariamente que las juntas están desgastadas, sino que la pastilla de café se ha comprimido demasiado. En este caso, lo primero que debes hacer es ajustar el nivel de molienda a un grado ligeramente más grueso.

DeLonghi ECAM 22.110.B: pastilla de café

Sin embargo, si se forma un charco (o aparece agua en algún otro lugar de la máquina donde no debería aparecer), yo que tú reemplazaría todas las juntas. Es relativamente fácil de hacer y no es tan caro como comprar una cafetera nueva.

Hablando de productos nuevos: te pido encarecidamente que no compres la DeLonghi Magnifica S de segunda mano. Y es que este modelo de gama baja tiene un potencial de desgaste demasiado alto como para considerarlo una ganga cuando se compra usado.

La cantidad de plástico que contiene también eleva la carga estática, y ello puede hacer que se adhiera mucho café en el interior de la máquina si esta no se ha limpiado como toca. En el peor de los casos acabarás comprándote una cafetera llena de moho… ¡y pagando por ello!

Si el grupo de infusión se atasca, está claro qué es lo que pasa: te has olvidado de apagar la máquina mediante el interruptor de encendido (frontal). Solo entonces el grupo de infusión se moverá a la posición de reposo y podrá ser extraído. Así que deja de forzar la máquina si no sale el grupo de infusión, ¡porque lo único que conseguirás será romperla!

Si aparecen otros mensajes de error, estos suelen referirse al hecho de que algunos depósitos están llenos y deben vaciarse.

Conclusiones: ¡amo esta maravilla hecha de plástico!

Me sorprende acabar otorgándole siempre a la una puntuación tan alta, da igual cuántas cafeteras superautomáticas nuevas pruebe.

La mejor de la gama baja

DeLonghi Magnifica ECAM 22.110.B

No es la mejor cafetera superautomática, pero es la reina de su clase.

Extremadamente económica

Muy compacta

Detalles bien concebidos

Fácil de limpiar

Buenos resultados en la taza

Sin pantalla

Sin acero inoxidable

En realidad, es raro que no acabe tirando a la basura o castigando con desprecio a una máquina de plástico tan barata. No obstante, debajo de la fea carcasa de plástico se esconde una cafetera superautomática que, desde el punto de vista funcional, no tiene por qué ocultarse detrás de los modelos más grandes.

DeLonghi ECAM 22.110.B: Arne posa satisfecho

Es más, esta cafetera superautomática no es una tomadura de pelo para los usuarios, sino que ofrece una relación calidad-precio perfecta por su precio. DeLonghi sabe que querrás subir de categoría en algún momento… y lo admite abiertamente.

Pero estoy seguro de que, si adquieres esta cafetera superautomática por unos 300 (¡!) euros, tardarás bastante tiempo en querer comprarte otra.

¿Tienes alguna pregunta o te gustaría contarme algo? ¡Te espero en los comentarios!

Subscribe
Notify of
guest
127 Kommentare
Newest
Oldest
Inline Feedbacks
View all comments
Índice de contenidos