La mejor cafetera superautomática del 2022: comparativas y reseñas

Llevo poniendo a prueba cafeteras superautomáticas desde hace muchos años. En todo este tiempo he examinado a fondo más de 45 máquinas de los fabricantes más conocidos del mundo. La ganadora calidad-precio de la gama baja es la DeLonghi Magnifica S ECAM 22.110.

Siemens EQ 700

DeLonghi Magnifica S

Jura Z10

Melitta Caffeo CI

DeLonghi Dinamica

Melitta Caffeo Solo

Philips 3200 LatteGo

Siemens EQ6

DeLonghi PrimaDonna Soul

Jura E8 EB

Philips 2200

Siemens EQ9

Siemens EQ 500 integral

¡Por fin Siemens nos trae algo nuevo!

Amplio abanico de prestaciones

Concepto de manejo moderno

Expreso y espuma deliciosos

Parámetros de preparación importantes ajustables con poca precisión

¡La reina de su clase!

Extremadamente económica

Muy compacta

Detalles bien concebidos

Sin pantalla

Sin acero inoxidable

Éxito total con innovaciones sobresalientes.

Acabados de muy alta calidad

Controlable totalmente de forma electrónica

Molinillo electrónico muy silencioso

Jarra de leche no incluida

Publicidad engañosa sobre «cold brew»

Magnífica relación calidad-precio y funcionalidad bien concebida.

Doble cámara para granos

Bastante rápida

Fácil de limpiar

Ajustes de fábrica un poco raros

¡Prestaciones de gama alta a precio de gama media!

Prestaciones bien pensadas

Expreso y espuma de leche deliciosos

Fácil de limpiar

Olor a plástico al desembalarla

Nada más que café y expreso... ¡pero buenos!

Pequeña, ligera e intuitiva

Buenas opciones de configuración

Café y expreso buenos

Bandejas recolectoras llenas en seguida

Depósito de agua algo endeble

Sencillez bien concebida y buen café.

Manejo muy intuitivo

Buen expreso y buena espuma de leche

Acabados de alta calidad

Ruidosa en general

Espuma de la leche demasiado compacta

Muy silenciosa y con acabados espectaculares.

Molinillo silencioso

Acabados y selección de materiales de calidad

Expreso delicioso

Espuma de leche demasiado fría para algunos usuarios

Cantidad de llenado no regulable de manera continua

Innovación en un formato «razonable».

Molinillo de discos electrónico

Manejo intuitivo

Muchas opciones de ajuste (sin escalonamiento)

A la pantalla le falta resolución

«Bean Adapt Technology» un poco extraña

Inteligente y con un sistema de limpieza bien concebido.

Acabados de mucha calidad

Expreso y espuma de leche deliciosos

Interfaz de usuario intuitiva

Dispensación de dos bebidas lácteas a la vez no disponible

Philips brilla en lo simple.

Manejo fácil e intuitivo

Temperatura de las bebidas adecuada

Buen expreso y espuma de leche

Recipiente para granos bastante grande

Bomba algo ruidosa

La EQ9 vale lo que cuesta.

El molinillo más silencioso que hemos probado

Opciones de configuración individual

Manejo muy sencillo

Anticuada en algunos sentidos

Los pequeños detalles la hacen especial.

El diseño de la pantalla es inteligente

La espuma de leche está rica

El expreso es correcto

Al molinillo le falta precisión

Compara todas las cafeteras superautomáticas que he probado con mi buscador interactivo

Empezar ahora
Mejores cafeteras superautomáticas

Como ya debes de saber, me llamo Arne y soy alemán. Compro todas las máquinas que reseño y lo hago para ofrecerte información de primera mano y, así, ayudarte a elegir cuál es la mejor cafetera superautomática para ti.

Seguro que también sabes que Coffeeness y las cafeteras automáticas son inseparables, al igual que ocurre con Arne y el buen café.

Esto que estás leyendo es la última actualización de esta guía. Aquí encontrarás las mejores cafeteras superautomáticas de las distintas categorías y rangos de precios, así como información sobre su estructura y funciones.

Además, aprenderás a limpiar tu máquina y te enterarás de trucos y recomendaciones que no vienen en ningún manual de instrucciones.

Antes que nada me gustaría delimitar el concepto. Cuando hablamos de cafeteras automáticas o superautomáticas, en Coffeeness nos referimos de modo genérico a cafeteras con molinillo incorporado que preparan café, expreso u otras bebidas con solo pulsar un botón.

Esto es, nos estamos refiriendo a una cafetera que muele el grano de café ella misma —por lo que te permite disfrutar del café recién molido— y que, en mayor o menor medida, trae programas de limpieza.

Por ahí encontrarás denominaciones distintas para esta categoría de máquinas, como por ejemplo, cafetera espresso automática, cafetera express automática, cafetera automática con molinillo, cafetera express automática con molinillo, cafetera para moler café…

Todos esos nombres se refieren a lo mismo. Te lo digo antes de empezar para evitar confusiones.

Las 10 mejores cafeteras superautomáticas

Product List Image
La mejor de la gama baja

DeLonghi Magnifica S

  • Extremadamente económica
  • Muy compacta
  • Fácil de limpiar
Product List Image
Para puristas

Melitta Caffeo Solo

  • Buenas opciones de configuración
  • Café y expreso buenos
  • Buena relación calidad-precio
Product List Image
Muy intuitivo

Philips 3200 LatteGo

  • Manejo muy intuitivo
  • Buen expreso y buena espuma de leche
Product List Image
  • Molinillo silencioso
  • Expreso delicioso
  • Acabados y selección de materiales de calidad
Product List Image
  • Doble cámara para granos
  • Bastante rápida
Product List Image
La mejor de la gama media

DeLonghi Dinamica

  • Prestaciones bien pensadas
  • Expreso y espuma de leche deliciosos
Product List Image
  • 16 especialidades de café
  • Funcionamiento intuitivo
Product List Image
  • Molinillo de discos electrónico
  • Manejo intuitivo
  • Preparación rápida
Product List Image
  • Expreso y espuma de leche deliciosos
  • Interfaz de usuario intuitiva
Product List Image
La mejor de la gama alta

Jura Z10

  • Acabados de muy alta calidad
  • Molinillo electrónico muy silencioso
  • Café frío y caliente

DeLonghi Magnifica S ECAM 22.110: la ganadora calidad-precio

DeLonghi Magnifica S

¡La reina de su clase!

Extremadamente económica

Muy compacta

Detalles bien concebidos

Fácil de limpiar

Buenos resultados en la taza

Sin pantalla

Sin acero inoxidable

En la gama baja no hay prácticamente nada que supere a DeLonghi. Aunque tengas que renunciar a algunas cosas en términos de prestaciones y rendimiento, por ese ridículo precio (menos de 300 euros) tampoco puedes pedir mucho más. En mi reseña sobre la cafetera superautomática DeLonghi Magnifica S ECAM 22.110 podrás obtener más información.

DeLonghi Dinamica ECAM 350.55.B: la número uno de la gama media

DeLonghi Dinamica

¡Prestaciones de gama alta a precio de gama media!

Prestaciones bien pensadas

Expreso y espuma de leche deliciosos

Fácil de limpiar

Nivel de ruido agradable

Muy buena relación calidad-precio

Olor a plástico al desembalarla

En este caso el título de la gama media lo ostenta la DeLonghi Dinamica ECAM 350.55.B. Esta cafetera automática destaca por sus prestaciones bien pensadas, el expreso y la espuma tan deliciosos que prepara, lo fácil que es de limpiar, su nivel de ruido agradable y, en definitiva, su estupenda relación calidad-precio.

Antes de actualizar este artículo, la número uno era la Melitta Caffeo CI, una cafetera automática pequeña, silenciosa y rápida con dos recipientes para granos de café. La Melitta Caffeo CI Touch es una actualización muy lograda de esta máquina, con mejoras que realmente merecen la pena.

Nuestra ganadora de la gama media es algo más económica que la Melitta Caffeo CI y la Melitta Caffeo CI Touch. Eso sí, solo tiene un recipiente para granos.

Esta máquina ofrece unas fantásticas opciones de configuración y prepara bebidas de café excelentes, quizá algo mejores que las de la Melitta. Por eso, para nosotros es la mejor máquina dentro de su rango de precios.

Eso sí, Melitta utiliza materiales de mejor calidad que solo pueden mejorar la vida útil de la máquina. Sin embargo, la Dinamica, con su carcasa de plástico, puede durar mucho tiempo si se limpia y se descalcifica correctamente.

Jura Z10: el Rolls-Royce de las cafeteras superautomáticas

Jura Z10

Éxito total con innovaciones sobresalientes.

Acabados de muy alta calidad

Controlable totalmente de forma electrónica

Molinillo electrónico muy silencioso

Café frío y caliente

Expreso y espuma de leche excelentes

Jarra de leche no incluida

Publicidad engañosa sobre «cold brew»

Hoy por hoy, la ganadora indiscutible de la gama alta es la Jura Z10. Esta máquina trae un montón de novedades, es controlable electrónicamente 100 %, es capaz de preparar bebidas calientes y frías y dispensa un expreso y una espuma de leche excelentes. En definitiva, puedo decirte que esta máquina es un éxito total con innovaciones sobresalientes.

Ya sabes que, hasta la fecha, ninguna sucesora había conseguido superar el estatus atemporal de la Siemens EQ9: una máquina increíblemente silenciosa, funcional y convincente en términos globales. Y con control por app. Hasta que llegó la Jura Z10.

Cafetera superautomática: todas las pruebas de productos

Ya te lo adelanto: no existe el no va más de las cafeteras automáticas, la mejor cafetera del mundo, aquella con la que a los amantes del café se les pueden llenar los ojos de lágrimas. Sería más conveniente hablar de la mejor cafetera calidad-precio, la mejor de la categoría X, etc. Lo siento, pero es así.

Hay una ingente cantidad de máquinas muy diversas que presentan un sinfín de funciones muy distintas y que deben satisfacer las más variadas y numerosas exigencias. Por lo tanto, si te quieres comprar una cafetera con molinillo, antes párate a pensar qué es importante para ti.

En este artículo he hablado largo y tendido sobre el tema de la limpieza y de la necesidad de cuidados de las cafeteras superautomáticas. Lamentablemente, no todo el mundo que tiene cafeteras superautomáticas lee mis artículos, y la limpieza y la desinfección de estas máquinas a menudo es escasa o inexistente.

Por lo tanto: no compres cafeteras de segunda mano. ¡Nunca sabes el moho, las bacterias y otras taras que estás adquiriendo con la compra!

Muchos me cuentan que su cafetera superautomática les ha durado hasta 17 años. Y soy de la opinión de que las máquinas nuevas también deberían poder alcanzar esos magníficos años de edad incluso en una sociedad de consumo tan frenética como la nuestra.

Pero para ello es requisito indispensable que la conserves bien o que no te haya tocado la máquina defectuosa. Si la has cuidado como toca, como mínimo (¡!) debería durarte diez años.

No. El café filtrado y el suministro de presión se excluyen entre ellos completamente. Si buscas una solución intermedia aceptable, las cafeteras de goteo con molinillo son una buena opción.

Con ninguna. Por lo menos no con solo un botón. Y es que conseguir la microespuma necesaria con un espumador de leche automático es más bien una casualidad. Incluso los modelos económicos con tubo de vapor se quedan cortos a la hora de implementar estas habilidades perfectamente.

Así pues, creo que los verdaderos amantes del flat white, que además suelen buscar espuma de muy diversa calidad, lo tienen más fácil con las cafeteras con portafiltro.

Sobre el tema de los filtros de agua ya me he explayado en Coffeeness muchas veces. Un filtro de agua en una cafetera superautomática sirve, básicamente, para que puedas espaciar más los intervalos de descalcificación. Y esto es así por el filtro reduce la dureza del agua al nivel 1.

Pero si en tu zona la cal no es un problema, no pasa nada porque a tu máquina le falte este componente. Aun en zonas de agua dura como grandes ciudades no es obligatorio el uso de filtro de agua, eso sí, en ese caso tómate en serio la descalcificación de tu cafetera superautomática marcándote plazos fijos y regulares para descalcificarla. Por lo tanto, dependerá un poco de lo mucho que quieras mimar a tu máquina.

Antes que nada quiero hacerte un resumen de las cafeteras superautomáticas más convincentes que me he encontrado en los últimos años (he preferido poner en otro apartado las máquinas que he probado en el año 2020/21).

En líneas generales, he intentado ordenar las mejores cafeteras automáticas de manera ascendente por precio (y prestaciones):

  1. DeLonghi Magnifica S ECAM 22.110.B a prueba (ganadora calidad-precio de la gama baja)
  2. Melitta Caffeo Solo a prueba (todo un poco diminuto, pero bueno y elegante)
  3. Siemens EQ 300 a prueba (por supuesto, Siemens también puede competir en la gama baja)
  4. Melitta Caffeo CI a prueba (magnífica relación calidad-precio y funcionalidad bien concebida)
  5. Melitta Caffeo CI Touch a prueba (grandes opciones de configuración)
  6. Saeco Incanto / Philips LatteGo serie 5000 a prueba (excelente máquina de referencia calidad-precio para la gama media)
  7. DeLonghi Dinamica ECAM 350.55.B a prueba (ganadora de la gama media)
  8. Saeco PicoBaristo a prueba (para su precio, sumamente elegante)
  9. Siemens EQ6 a prueba (moderna y bastante convincente)
  10. Siemens EQ9 connect a prueba (ninguna es más silenciosa)
  11. Jura E8 a prueba (aunque no me guste Jura, he de admitir que esta es muy interesante)
  12. Saeco Xelsis a prueba (máquina espléndida con funcionalidad excelente)
  13. Melitta Caffeo Barista TS Smart a prueba (cafetera superautomática con dos depósitos de café)
  14. DeLonghi PrimaDonna a prueba (compra recomendada, máquina robusta y bien concebida)

Con las siguientes máquinas he tenido más de un problemita. Sin ebargo, como no quiero dejarme ninguna (y para que esto ayude a mis lectores), he decidido mencionarlas:

Cualquier máquina que solo haya mencionado aquí por encima será desarrollada con más detalle en algún que otro punto en el transcurso de esta guía. Y es que, como ya he dicho, algunas máquinas son pioneras… para bien y para mal.

Para explicaciones más detalladas, mejor que te pases por la reseña de la cafetera en cuestión.

Nueva cafetera superautomática: Coffeeness 2021 y 2022

Recientemente hemos probado las siguientes máquinas:

  1. DeLonghi PrimaDonna Soul a prueba (mi recomendación en el rango de los 1000 €)
  2. DeLonghi Maestosa a prueba (el modelo más top de DeLonghi)
  3. Jura Z8 a prueba (máquina para usuarios muy exigentes; antecesora de la Jura Z10)
  4. Krups Evidence a prueba (buena máquina de gama media que nos ha sorprendido)
  5. Siemens EQ 500 integral a prueba (una EQ6 reducida que es fácil de limpiar)
  6. Philips 5400 LatteGo a prueba (silenciosa y con una pantalla estupenda)
  7. Melitta LatteSelect a prueba (la CI Touch con otro nombre)
  8. Melitta Purista a prueba (bonita máquina sin accesorios innecesarios)
  9. Melitta Avanza a prueba (Melitta Purista con esteroides)
  10. Krups Intuition Preference a prueba (excelente espuma de leche y luces LED)
  11. Jura Z6 a prueba (un clásico de Jura muy popular)
  12. Jura A1 a prueba (la Jura asequible para los puristas; para preparar café sin espuma de leche)
  13. Jura Z10 a prueba (posibilidad de preparar de café frío/cold brew)
  14. Jura GIGA 6 a prueba (un monstruo para la oficina) 
  15. Siemens EQ 700 integral a prueba (mezcla de Siemens EQ6 y EQ9)
  16. DeLonghi Dinamica Plus a prueba (actualización tecnológica para la reina de la gama media)
  17. Saeco GranAroma a prueba (una cafetera potente para la gama media experta en espuma de leche)

¡Menuda lista! No solo hemos probado a fondo estas máquinas, sino que las hemos comparado con otras que ya llevan tiempo en el mercado. Con tantas pruebas como hemos hecho, hemos necesitado un montón de granos de café para alimentar los molinillos de las cafeteras.

Al hacerlo, me gusta asegurarme de que con estas cantidades no contribuyo a las malas condiciones de producción ni a las cadenas de suministro explotadoras.

De ahí que siempre recurra al café en grano que yo mismo he creado, y que sé cómo se ha originado y que se ha negociado de manera justa.

Además, ha sido desarrollado específicamente para cafeteras automáticas, de modo que el intenso aroma resalte de forma óptima. Todo esto también garantiza una buena comparabilidad dentro de mis pruebas. Pincha aquí para acceder a nuestra tienda online.

Volvamos a las novedades. Ha habido muchas sorpresas: algunos fabricantes han llevado a cabo verdaderas mejoras en sus nuevos modelos, como por ejemplo en cuestiones de nivel de ruido. Otros han intentado colarnos máquinas que ya nos eran familiares cambiándoles el nombre.

No obstante, en Coffeeness nos resulta muy fácil sacar del almacén el modelo predecesor y probar a fondo si hay diferencias reales entre los dos o simplemente le han puesto un nuevo nombre y ya.

Cafeteras automáticas por gamas de precios: ¿Qué marca la diferencia?

Para aquellos que lo primero que hacen es siempre preguntar por el precio, ahora voy a hacer una clasificación por gamas de precios.

Explicaré qué fabricantes de cafeteras automáticas marcan la pauta, qué máquinas brindan las mejores funciones por el dinero que cuestan y por qué cosas estás pagando realmente en una determinada gama.

Mejor cafeteras superautomática de aprox. 300 euros

Es un hecho: por debajo de 200 euros no encontrarás ni una cafetera con molinillo que merezca ser llamada así. Ni por asomo. No obstante, rondando los 300 euros ya es más factible.

De vez en cuando hay ofertas en Amazon u otras webs similares que anuncian una máquina de una marca superdesconocida por unos 150 euros.

¡Ni se te ocurra picar! Si se examina de cerca, una cafetera superautomática es una máquina bastante compleja que requiere ciertos estándares de calidad en los materiales, así como determinadas funcionalidades. Y eso es imposible por menos de 200 euros.

Pero por unos 300 euros ya tienes algo, y no puedes pasar por alto una cafetera superautomática DeLonghi. Los italianos se han hecho famosos en la gama baja porque ofrecen un rendimiento razonable a un precio más razonable todavía.

DeLonghi Magnifica S

¡La reina de su clase!

Extremadamente económica

Muy compacta

Detalles bien concebidos

Fácil de limpiar

Buenos resultados en la taza

Sin pantalla

Sin acero inoxidable

No obstante, antes de comprar una cafetera superautomática DeLonghi fíjate bien y léete con detenimiento las reseñas de las pruebas, porque la línea que separa la mejor cafetera express automática de la peor siempre es muy difusa. Y desgraciadamente los números de serie nos ayudan solo hasta cierto punto.

Existen principalmente las series ESAM y ECAM, cada una con una gran cantidad de máquinas y números que difieren solo en pequeños detalles. De todas maneras, las pruebas han demostrado que la serie ECAM, por lo menos en la gama baja, siempre es la mejor elección.

Prueba de ello es la cafetera superautomática DeLonghi ECAM 22.110.B, que muestra que por unos 300 euros puedes esperar una elevada funcionalidad y buenos resultados con el expreso.

A continuación, te explico rápidamente las ventajas de comprar una cafetera automática muy económica de DeLonghi:

  • Tiene una excelente relación calidad-precio
  • Su manejo es muy fácil
  • No son necesarios grandes ajustes
  • Permite bastantes configuraciones
  • Es fácil de limpiar

Pero el fabricante tiene que reducir gastos en algún lugar para lograr su margen de beneficios. Y esto es algo que se ve claramente con una cafetera automática barata:

  • Tiene muchísimo plástico
  • Su diseño es cuestionable
  • El molinillo se sobrecarga en seguida con ajustes finos
  • No tiene pantalla (o similar) que permita controlar los ajustes con precisión
  • Solo trae un tubo espumador, no un espumador de leche propiamente dicho

Abordaré cada uno de estos puntos en profundidad en el apartado correspondiente de la guía.

Pero ¿cómo está el tema de la competencia en esta gama de precios?

La Melitta Caffeo Solo arrojó resultados muy placenteros tanto para los ojos como para el paladar. Y eso también se aplica a la actualización de esta máquina, la Melitta Purista.

Ahora viene el PERO con mayúsculas: en la gama baja, la elegantísima Caffeo Solo renuncia totalmente al espumador de leche, lo que, por otra parte, no creo que moleste mucho a los puristas del café.

Pero seamos honestos: el fan por excelencia de las cafeteras automáticas quiere espuma de leche y este punto es decisivo al comprar una cafetera. No me cabe la menor duda.

Philips 2200

Philips brilla en lo simple.

Manejo fácil e intuitivo

Temperatura de las bebidas adecuada

Buen expreso y espuma de leche

Excelente relación calidad-precio

Recipiente para granos bastante grande

Bomba algo ruidosa

La cafetera Philips 2200 casi supera a la ECAM 22.110.B en la prueba, ¡por los pelos no lo hace! Esta máquina es igual de funcional, tiene un diseño aceptable y ofrece resultados convincentes. Léete la reseña para averiguar cuáles fueron los aspectos que me dejaron menos satisfecho.

Básicamente se puede decir que, en temas de funcionalidad, en realidad los modelos baratos no están muy por detrás de los competidores más caros. Claro, si con funcionalidad queremos decir café con solo un botón, porque este principio básico poco tiene que ver con el precio.

Sin embargo, en temas de diseño, calidad de los materiales, prestaciones y cantidad de accesorios, las máquinas económicas deben darse siempre por vencidas. En ese sentido hay muy poco que hacer. 

Mejor cafeteras superautomática de 600 - 800 euros

A partir de ahora es cuando la cosa se pone interesante y hay más variedad. Tanto en términos de prestaciones como en acabados, materiales y rendimiento. Si bien es cierto que el plástico está muy extendido, a partir de aquí el acero inoxidable juega un papel cada vez más importante.

Y no es solo porque luzcan más elegantes, sino que hace que las máquinas sean en general más robustas. Además, también entran en escena otras virguerías que hacen las delicias de los manitas y de los más juguetones. Y, lógicamente, también de todos los amantes de la espuma de leche.

Y es que, en cafeteras superautomáticas de aprox. 700 euros, los espumadores de leche automáticos e integrados suelen ser algo habitual, ¡pero no siempre! Y lo digo porque la Melitta Caffeo CI solo trae Cappuccinatore (eso sí, incluye recipiente para leche).

En la gama media, Melitta es la que realmente corta el bacalao.

Melitta Caffeo CI

Magnífica relación calidad-precio y funcionalidad bien concebida.

Doble cámara para granos

Bastante rápida

Fácil de limpiar

Jarra de leche incluida

Ajustes de fábrica un poco raros

La Melitta Caffeo CI me ha convencido por completo. Es una cafetera superautomática compacta, muy silenciosa, bastante rápida y dispone de doble cámara para granos de café, que permite moler por separado diferentes granos (por ejemplo, con cafeína y sin ella).

Pero también hay otras cafeteras automáticas muy interesantes que, por ejemplo, traen filtro de agua, programas especiales de ahorro de energía o incluso pantalla táctil. Después de todo, lo importante es el café, pero cuanto más fácil te lo ponga la máquina, mucho mejor.

Si queremos una máquina que sea fácil de configurar, me viene a la mente la ganadora de la gama media: la fantástica DeLonghi Dinamica. Es un placer manejar, ajustar y limpiar esta cafetetera. ¡Y las bebidas también son deliciosas!

DeLonghi Dinamica

¡Prestaciones de gama alta a precio de gama media!

Prestaciones bien pensadas

Expreso y espuma de leche deliciosos

Fácil de limpiar

Nivel de ruido agradable

Muy buena relación calidad-precio

Olor a plástico al desembalarla

Por su parte, la Philips 3200 LatteGo EP3246/70 también me ha gustado. Esta cafetera superautomática apuesta más por la sencillez bien concebida que por las prestaciones de alta calidad, y por eso su manejo es muy intuitivo. Además, las bebidas que prepara están ricas.

Mejor cafeteras superautomática de 800 - 1000 euros

El siguiente salto cuántico en términos de prestaciones lo representan las cafeteras automáticas que se encaminan a los 1000 euros. Debes estar dispuesto a gastarte unos 900 euros al comprar una cafetera de esta gama si lo que buscas son acabados de elevadísima calidad y muchísimas opciones de configuración.

Siemens EQ6

Muy silenciosa y con acabados espectaculares.

Molinillo silencioso

Acabados y selección de materiales de calidad

Expreso delicioso

Buena espuma de leche

Como posible modelo descontinuado, precio muy rebajado

Espuma de leche demasiado fría para algunos usuarios

Cantidad de llenado no regulable de manera continua

En cambio, con su serie EQ, que se vuelve muy interesante a partir de los 800 euros, Siemens no deja de ofrecer resultados excepcionales, innovaciones inteligentes y, simplemente, máquinas fantásticas. En esta categoría, la cafetera superautomática Siemens EQ6 es prácticamente el modelo de referencia para este rango de precios.

Aquí tengo que volver a mencionar la Melitta Caffeo CI Touch, porque es la versión de mayor calidad por unos 800 euros. Aunque el salto en la calidad del modelo más barato a este es bastante insignificante, eso no cambia en absoluto mi opinión sobre la máquina.

Melitta Barista TS Smart

Una cafetera automática fantástica, una app increíble.

Gama muy amplia de funciones

Buen expreso y espuma de leche

Fácil de limpiar

Diseño y acabados de calidad

Relación calidad-precio muy buena

Configuración inicial complicada sin la app

Claro que tampoco podían faltar la Melitta Caffeo Barista TS Smart y la Saeco PicoBaristo, que han resultado igual de convincentes en las pruebas. ¡Las dos máquinas son mejores de lo que se puede esperar por su precio!

Mejor cafeteras superautomática a partir de 1000 euros

Hay algo que me quedó muy claro desde que empecé mi carrera de probador profesional:

Quien se gasta más de 1000 euros con una cafetera express con molinillo lo hace, sobre todo, por razones estéticas. Y, quizá, también por fanfarronear. ¡Cualquier otra cosa es mentira!

Y es que, más allá de los 1000 euros, no hay un verdadero salto cuántico en términos de calidad. Sí, por supuesto que los acabados son mejores, el diseño está mucho más cuidado y hay más opciones de configuración y de personalización.

Debo admitir que en la gama de precios en la que nos estamos moviendo ahora, me hubiera extrañado muchísimo que las máquinas analizadas no me hubieran convencido. Y si comparamos el número de máquinas probadas con las puntuaciones, en ningún lugar soy tan generoso como aquí.

DeLonghi PrimaDonna Soul

Innovación en un formato «razonable».

Molinillo de discos electrónico

Manejo intuitivo

Muchas opciones de ajuste (sin escalonamiento)

Expreso y espuma de leche deliciosos

Preparación rápida

A la pantalla le falta resolución

«Bean Adapt Technology» un poco extraña

Le di algo menos de cinco estrellas a la hermosa DeLonghi PrimaDonna, que ronda los 1000 euros en Amazon. Y la última actualización de esta serie, la PrimaDonna Soul, me convenció aún más.

La cafetera automática Siemens EQ9 sigue siendo de mis favoritas. Aunque los casi 1000 y pico euros pueden doler mucho, quien no sepa preparar la taza de café perfecta con esta máquina tiene un serio problema.

Siemens EQ9

La EQ9 vale lo que cuesta.

El molinillo más silencioso que hemos probado

Opciones de configuración individual

Manejo muy sencillo

Fácil de limpiar

Expreso delicioso

Anticuada en algunos sentidos

No obstante, en la cafetera automática Jura Z10 he encontrado mi ganadora en este rango de precios. ¡Con esta máquina puedes incluso preparar café frío/cold brew!

La cafetera automática Saeco Xelsis me ha convencido sobremanera, ya que es capaz de preparar diferentes especialidades de café con solo pulsar un botón.

El diseño es precioso y, su manejo, muy fácil e intuitivo mediante pantalla táctil. Y, como no podía ser de otra manera, el expreso, el capuchino y el latte macchiato están deliciosos. 

Y sobre todo ahora que hay descuentos interesantes en el precio, esta máquina todavía me gusta más. Ten en cuenta que esa era precisamente mi mayor crítica cuando lanzaron la máquina al mercado, ya que la verdad es que se pasaron con el precio.

Llegados a este punto, voy a decírtelo sin paños calientes: por lo general, en esta gama de precios ya puedes ir olvidándote de grandes descuentos. Y es que los fabricantes saben que quien se gasta tanto dinero con una cafetera superautomática lo hace como símbolo de estatus.

Saeco Xelsis

Precio asequible y funciones de gama alta.

Manejo muy sencillo

Numerosas opciones de ajuste

Nivel de ruido agradable

Expreso y espuma de leche muy ricos

Función de limpieza rápida con aspectos mejorables

Pero la perfección no existe y siempre hay que hacer concesiones en alguna parte. Así pues, a cambio de ese montón de dinero que has pagado obtendrás el mejor café, el manejo más intuitivo o las mejores prestaciones (como una aplicación o infinidad de accesorios).

No obstante, para mí incluso las mejores cafeteras superautomáticas no pueden competir con la combinación inmejorable de cafetera espresso y molinillo de café.

Bueno, al menos ese era el caso hasta hace poco…

… porque va y, de repente, DeLonghi saca al mercado la carísima Maestosa (2500 euros en abril de 2021).

Esta máquina destaca por su alta tecnología y por sus dos molinillos ajustables electrónicamente (¡!). Además, trae muchos accesorios y una app que lo controla todo, y con esta cafetera no debes hacer concesiones. ¿O sí?

Los únicos defectos que he podido detectar en la DeLonghi Maestosa son su precio y su estructura, que es algo compleja y hace que sea engorroso extraer los componentes.

DeLonghi Maestosa: Arne con un latte macchiato en la mano

Cafeteras superautomáticas ganadoras por categorías

A propósito de la calidad: después de haber abordado las cafeteras automáticas según la gama de precios a la que pertenecen, quiero presentarte a las ganadoras en diferentes categorías basadas en características y funciones.

Aquí eres tú el que debe decidir qué es lo más importante para ti. Asimismo, aprenderemos muchas cosas acerca de los diversos factores que desempeñan un papel importante a la hora de comprar una cafetera superautomática.

Eso sí, hay algo de lo que ya te puedes ir olvidando: de la cafetera superautomática más completa, esa que lo hace todo perfecto.

Aunque sé que te gustan las respuestas claras, te diré: depende del precio, de las preferencias de diseño, del queridísimo espumador de leche y de muchas más cosas. Sí, lo siento pero es así.

Esta lista también está en constante actualización y, lógicamente, también puede sufrir cambios. Por eso mismo, te aconsejo que añadas esta página a tus favoritos y que la consultes de vez en cuando.

Otro consejo: ¡echa un vistazo al artículo Cafeteras superautomáticas para casa (próximamente en español)!

Tamaño

Saeco PicoBaristo

Pequeña máquina de calidad con mucho acero inoxidable.

Pequeña y compacta

Acabados de excelente calidad

Fácil de configurar

Expreso de buena calidad

Espuma de leche deliciosa

Espumador de leche ruidoso

Depósito de agua y recipiente para granos demasiado grandes

Las cocinas pequeñas y las cafeteras automáticas no tienen por qué ser incompatibles. Una compañera de Coffeeness ha conseguido meter una cafetera superautomática en una superficie superpequeña de su diminuta cocina.

En cambio, ha tenido que renunciar a tener una cocina de verdad para guisar. Ya ves, los amantes del café somos un poco raros a la hora de establecer prioridades 😉.

Lo que quiero decirte con esto es: ¡que tengas una cocina pequeña no significa que tengas que renunciar a tener una cafetera superautomática!

En principio, las cafeteras superautomáticas más pequeñas se encuentran siempre en las gamas de precios más bajas. El espumador de leche también juega aquí un papel fundamental porque siempre ocupa más espacio, tanto si es en su versión integrada como si es un Cappuccinatore.

Lo más fácil para evitar esto es utilizar una boquilla para espuma. No obstante, ya sé que muchos no tienen ningunas ganas de usarla y con razón, porque implica trabajo y, en ocasiones, ensuciarlo todo.

Por eso, el recipiente para leche siempre debería poder extraerse por delante e integrarse en la parte frontal.

Por lo general, la mejor cafetera superautomática para cocinas pequeñas es la que puede manejarse desde delante y desde arriba.

La verdadera ganadora en este caso es, sin lugar a dudas, Saeco PicoBaristo. No hay prácticamente ninguna cafetera superautomática en el mercado que tenga una funcionalidad de tanta calidad ocupando tan poca superficie.

Melitta Caffeo Solo

Nada más que café y expreso... ¡pero buenos!

Pequeña, ligera e intuitiva

Buenas opciones de configuración

Café y expreso buenos

Fácil de limpiar

Buena relación calidad-precio

Bandejas recolectoras llenas en seguida

Depósito de agua algo endeble

Tanto la Melitta Caffeo Solo como su sucesora, la Melitta Purista, son incluso algo más pequeñas, pero en este caso tienes que prescindir completamente de la espuma de leche. Y, claro, no puede faltar la ganadora de la categoría de compactas, la DeLonghi ECAM 22.110.

Hablando de cocinas pequeñas: cuando esté disponible en español, asegúrate de leer mi artículo Cafeteras superautomáticas para solteros. Después de todo, por lo general los hogares unipersonales suelen estar dotados de cocinas más pequeñas. ¿O me equivoco?

Nivel de ruido

No hay nada más bonito que levantarte por la mañana y que el penetrante estruendo de tu cafetera te dé los buenos días antes de tomarte el primer café. ¿Verdad?

El nivel de ruido quizá no sea un criterio decisivo, pero a medida que uses más tu cafetera puede llegar a ponerte de los nervios.

El molinillo tiene mucho que ver en el nivel de ruido. Los molinillos de discos cerámicos son más silenciosos que los de acero inoxidable. Es lógico, porque el contacto metal-metal hace mucho ruido.

Y a esto hay que añadir, sin embargo, cómo está construido el molinillo, el ruido que hace la bomba y cómo es el engranaje de todos los mecanismos.

Siemens EQ6

Muy silenciosa y con acabados espectaculares.

Molinillo silencioso

Acabados y selección de materiales de calidad

Expreso delicioso

Buena espuma de leche

Como posible modelo descontinuado, precio muy rebajado

Espuma de leche demasiado fría para algunos usuarios

Cantidad de llenado no regulable de manera continua

Para mí, hasta ahora hay dos ganadoras: la Siemens EQ6 s700 es sorprendentemente silenciosa y solo la supera la Siemens EQ9.

Por poner el ejemplo contrario, también he probado varias máquinas que parecen reactores a punto de despegar. En este sentido, me han sorprendido negativamente la Jura Impressa C60 y la DeLonghi ESAM 3000.B.

Con estas, si a tu familia o a tus compañeros de piso les gusta dormir hasta tarde, ya pueden ir olvidándose de poder hacerlo. Y, aparte de esto, estas máquinas tampoco es que sean especialmente convincentes.

El resto de modelos se encuentran a medio camino en términos de número de decibelios. Esto significa que, aunque se hagan notar, no tienen por qué despertar a toda la casa en seguida.

Limpieza

No me queda más remedio que abordar este tedioso tema una y otra vez, porque limpiar como toca las cafeteras automáticas es algo obligatorio. Y no solo una vez al año.

Los restos de café se vuelven rancios más rápido de lo que te crees. La leche desarrolla cultivos de bacterias sospechosos después de solo un día.

Cafetera superautomática DeLonghi ECAM 22.110: Arne limpia la boquilla para espuma con una bayeta

Por eso, los espumadores de leche con menos componentes son casi siempre la mejor elección desde el punto de vista de la higiene. En este sentido, la boquilla de vapor lleva incluso la delantera, ya que después de cada uso puedes hacer que expulse vapor y, con ello, eliminar los restos de leche.

Este tipo de espumador es el que traen máquinas como la DeLonghi ECAM 22.110.B y la cafetera Philips 2200.

En las máquinas más complejas sería conveniente que todas las piezas estuvieran bien identificadas y pudieran desmontarse fácilmente y meterse en el lavavajillas. Pero esto no siempre es así.

El segundo punto son los componentes como el recipiente para posos de café, el depósito de agua y, sobre todo, el grupo de infusión, en el que se quedan pegados casi todos los restos de café a causa de la humedad. Aquí vuelve a entrar en juego la batalla entre Jura y Siemens.

Krups Evidence: Arne vacía el depósito para posos de café

Los defensores de los suizos dicen que las máquinas disponen de excelentes programas de autolimpieza, por lo que supuestamente no hace falta apenas desmontarlas. Yo digo que esto es así hasta cierto punto.

Y es que los restos de café están por todas partes, y también pueden llegar a parar allí donde las boquillas de limpieza no llegan. Por eso mismo, desmontar el grupo de infusión y lavarlo con agua corriente es simplemente la mejor solución y la más cómoda.

En principio, todas las cafeteras superautomáticas son fáciles de limpiar, pero en el caso de Miele en particular lo subrayaría. Los componentes que pueden meterse en el lavavajillas están perfectamente identificados y parece como si pudiera meterse al lavaplatos la máquina entera.

Los fabricantes se preocupan especialmente por el tema de la limpieza en sus creaciones más recientes. Por ejemplo, la serie Saeco Xelsis trae la tecnología HygieSteam, gracias a la que la boquilla para espuma se limpia de manera automática inmediatamente después de cada dispensación.

En cierto sentido, esto es el perfeccionamiento de la expulsión de vapor de la boquilla de vapor y, con ello, una fantástica idea. Lo único malo es que la limpieza se lleva a cabo mientras la bebida todavía está debajo del surtidor.

No obstante, la función HygieSteam va más allá y tiene su propio soporte y un programa para la limpieza de tubos flexibles.

Saeco Xelsis: Arne posa con la máquina mientras se espuma la leche

No tienes que hacer nada más que colocar el tubo flexible en su soporte y pulsar el botón correspondiente. Es bastante inteligente.

Y es que cada paso que la máquina pueda realizar automáticamente aumenta la probabilidad de que te sientas feliz durante mucho tiempo con tu cafetera y de que obtengas siempre buenas bebidas.

En este punto, te doy otro consejo: antes de irte de vacaciones SIEMPRE deberías poner en marcha todos los programas de limpieza posibles. De lo contrario, cuando vuelvas en tu cafetera se habrá criado un bonito biotopo. Y no es ninguna exageración.

Por lo tanto, te hago un breve resumen: la ganadora en la categoría de limpieza es Miele en general.

Diseño

Sobre el diseño se puede debatir ampliamente, pero las feas piezas de plástico aún se ven peor en la cocina que las sofisticadas carcasas de acero inoxidable. Los fabricantes también se aprovechan de nuestro afán por poseer cosas bonitas y, por ello, se cobran bien los buenos diseños.

Sin lugar a dudas, la cafetera superautomática con el diseño más innovador y la actual ganadora de esta categoría es la Miele CM 6360. Su estilo minimalista con colores de última tendencia junto a su alto rendimiento hacen que esta sea una máquina muy conseguida.

Miele 6360: dispensando espuma de leche

Si buscas sobriedad, entonces ganan puntos la Melitta Caffeo Solo o la Melitta Purista. Eso sí, tendrás que poder vivir sin espumador de leche, a menos que pagues un poco más por la versión con Cappuccinatore, la Melitta Avanza.

Esto lo ha sabido resolver mejor la cafetera superautomática Siemens EQ 300, que trae un tubo espumador automático.

Y sí, Jura también derrocha elegancia con sus cafeteras, y con la Jura Z10, además, demuestra su rendimiento.

Jura Z10: vista general de las bebidas con Arne y dispensación del café en la jarra

En vista de estos estilos, a alguien quizá podría parecerle discutible mi opinión sobre la cafetera automática Saeco Incanto, porque no es tan aerodinámica. Con esta máquina te llevas un montón de acero inoxidable sobre una superficie compacta con una magnífica relación calidad-precio, y por este motivo este modelo sigue estando a la cabeza.

Espumador de leche manual

Debe de haber personas que se hacen con una cafetera superautomática solo por el tubo de vapor. Casi siempre son personas que en realidad quieren una cafetera espresso pero que se echan para atrás al ver la inversión que tienen que hacer.

Los tubos de vapor de las cafeteras automáticas no son tan potentes (ni de lejos) como los de las cafeteras con portafiltro. Sin embargo, con un poco de práctica y una jarra de leche decente puedes obtener una espuma de leche realmente deliciosa.

Aunque tienes que hacer mucho con tus manos, puedes deleitarte sin problemas con bebidas de moda como el chai latte o el matcha latte.

Por eso, a priori no deberías descartar los espumadores de leche manuales (por ejemplo, si tienes niños y aman el cacao o si te gustan cosas como el dirty chai). Esto es así porque en las cafeteras superautomáticas el expreso necesario se consigue fácilmente con solo pulsar un botón.

No obstante, en el caso de las cafeteras automáticas, las boquillas de vapor son siempre un rasgo distintivo de la gama baja. Después de todo, un espumador de leche manual no es lo que los usuarios tienen en mente cuando se quieren comprar una cafetera express superautomática.

En este caso, la DeLonghi ECAM 22.110.B sigue siendo invencible.

DeLonghi Magnifica S

¡La reina de su clase!

Extremadamente económica

Muy compacta

Detalles bien concebidos

Fácil de limpiar

Buenos resultados en la taza

Sin pantalla

Sin acero inoxidable

Esta máquina no solo genera bastante vapor, sino que por un módico precio te hace un expreso muy aceptable.

Por cierto, en el caso de la cafetera automática Siemens EQ 300, el principio del tubo de vapor se ha automatizado un poco. Solo tienes que meterlo en el recipiente y la máquina hace el resto. ¡Genial idea!

Espumador de leche automático

A partir de la gama media, casi todas las cafeteras superautomáticas vienen con espumador de leche automático. Puede diferir de una máquina a otra que el recipiente para leche esté integrado en la máquina o que sea un tubo flexible concebido para un recipiente externo o para el cartón de leche (Cappuccinatore).

Los dos sistemas tienen sus ventajas: los sistemas totalmente integrados te hacen la vida mucho más fácil que las versiones con tubo flexible. En cambio, el tubo flexible es mucho más fácil de limpiar y generalmente conlleva menos esfuerzo. Eso sí, un sistema totalmente integrado te ahorra espacio.

Melitta Caffeo CI

Magnífica relación calidad-precio y funcionalidad bien concebida.

Doble cámara para granos

Bastante rápida

Fácil de limpiar

Jarra de leche incluida

Ajustes de fábrica un poco raros

Es por eso que en esta categoría resulta tan difícil decir claramente quién es la ganadora. La Melitta Caffeo CI y la Melitta Caffeo CI Touch siguen estando a la cabeza, aunque el recipiente para leche se sitúe al lado de la máquina.

La espuma de leche es sencillamente deliciosa y fácil de preparar, y todo ello por un precio muy sensato.

Asimismo, la espuma que he obtenido con la Jura E8 —también con un tubo flexible externo— juega en una liga parecida. Ahora bien, seguro que tendrá que medirse con el resultado obtenido con la Melitta Caffeo Barista TS Smart, que la verdad es que es muy satisfactorio.

Melitta Barista TS Smart

Una cafetera automática fantástica, una app increíble.

Gama muy amplia de funciones

Buen expreso y espuma de leche

Fácil de limpiar

Diseño y acabados de calidad

Relación calidad-precio muy buena

Configuración inicial complicada sin la app

En el caso de las versiones con espumador totalmente integrado, la cafetera automática Saeco PicoBaristo es un buen ejemplo. Eso sí, el espumador de leche es innecesariamente ruidoso por razones que no acabo de entender.

Y, por supuesto, debo mencionar la excelente DeLonghi Dinamica. Además de una deliciosa espuma de leche, esta máquina también prepara un café muy rico y es una favorita absoluta en Coffeeness.

Prestaciones

Con esta categoría me refiero a todos los chismes y opciones de configuración que vienen con la cafetera superautomática. Ejemplos de ello son los dos recipientes para granos de café, el número de bebidas programables o la cantidad de perfiles de sabor.

Aquí la Saeco Xelsis y la Melitta Caffeo Barista TS Smart llevan bastante la delantera. Y, gracias a su fantástica app y a sus muchas opciones de configuración, no podemos olvidarnos tampoco de la Siemens EQ9 connect.

Cafetera Siemens EQ9: pantalla con selección de bebidas

Por su parte, la DeLonghi PrimaDonna (Soul) ofrece muchos perfiles de usuario y un molinillo ajustable sin escalonamiento. La Jura Z8 tiene muchas funciones útiles y una buena aplicación, así como un precio elevado.

En términos de prestaciones, la DeLonghi Maestosa es imbatible: es controlable totalmente a través de la app, tiene dos molinillos electrónicos y una jarra adicional para preparar un sinfín de bebidas, smoothies e incluso huevos revueltos (¡!).

¡Esta máquina es un verdadero robot de cocina! Pero aquí me vuelvo a preguntar: ¿necesito todas estas funciones? Hazte esa pregunta y plantéate, además, si estás dispuesto a pagar por ello ese precio astronómico.

Para mí, actualmente la cafetera automática Saeco Xelsis es la más moderna y sensata. Sí, viene sin app, pero a cambio tiene un montón de menús que son fácilmente configurables en la pantalla táctil.

Saeco Xelsis

Precio asequible y funciones de gama alta.

Manejo muy sencillo

Numerosas opciones de ajuste

Nivel de ruido agradable

Expreso y espuma de leche muy ricos

Función de limpieza rápida con aspectos mejorables

La mejor cafeteras superautomática para la oficina

Actualización: he recibido una ingente cantidad de preguntas sobre la cuestión de las cafeteras automáticas para la oficina.

Y no me extraña. Si existe un espacio vital natural y una razón de ser para una cafetera superautomática, tiene que ser la oficina.

Aquí es donde una buena máquina puede desplegar todos sus encantos: ser capaz de memorizar varios perfiles, hacer muchas cosas de manera automática y cambiar rápidamente de un capuchino a un latte macchiato y viceversa.

El problema en la oficina es que casi nunca nadie se siente responsable de tener que limpiar la cafetera. Y esto se complica sobre todo con los grupos de infusión fijos, por lo que sería una desventaja de la —por lo demás, excelente— Jura GIGA 6.

Cafetera Jura GIGA 6

La Jura GIGA 6 trae dos molinillos electrónicos y compartimentos para diferentes tipos de granos (descafeinados). Hace un café excelente, trae muchas opciones de ajuste y ofrece una imagen de mucha calidad en su conjunto.

Esta máquina no solo impresiona a los empleados sino también a los clientes que visiten la oficina. Por supuesto, el precio se corresponde con sus prestaciones, pero es un modelo que se acerca mucho a lo que se espera de una cafetera superautomática profesional.

Aunque la GIGA 6 no alcanza el rendimiento de una máquina del sector hostelero, no puede considerarse lenta. Ten en cuenta que una cafetera superautomática para oficinas tiene que ser relativamente rápida, porque llega la pausa del mediodía y todos quieren su capuchino para ya.

Ya te lo imaginabas: las cafeteras automáticas de las gamas más bajas no son muy adecuadas para las oficinas, al menos, si hay más de tres personas a primera hora. Si vas a pagar 600 euros, por lo menos calcula que pueda satisfacer las necesidades de todos los de la oficina.

En nuestro caso, la Melitta Caffeo CI ha prestado muy bien su servicio en la oficina durante todo un año. Con su sucesora, la Melitta Caffeo CI Touch, también estamos muy satisfechos, pero también es cierto que no somos tantos trabajando aquí.

La Siemens EQ9 también es una cafetera superautomática recomendable para oficinas. Por lo que respecta a la funcionalidad está concebida para muchos usuarios y aun así sigue funcionando con rapidez a las mil maravillas. Aquí encontrarás la EQ9 en Amazon.

Por supuesto, la Melitta Caffeo Barista TS Smart y la DeLonghi Dinamica también se pueden utilizar en la oficina, pero no deberíais ser muchos utilizándola. DeLonghi tiene muchos otros modelos top dignos de mencionar aquí, incluidas la PrimaDonna y la Maestosa.

No obstante, en cuanto el número de trabajadores se vaya adentrando en el terreno de los dos dígitos, yo recomendaría una máquina profesional. Quizá una WMF o una Nivona, ya que es mucho más sensato si se van a querer preparar muchísimas tazas.

¿Qué componentes de una cafetera superautomática son especialmente importantes?

Una cafetera automática es una máquina muy automatizada. Por ello, antes de comprar una tan interesante tener en cuenta los componentes técnicos como considerar las opciones de ajuste, el precio y las bebidas de café que se pueden preparar.

Y es que la estructura que hay debajo de la carcasa interactúa hasta el punto de decidir la vida útil de la cafetera, la calidad y, por supuesto, el resultado en la taza. Por eso quiero ponerme un poco técnico y hablarte del corazón y el motor de las cafeteras superautomáticas.

Mecanismo de molienda (molinillo de café incorporado)

Más de una vez he recalcado que el molinillo de café es el primer paso —y, quizá, el más importante— en el camino hacia el café perfecto. Por algo a los amantes del buen café no les duele gastarse tanto dinero en un molinillo como en cafeteras con portafiltro.

En una cafetera superautomática viene todo incluido, pero en principio esto no altera ni la función ni la importancia del molinillo de café:

  • Tiene que moler el café de manera homogénea para permitir una extracción uniforme.
  • Juega un papel importante en el nivel de ruido que hay durante la preparación del café.
  • Suele ser el primero en estropearse, porque es de los componentes que soporta una mayor carga de trabajo. Por todo esto, es importante que sea de una elevadísima calidad.

Generalmente, los molinillos de las cafeteras superautomáticas se diferencian por dos factores: el material y la forma de las herramientas de molienda.

Cafetera superautomática Jura Z8: primer plano del recipiente para granos con regulador del grado de molienda y compartimento para café molido

Puedes elegir entre cerámica y acero inoxidable, y entre molinillos de muelas cónicas o de discos.

Los molinillos cerámicos tienen fama de ser más silenciosos. No obstante, te diría que esta es una generalización demasiado grande. Si no, echa un vistazo a la reseña de la Saeco Incanto, de la Philips LatteGo serie 5000 y de la Siemens EQ6 700 y me lo cuentas.

Eso sí, los molinillos de cerámica no se oxidan.

En cuestión de durabilidad, a la cerámica se le atribuye también una vida útil muy larga. Aun así, yo me mantengo algo escéptico, ya que de por sí el acero tiene mejores posibilidades.

De todos modos, lo importante es cómo está construido el molinillo, cuál es la calidad del material, etc.

Dado que el acero se suele usar más en las gamas más bajas, ¡imagínate el bombo y platillo que se le dará a una cafetera automática barata que tenga montado un molinillo de cerámica!

Casi más importante es para mí la diferencia entre un molinillo de discos y un molinillo de muelas cónicas, independientemente del material de que esté hecho.

El molinillo de discos está muy extendido y se compone de dos discos ubicados uno sobre otro que tienen forma cóncava en la parte interior y que se acercan entre sí en los bordes externos.

Cuanta menor sea la distancia entre los discos, más fino se molerá el café. Cuanto más grandes sean los discos, menor será el tiempo requerido para moler, y esto ayuda al aroma del café.

Hoy en día, los discos están presentes en muchísimas cafeteras superautomáticas. Aquí resulta casi imposible nombrar un ejemplo que destaque. Esto solo es posible si primero observamos la ajustabilidad de los discos. Todo tiene que funcionar con extremada precisión y exactitud.

Una buena cafetera superautomática con molinillo de discos es capaz de mover un disco contra el otro tan cerca que el café molido tiene casi (¡casi!) la calidad del verdadero expreso.

Aquí tenemos que volver a poner en primer plano la Saeco Incanto, aunque otras competidoras como la Jura E8 también marcan las pautas.

Por su parte, el molinillo de muelas cónicas consta de dos piezas encajadas una dentro de la otra: una positiva y una negativa. Esto requiere menos espacio, de ahí que los molinillos de muelas cónicas sean ideales cuando hay menos espacio y suelen ser los que vemos en una cafetera superautomática pequeña.

A este respecto, hacen un trabajo estupendo en la Melitta Caffeo CI, en la Melitta Caffeo CI Touch y en la Melitta Caffeo Barista TS Smart.

Así pues, prefiero ser cauteloso a la hora de dar preferencia a uno u otro material y una u otra forma.

Y es que, por ejemplo, el molinillo de muelas cónicas de acero inoxidable de la DeLonghi ECAM 22.110.B es tan capaz como el molinillo de discos cerámicos de la Saeco Xelsis SM 7580/00 (¡aunque el resto de la máquina funcione de manera diferente, por supuesto!).

Mucho más importantes me parecen algunos puntos generales que son decisivos para los molinillos de las cafeteras superautomáticas:

  • Ajústalo correctamente.
  • Límpialo a fondo con regularidad.
  • Desmóntalo con cuidado y como es debido. No es tan difícil.
  • Un cuidado regular te permitirá prevenir averías.
  • Presta atención a los granos y no dejes que entre ninguna piedrecita (o algo similar) en el recipiente para granos de café que pudiera rodar hasta el molinillo.

Grupo de infusión

Y llegó el momento de embarcarnos en una discusión interminable: grupo de infusión extraíble, ¿sí o no? Y, ya de paso, también en la competición entre los fans de Jura y Siemens.

Melitta Avanza: grupo de infusión extraído

Jura es (al igual que Krups) defensor de los grupos de infusión fijos. Su argumento es que las cafeteras superautomáticas poseen una eficacia autolimpiadora tan grande y que funciona tan bien que nadie debería meter mano en su corazón.

A ese respecto yo tengo mi propia opinión:

¡Un grupo de infusión extraíble siempre es una ventaja!

Hasta la máquina más precisa no puede evitar que se adhiera café en los recovecos y los mecanismos del grupo de infusión. Y una limpieza automática nunca limpia tan a fondo como una limpieza manual debajo del grifo.

Además, muchos de nosotros no es que seamos precisamente un modelo en lo que a la higiene de las cafeteras superautomáticas se refiere. Podemos tener a la máquina trabajando sin cesar aunque el indicador esté pidiendo a gritos limpieza desde hace semanas. Y, ojo, esto no es un reproche, sino una realidad.

Pero el grupo de infusión fijo tiene también una ventaja: como no hay que extraerlo ni volverlo a colocar, te evitas romper nada. Y es que muchas cafeteras superautomáticas han abandonado este mundo porque el usuario quería extraer el grupo de infusión estando en la posición equivocada.

Recuerda siempre: el grupo de infusión solo se puede extraer y colocar estando en posición de reposo y con la máquina apagada. Solo así te asegurarás de que nada se enganche.

Volvamos al funcionamiento del corazón de las cafeteras superautomáticas. Esto puedes tomártelo al pie de la letra, ya que sin el grupo de infusión una cafetera automática sería únicamente un hervidor de agua bastante caro conectado a un molinillo de café. El grupo de infusión realiza las siguientes tareas:

  • El café recién molido va a parar a la cámara de infusión y allí será comprimido mediante el proceso de prensado hasta convertirlo en una pastilla de café.
  • El agua caliente pasa a presión a través de esta pastilla, el café es extraído y va a parar a la taza mediante un sistema de tubos flexibles y de bombeo.
  • El grupo de infusión libera la pastilla de café y la deja caer dentro del depósito para posos de café.

Como ves, aquí hay mucha mecánica en juego que, lógicamente, durará más tiempo cuanta más calidad tengan los materiales. Aunque el plástico sea duradero y, por lo general, sea el componente principal, cuando más acero inoxidable haya, mucho mejor. Sobre todo debes tener mucho cuidado con las bisagras y los rieles.

Cafetera Siemens EQ9: grupo de infusión extraído

Cappuccinatore y espumador de leche

En el fondo, un espumador de leche integrado no es más que un Cappuccinatore inteligente incorporado. Es un tubo flexible de mayor o menor calidad que aspira la leche y hace espuma con vapor de agua.

Que la leche sea aspirada directamente del cartón de leche o de un recipiente es, en muchos casos, una cuestión de costes. No obstante, en nuestras pruebas se pone de manifiesto una y otra vez que los sencillos sistemas con Cappuccinatore llevan la delantera en varios sentidos:

  • Son mucho más fáciles de limpiar y, con ello, mucho más higiénicos.
  • Permiten cambiar entre distintos tipos de leche fácilmente.
  • Ahorran espacio y son más flexibles.

Un excelente ejemplo puedes verlo en la Jura E8 o en la Miele CM 5500. Una desventaja de este sistema es que no se pueden preparar bebidas lácteas como un capuchino o un latte macchiato con solo pulsar un botón, ya que tienes que desplazar la taza para dispensar la espuma de leche.

Melitta Avanza: dispensación de espuma con el Cappuccinatore

Esta es la razón por la que los fabricantes intentan convencernos de que el espumador integrado es lo más de lo más. Y es que lo primero que suelen hacer los compradores de cafeteras superautomáticas es preguntar por el espumador de leche.

Y, de hecho, esta forma de espumar la leche es práctica, porque realmente no tienes que hacer nada más que verter la leche en la jarra.

Un espumador automático integrado te permite preparar bebidas de leche con solo pulsar un botón, incluso con la función dos tazas. Esto suele funcionar muy bien, y la DeLonghi Dinamica y la Siemens EQ9 son dos buenas muestras de ello.

Déjame que diga unas palabras sobre el otro extremo en la escala de los espumadores de leche: el espumador de leche manual en forma de tubo de vapor.

Este sistema se usa casi exclusivamente para cafeteras superautomáticas baratas. Mira, por ejemplo, mi reseña de la DeLonghi ECAM 22.110.B o de la Philips EP2220/10 SensorTouch.

Philips EP2220/10: Arne espuma la leche con el tubo espumador

Una cafetera SUPERautomática debería poder hacerlo todo sola y, con ello, también espumar la leche. No obstante, si inviertes poco, tendrás que poner de tu parte. Pero bueno, más arriba ya que dicho que yo, personalmente, soy un gran fan del método manual.

Y es que en este caso no solo lo tienes todo bajo control y puedes ampliar tus habilidades con el latte art, sino que además los tubos de vapor se limpian perfectamente con solo pulsar un botón. A ver cuándo aprende el Cappuccinatore.

Bomba

Con la bomba y, por consiguiente, con la presión de infusión de las cafeteras superautomáticas, pasa igual que con el número de píxeles de las cámaras digitales: los fabricantes te venden la moto con cifras enormes que en realidad tienen poca importancia. De ahí que vuelva de nuevo sobre esto.

En el caso de las cámaras los publicistas hablan de 20 megapíxeles y más, que solo deben interesarte si después vas a proyectar la foto en la pared de tu casa.

En el caso de las cafeteras superautomáticas, la publicidad dice que la presión puede alcanzar los 15 bares, lo que suena mucho más increíble de lo que verdaderamente es.

Cualquier bebedor de café que esté un poco versado en el tema sabe de sobra que un expreso perfecto necesita una presión de unos 9 bares. ¡Y no más!

Por otra parte, esto también significa que los 12, 15 o 19 bares que puede generar la bomba de una cafetera automática en realidad no son necesarios.

Además, una elevada presión no significa nada si el café, molido muy fino y comprimido, no puede crear la resistencia correspondiente. Y, lamentablemente, esto suele ser imposible con la mayoría de cafeteras superautomáticas por cómo están construidas. En el caso de las cafeteras expreso, esto es diferente.

Por esta razón, da totalmente (¡!) igual que, por ejemplo, se alcancen los 15 bares de presión en la Siemens EQ6 y que en los modelos de más de 700 euros se llegue hasta los 19 bares. Eso nada tiene que ver con la calidad del café.

Siemens EQ6: dispensando expreso

¿Qué aprendemos de todo esto? Pues que, aunque la bomba es importante en una cafetera superautomática, más lo son el molinillo y el grupo de infusión.

Panel de control y pantalla táctil

Vayamos de lo interno a lo externo. No importa las funciones y opciones de preparación que tenga tu cafetera automática: todos y cada uno de los ajustes deben poder llevarse a cabo fácil e intuitivamente.

Cuanto más dinero te gastes, más refinado será su manejo. Y más digital será todo. Y la digitalización sigue avanzando. Puedes ver lo moderno que puede ser el funcionamiento de una cafetera automática en la reseña de la Saeco Xelsis o de la Jura E8, por ejemplo.

El súmum de la digitalización y de la facilidad de uso lo representan la DeLonghi Maestosa y la Jura Z10, que es incluso más cara que la Maestosa.

La serie Xelsis viene equipada con una enorme pantalla táctil que te permite realizar todos los ajustes que desees gracias al «Coffee Equalizer». Pero claro, no todos tienen ganas de ponerse a rebuscar en los menús para tomarse un café.

Es por eso que para mí las simples teclas sin pantalla u otros accesorios no son tan malas. Lo importante es poder empezar en seguida tras un par de ajustes básicos y sin tener dudas, ya sea con o sin app, con o sin imágenes. Un buen ejemplo de ello es la Siemens EQ 500 integral.

Siemens EQ 500 integral: primer plano del panel de control y pantalla con imágenes grandes

Yo siempre hago la prueba del manual de instrucciones: ¿he conseguido configurar de manera óptima el expreso y el latte macchiato incluso sin haber mirado las instrucciones ni siquiera una vez? En ese caso estoy satisfecho.

Por eso, yo nunca recomendaría antes una cafetera con pantalla que una cafetera más económica que solo trae botones, porque en realidad la pantalla no es necesaria si el resto funciona.

No obstante, eso no quita que me lo pasara en grande, por ejemplo, con la app y los ajustes de la Siemens EQ9 connect o de la DeLonghi PrimaDonna, pero es que yo soy un juguetón. Estas dos máquinas, con control por app, hacen que sea muy sencillo pedir un café.

Por otra parte, se me dan superbien los pilotos luminosos, claro está, siempre y cuando el parpadeo tenga algún sentido. Y también hay muchas máquinas baratas que son increíblemente precisas. Aquí te remito, por ejemplo, a la cafetera superautomática Philips EP2220/10 SensorTouch, que es muy buena representando el código morse.

Depósito de agua

A menudo escucho que los buenos depósitos de agua son siempre grandes. Aquí volvemos a estar igual que con el caso de los megapíxeles. El agua fresca del grifo es la base para un buen café porque necesitamos su oxígeno y su composición (también sucede con el agua filtrada).

Lo que pasa con un depósito de agua extragrande es que deja que el agua se haga vieja y huela a moho al estancarse ahí dentro. Por eso mismo, un depósito de agua grande no debe llenarse hasta arriba, pero la mayoría de nosotros pensamos: «si se puede hacer, ¿por qué no hacerlo?».

Comparativa del depósito de agua de la Melitta Avanza y Purista

De todas maneras, los usuarios de las cafeteras automáticas deberían lavar el depósito de agua regularmente, secarlo bien y solo entonces volverlo a llenar. De lo contrario, en algún momento tendrás un depósito de agua que apestará y solo te quedará una opción: comprarte uno nuevo.

Cada vez hay más modelos en los que el depósito de agua se puede meter en el lavaplatos. De todos modos, después del lavado yo volvería a repasarlo con agua manualmente para asegurarme de que no quedan restos de detergente.

Miele, por ejemplo, es ejemplar aquí, porque se toma muy en serio el tema de las piezas aptas para lavavajillas.

La mejor cafeteras superautomática con funciones especiales

Algunas máquinas vienen equipadas con prestaciones que van más allá de las habituales.

A veces tienen un compartimento adicional para un segundo tipo de café en grano, un recipiente extra para bebidas lácteas especiales, configuraciones especiales o funciones que hacen que el café recién hecho sea aún más aromático.

Y pueden incluso traer conexión vía wifi o bluetooth, de modo que la máquina se puede controlar a través de una aplicación. Por eso mismo he decidido explicar aquí algunos de los elementos que pueden contribuir a que una cafetera superautomática juegue en una liga superior.

Cafetera superautomática con dos recipientes para granos de café

DeLonghi Maestosa: primer plano del doble recipiente para granos y doble molinillo

Al contrario de lo que ocurre con el compartimento para café premolido —que muchas cafeteras superautomáticas traen de serie de manera absurda desde mi punto de vista—, el doble recipiente para granos de café es un gran invento.

¿Qué te parecería poder tener un recipiente para granos con cafeína y otro para granos descafeinados?

 Para evitar malentendidos, quiero explicar brevemente la diferencia entre compartimento, recipiente y cámara. El compartimento y el recipiente son lo mismo. La cámara es lo único que varía.

Muchas veces, en un recipiente o compartimento hay dos cámaras, divididas por una pieza central que separa los dos tipos de granos, que siempre van a parar al mismo molinillo. No obstante, dependiendo de la selección, la cafetera abre una u otra cámara.

Otra cosa muy diferente es cuando no tienes solo dos cámaras sino dos recipientes totalmente separados. En ese caso también son posibles dos molinillos. Sin embargo, ese lujo solo ocurre con los modelos más caros, como son la Siemens EQ9 s700 o la DeLonghi Maestosa, que hemos analizado en Coffeeness.

Asimismo, hemos examinado varios ejemplares con dos cámaras y un molinillo que nos han parecido realmente convincentes. La Melitta Caffeo CI (Touch) tiene un recipiente para granos de café con tapa hermética (¡bravo!).

Este recipiente está separado en dos cámaras por una pieza central que lo divide en dos. El molinillo de muelas cónicas está colocado en el centro debajo del compartimento para granos de café.

Puedes configurar el café que quieres que muela la cafetera mediante el interruptor que hay en la parte delantera del recipiente. Cambia la posición del interruptor y, así de fácil, cerrarás la cámara que no quieras utilizar.

El único problema es que en el molinillo siempre quedan restos de los otros granos, pero esto es inevitable.

Esto puede ser especialmente molesto si hay intolerancia a la cafeína. Es por eso que deberías dispensar un expreso después de cambiar de cámara. Solo así estarás seguro de que la próxima dispensación contenga exclusivamente el 100 % de los granos seleccionados.

Esto lo ha resuelto mucho mejor la Melitta Caffeo Barista TS Smart, ya que muele en raciones. Esto significa que solo se deslizan hasta el molinillo tantos granos como son necesarios para una ración. Así puedes ahorrarte la dispensación intermedia.

Aquí además tenemos la función «Automatic Bean Select», esto es, la selección automática de granos de café. Los criterios para la selección del compartimento están marcados en la tapa del recipiente para granos.

Hay una cámara para tuestes más claros y otra para tuestes más oscuros. Lógicamente, puedes engañar a la máquina llenando los dos compartimentos con tuestes de expreso. ¡Así es como lo hago yo!

En caso de que prefieras llenar una cámara con café en grano descafeinado, simplemente elige de forma manual de cuál de las dos cámaras quieres que tu Caffeo Barista TS Smart dispense los granos para preparar el expreso.

Y es que, a pesar de la selección automática, la selección manual de cámara también es posible. Gracias, Melitta.

Y es que es más lógico que los dos recipientes para granos de café estén completamente separados y que además tengan su propio molinillo, como en el caso de la Siemens EQ9 s700.

Esto no solo es perfecto para amantes del café con intolerancia a la cafeína, sino que así no se mezclan ni granos ni restos de molienda. Además, aquí puedes ajustar individualmente el grado de molienda de cada molinillo.

Hay algo muy práctico que es poder asignar un recipiente de granos específico a tu bebida preferida y memorizarlo como perfil de usuario. La pantalla te guía maravillosamente a través de los ajustes.

Si tienes visita en casa y no se le acopla ninguno de los perfiles de café guardados, tienes la opción de seleccionar el grado de molienda y el recipiente de granos manualmente para esa ocasión.

Finalmente, en el caso de la DeLonghi Maestosa, esta cafetera también tiene dos recipientes para granos, cada uno con su propio molinillo. Pero es que DeLonghi va aún más lejos: ambos molinillos son ajustables electrónicamente de manera individual, ¡bendita innovación!

Por lo tanto, puedes configurar tu bebida de forma completamente remota a través de la aplicación, incluso el grado de molienda.

Cafetera superautomática con función de dos bebidas simultáneas

La función de dos bebidas simultáneas es la más importante para hogares muy numerosos. Y es que, a fin de cuentas, papi no tiene por qué esperar a que mami acabe de preparar su latte macchiato.

Esta función es, casi siempre, una característica de los modelos más caros, como las excelentes Saeco Xelsis o Jura Z10, por ejemplo. Personalmente, no encuentro esta característica tan indispensable, porque para mí lo esencial es que la máquina sea capaz de preparar cualquier bebida con dedicación, cuidado y esmero.

Cafetera superautomática con control por app

La digitalización y las cocinas inteligentes están cobrando cada vez más importancia también en el ámbito de las cafeteras superautomáticas. Pero no siempre es tal y como nos imaginamos.

Los representantes de Saeco subrayan que el control por app no es necesariamente el no va más en temas de digitalización.

De ahí que la Saeco Xelsis prescinda de app; en cambio, trae una pantalla táctil muy grande. Tiene su sentido. Y es que, después de todo, incluso en el caso de una máquina con control por app, todavía tienes que arrastrar los pies hasta ella y colocar la taza debajo.

Y una vez estás allí, el resto puedes hacerlo desde ahí mismo. Así es como piensa por lo menos Saeco.

No obstante, otros fabricantes están desarrollando aplicaciones que puedan transferir a una tableta o teléfono, a través de la aplicación, todas las configuraciones posibles a través de la pantalla.

Con ello, la idea es que puedas configurar tu latte macchiato al dedillo desde la comodidad de tu sofá.

Pero los fabricantes también tienen claro que esta virguería tecnológica será bien acogida por los frikis de la tecnología casi exclusivamente. No en vano, suele haber una versión del modelo con app y otra sin app.

Si quieres que tu cafetera automática tenga conexión con tu smartphone, tendrás que pagar unos 200 euros más.

En principio, no tengo nada en contra de las aplicaciones, ya que casi todos los fabricantes tienen apps muy bien concebidas y desarrolladas.

Y una aplicación así sirve para que te familiarices con todas las funciones de tu cafetera. Y todo ello cómodamente desde el sofá. De las apps me gustan especialmente los siguientes factores:

  • Es más fácil configurar las bebidas.
  • Puedes encender la máquina desde la cama, por ejemplo.
  • Te dan acceso directo al manual de instrucciones.
  • Permiten un fácil ajuste del mantenimiento y de la dureza del agua.
  • Facilitan el contacto con el servicio de atención al cliente.

Por otro lado, tienes que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Las aplicaciones son meros colectores de datos para los fabricantes. Los bebedores de café son un público objetivo y destinatario de la publicidad muy lucrativo.
  • Hay aspectos superimportantes como el grado de molienda que no se pueden ajustar con las apps, a menos que te compres una DeLonghi Maestosa.
  • Las apps hacen que parezca que tengas que comprar todos los dispositivos inteligentes para la cocina de un mismo fabricante. Y lo puedes hacer… Pero ¿qué sacas tú de que tu cocina hable con tu cafetera superautomática?
  • Las apps solo te ofrecen limpiadores, etc. de la propia marca del fabricante. Haces clic y ¡listo! Pedido hecho. ¡Pero hay otros proveedores que son más económicos!

De todas maneras, las apps no tienen absolutamente nada que ver con el rendimiento ni la calidad de las cafeteras superautomáticas. 

¿Cómo debo configurar una cafetera automática?

Una cafetera superautomática solo puede funcionar correctamente si la calibras bien, independientemente de la gama de precios en que se encuentre.

Hay algunas cosas que tener en cuenta y la configuración empieza precisamente antes de empezar a toquetear la máquina. Y es que los granos, el agua y la leche influyen mucho en el resultado.

Por eso mismo, a continuación explicaré con mayor detalle las preparaciones y los ajustes más importantes. Me interesa muchísimo que puedas obtener los mejores resultados posibles con cualquier cafetera automática.

Configurar la dureza del agua

Al configurar la dureza del agua —algo que ya se puede hacer en los modelos más económicos—, no estás cambiando la composición del agua. Más bien estás ocupándote de que la máquina te avise tarde o temprano de que necesita descalcificación.

Cuanto más dura es el agua, más cal se desprende en cada proceso de calentamiento. La configuración del grado de dureza tiene lugar normalmente en 3 o 4 niveles.

La clasificación es la siguiente:

NivelNivel de durezaMilimoles de carbonato cálcico por litroMiligramos de carbonato cálcico por litroFrecuencia de descalcificación
1Blandamenos de 1,5 mmol/l
menos de 149,92 mg/lBaja (cada 3 meses)
2Mediade 1,5 a 2,5 mmol/lde 149,92 a 249,87 mg/lMedia (cada 2 meses)
3Duramás de 2,5 mmol/l
más de 249,87 mg/lAlta (cada 4-6 semanas)

Para saber la dureza del agua, puedes hacer una rápida consulta en línea en la página web de tu compañía suministradora de agua.

Básicamente, solo puedo aconsejarte que programes el recordatorio de descalcificación de la máquina un poco antes de lo que crees que es necesario.

Y es que, mientras que descalcificar más a menudo no daña la máquina para nada, no descalcificar nunca o hacerlo muy pocas veces acabará matando tu cafetera superautomática, sobre todo si vives en una ciudad grande. Y no solo matará tu cafetera, sino también el sabor del café.

Configurar el grado de molienda

Al configurar el grado de molienda estás regulando prácticamente todos los componentes importantes para la extracción de los aromas del café. Por lo general, se aplica lo siguiente: cuanto más fino, más expreso.

No obstante, las opciones y la comodidad de configuración varían enormemente dependiendo de la máquina. Lo peor sería no poder configurar nada.

Krups roma EA8108: ajustar el grado de molienda con la ruedecita situada en el recipiente para granos

Lo ideal no solo sería tener muchos niveles a la hora de configurar el grado de molienda, sino que el grado de molienda pudiera ajustarse de manera continua sin escalonamiento. Pero esto vuelve a ser una cuestión de precio.

Generalmente, el número de niveles de molienda disponibles aumenta a medida que aumenta el precio de la máquina pero, de nuevo, eso no siempre es así. Basta con mirar la Melitta Caffeo Solo, con apenas tres niveles, y la Melitta CI Touch, que obtiene excelentes resultados con solo cinco niveles de molienda.

Y esta última es mucho más cara que la DeLonghi Magnifica, con sus 13 grados de molienda.

En cambio, me quedé pasmado con la Saeco Incanto al descubrir que para ajustar el molinillo necesitas una llave hexagonal. ¡Qué tontería! ¡Con lo fácil que es que un molinillo que pueda ajustarse con un selector giratorio!

Una indicación más para los principiantes: cuanto más fino tenga que ser el grado de molienda, menor debe ser el número que escojas. Y viceversa.

Por cierto, aquí es donde se demuestra si realmente funciona la combinación de molinillo, bomba y grupo de infusión. Y es que el ajuste más fino del expreso es el verdadero enemigo de algunas cafeteras superautomáticas.

En ese caso, la máquina deja de funcionar, ya que el agua no puede pasar por la pastilla de café o los posos de café se han quedado adheridos en alguna parte antes de la infusión. La DeLonghi ESAM 3200 es un ejemplo de esto que te digo.

En resumen, debes recordar lo siguiente: cuanto más fino sea el café molido, mayor será la presión necesaria y más intenso será el aroma del expreso dispensado.

Configurar la cantidad de café molido

Lógicamente, no solo la molienda influye en el expreso o en el café que prepara una cafetera automática, sino también la cantidad de café molido. Cuanto más café molido, más presión se requerirá y más intenso será el sabor.

Como la mayoría de fabricantes no quieren liar a los usuarios con sutilezas, se limitan a lo básico: cuantos más granos de café seleccionas, más café molido se prepara. La cantidad de café molido en combinación con la molienda es un punto muy importante, ya que suele dar lugar a errores:

  • Si el café sale demasiado rápido y está aguado, esto puede deberse a una molienda demasiado gruesa con demasiada poca cantidad de café.
  • Si lo que sale es alquitrán, es que la molienda es demasiado fina y la cantidad de café demasiado elevada.

Al principio tendrás que juguetear un poquito hasta alcanzar la combinación óptima, y además tienes una pantalla muy clara con un menú superfácil de manejar que acudirá a tu rescate. Echa un vistazo a reseña de la Saeco Xelsis y verás a qué me refiero.

Saeco Xelsis: primer plano de la pantalla

Configurar la cantidad de agua

Solo con la cantidad de agua se cumple realmente la tríada de las buenas condiciones para el café. Como sabes, cuanto más agua utilices, más suave quedará el café y, cuanto menos, más concentrado.

Precisamente el tema de la cantidad de agua suele resultarme muy fastidioso en muchas cafeteras superautomáticas. Muchas veces, en vez de preparar un expreso como toca —es decir, de aproximadamente entre 28 y 30 mililitros—, dispensan un expreso de 40 mililitros.

Y en el peor de los casos no puedes modificar los mililitros, como ocurre, entre otras, con la máquina de gama baja DeLonghi Magnifica S ECAM.

Cafetera Melitta Avanza: dispensando expreso

Las cafeteras más caras suelen ser algo más majas y ocultan este ajuste tras el concepto tamaño de taza. De hecho, este punto es el primero que miro para el expreso y soy muy riguroso a la hora de reducirlo.

Por cierto, una vez calculada la combinación perfecta de cantidad de agua, grado de molienda y cantidad de café, y conseguido el expreso óptimo con tu cafetera superautomática, yo no tocaría nada de esta configuración más que en casos excepcionales.

Y es que si el expreso por sí solo ya está delicioso, esto ya es una base óptima para el resto de bebidas que puede preparar la cafetera. Piensa que cualquier bebida se fundamenta en el expreso. Sin excepción.

Configurar la temperatura

En caso de que la máquina te lo permita, deberías optimizar también la temperatura del proceso de infusión en relación con el resto de ajustes. Los aprox. 90 ºC son óptimos para el expreso en una cafetera con portafiltro, pero aquí tenemos otras condiciones.

Simplemente presta atención a la temperatura a la que opera la cafetera en las primeras dispensaciones. En caso de duda, bájala un pelín.

En el caso de la leche, la temperatura suele poder ajustarse, y esto daría lugar a discusiones interminables sobre cuál es la mejor temperatura. Hay que tener en cuenta que con más de 65 ºC el perfil de sabor de la leche cambia considerablemente.

Medimos la temperatura de la espuma de leche con un termómetro

Aunque muchos de mis lectores la encuentran demasiado fría, por lo menos se acerca mucho a lo que yo considero una espuma de leche bastante aceptable.

Configurar el programa de limpieza

Tal y como sucede con el programa de descalcificación, el programa de limpieza normalmente se puede configurar.

Aquí la regularidad es aún más importante. Con el proceso de limpieza estás quitando —de los tubos flexibles y de los más recónditos recovecos— todos los residuos de café que se adhieren a la máquina con cada dispensación.

Además, si tienes mucho aprecio a tu máquina, todavía te quedan otras tareas de limpieza manuales que deberías realizar a diario:

  • Enjuagar y limpiar la bandeja de goteo, el depósito para posos de café y el depósito de agua.
  • Limpiar el espumador de leche.
  • Extraer el grupo de infusión y lavarlo debajo del grifo. Dejarlo secar toda la noche.

Una vez hayas interiorizado esta rutina, lo tendrás todo listo en un santiamén ¡y eso se traducirá en años de vida útil!

Seleccionar los granos: ¿qué granos de café son los mejores para las cafeteras automáticas?

El mejor café para la DeLonghi PrimaDonna Soul: café de Coffeeness diseñado específicamente para cafeteras superautomáticas

Para Coffeeness, los granos de café y de expreso son igual de esenciales que las pruebas de cafeteras superautomáticas. Continuamente me preguntan cuáles son los mejores granos de café para las cafeteras superautomáticas.

Aunque no quiera pronunciar ninguna recomendación directa —porque cada bebedor de café tiene sus gustos y preferencias—, en este punto sí que voy a volver a predicar los mandamientos de Coffeeness:

  • Utiliza granos de café de calidad.
  • Utiliza granos de café procedentes de pequeños tostadores.
  • Mantente bien alejado del café de supermercado, da igual lo que te prometa.
  • Atrévete a experimentar.

Personalmente, yo siento predilección por el Yirga Santos Espresso de Coffee Circle para mis cafeteras superautomáticas. Tiene un magnífico cuerpo y da unos resultados excelentes incluso con pocos ajustes.

Quijote Kaffee, empresa torrefactora de café alemana sita en Hamburgo, también ha proporcionado magníficos resultados.

¡Y, por supuesto, te recomiendo mi propio café! El café en grano de Coffeeness ha sido desarrollado específicamente para cafeteras superautomáticas, y para ello hemos probado a conciencia y optimizado diversas técnicas de tostado (pronto estará disponible también para España):

  • Granos de alta calidad que provienen directamente del agricultor, que está en Brasil
  • Notas achocolatadas
  • Proceso de tueste oscuro esmerado y profesional

En principio diría que los tuestes algo más oscuros con un perfil adecuado son siempre la mejor elección para las cafeteras superautomáticas. Para matices muy florales, la cafetera de filtro manual es la mejor opción.

Arne filtra café con un filtro manual Hario de cobre

Al mismo tiempo, un expreso, que da unos resultados excepcionales en las cafeteras con portafiltro, no es necesariamente óptimo para las cafeteras superautomáticas. Los expresos utilizados allí tienden, en las cafeteras superautomáticas, a la subextracción, y pueden resultar ácidos rápidamente.

Hablo de todo ello en mi artículo sobre café para cafeteras superautomáticas.

Configurar la leche: ¿qué leche es la adecuada para la cafetera superautomática?

En el caso de la leche de vaca, en principio da igual la grasa que tenga para hacer espuma de leche con tu cafetera superautomática. Cuanta más grasa contenga la leche, más cremosa y consistente será la espuma.

De ahí que puedas ignorar totalmente los anuncios de leche que afirmen tener un contenido de grasa óptimo para el latte art o con reclamos para baristas sin pies ni cabeza. ¡Es tan solo publicidad!

Las alternativas vegetales son algo más complicadas, ya que la proporción de moléculas de grasa y proteicas es, en ocasiones, muy deficiente. Esto es así por ejemplo con la leche de arroz, que es prácticamente imposible de espumar.

Jura Z8: Arne espuma varias leches vegetales

La leche de soja es la reina del mundo vegetal a la hora de espumar, aunque con poca experiencia resulta difícil de texturizar y todavía no es del todo inocua (efectos hormonales).

La leche de coco o de almendra del tetrabrik no dan muy buenos resultados por sí solas; si las mezclas funcionan mucho mejor.

Por cierto, la leche de nueces hecha en casa se espuma estupendamente. Solo tienes que asegurarte de que la leche esté realmente fresca e intentar que no se descomponga en el recipiente en componentes sólidos y líquidos.

Quizá la primera vez no podrás evitarlo. Ten en cuenta que algunas máquinas con Cappuccinatore a veces tienen que reajustarse si cambias el tipo de leche.

Cafetera superautomática: Los fabricantes más importantes

El mercado de las cafeteras superautomáticas es grande y complejo. Eso lo sabemos muy bien en Coffeeness. Hay muchos fabricantes conocidos y algunos menos conocidos.

Estos numerosos proveedores de cafeteras superautomáticas suelen tener muchos modelos de cafeteras que difieren en precio, prestaciones y acabados. Tienes que emplearte a fondo para entenderlo.

Hay algo que no deja de sorprendernos: precio y calidad no tienen nada que ver entre sí. Existen máquinas carísimas con una calidad de acabados que está por debajo de cualquier estándar. Y luego te encuentras con máquinas muy económicas de las que te sorprende su profesionalidad.

Para completar estas líneas, a continuación me gustaría volver a presentarte a los fabricantes más importantes y hablarte de sus particularidades. Intentaré aclararte las crípticas denominaciones y te daré consejos sobre lo que tienes que tener en cuenta con cada marca.

DeLonghi Dinamica vs DeLonghi Dinamica Plus

DeLonghi es un referente para todos aquellos que buscan cafeteras superautomáticas baratas. Y es que, cuando se trata de presencia y popularidad en esta gama de precios, los italianos son prácticamente imbatibles.

Precisamente las cafeteras superautomáticas DeLonghi que giran en torno a los 300 euros son éxitos de ventas.

Sin embargo, la marca ha hecho un intento (muy convincente) en los últimos años de dejar su huella también en la gama media, e incluso en la gama alta.

Para mí, DeLonghi siempre ha sido la marca de los modelos de gama baja. Y todavía lo es. No obstante, con máquinas como la PrimaDonna Soul, DeLonghi nos ha dejado claro que también debemos tenerlos en cuenta en segmentos de precios más altos.

Según datos aportados por el propio grupo, las ventas aumentaron en más del 5,5 % en el año 2017, pero en esa cifran también se incluyen las marcas Braun y Kenwood. En total, alcanza una cuota de mercado de alrededor del 38 % en cafeteras superautomáticas en la red, y eso que las cifras son algo antiguas.

Solo tengo que mirar la cafetera automática DeLonghi Magnifica para concluir que la verdadera fortaleza de la marca italiana está en la gama baja. En algunos aspectos, DeLonghi ofrece los mejores resultados a un precio ridículo.

No obstante, entre antecesoras, sucesoras o versiones de productos la diferencia entre lo mejor y lo peor es enorme. No te sirve de nada confiar en que una máquina X ha dado unos resultados increíbles, ya que en la versión X1 esto puede ser totalmente distinto.

En principio, toda la serie ECAM pertenece a la gama baja, mientras que la ESAM se encuentra en la gama media. Pero no todo queda ahí.

Por mi parte, te recomiendo las siguientes máquinas de DeLonghi:

Las siguientes máquinas han dado unos resultados solamente aceptables hasta ahora en Coffeeness:

Me he vuelto a tomar la molestia de comparar las máquinas DeLonghi ESAM y ECAM. De nuevo, la quintaesencia es: si bajas el nivel de exigencia, serás superfeliz con una DeLonghi siempre y cuando elijas el modelo adecuado.

Entenderás qué significa esto exactamente en la comparativa de cafeteras superautomáticas DeLonghi.

En mi interior, yo ya me he ido despidiendo de Krups. Aunque la marca del grupo francés Groupe SEB es una empresa alemana de Solingen (Renania del Norte-Westfalia), parece no tener nada que ver con el trabajo de calidad.

La cafetera automática más barata de Krups pertenece claramente a la gama baja y, con ello, es competidora directa de DeLonghi.

No obstante, en la gama baja Krups siempre deja tufo a baratillo. En este sentido, la cafetera automática Krups roma EA8108 no ofrece la misma calidad que la DeLonghi Magnifica. Además, el grupo de infusión no se puede extraer.

Lo que quizá aún puede justificarse en las caras máquinas de Jura, no hay por dónde cogerlo en estos modelos de tan baja calidad.

Por suerte, en estos últimos tiempos he podido poner a prueba la cafetera automática Krups Intuition Preference y la Krups Evidence. He de admitir que Krups se lo ha currado mucho y ahora está apostando por máquinas con un diseño simple y de gran facilidad de uso.

La calidad de las bebidas de —al menos— estas máquinas también es buena. Y la verdad es que los resultados que arrojó la prueba de la cafetera automática Krups Intuition Preference nos sorprendieron bastante.

Miele CM6360: dispensando espuma

Del mismo modo que Alemania tenía en el pasado la división este-oeste, las marcas alemanas Miele y Melitta también tienen su propia división: Melitta fabrica cafeteras; Miele, todo lo demás.

Mis padres siempre han justificado los altos costes de adquisición de secadoras, lavadoras y otros electrodomésticos de ese estilo alegando que les duran toda la vida.

En el caso de las cafeteras superautomáticas, los precios también son relativamente altos en comparación con la oferta del mercado. Especialmente las cafeteras superautomáticas Miele empotrables en los muebles de la cocina están disponibles a precios impresionantes de varios miles de euros.

El punto fuerte de las cafeteras superautomáticas de esta marca es, sin duda, su diseño: usar mucho acero inoxidable de alta calidad y poco plástico forma parte de su imagen de marca. De entre todas, la ganadora (actual) es la Miele CM 5500, con un diseño megaelegante y muy millennial.

Pero también la algo más antigua Miele CM 6350 o la Miele CM 7500 muestran que el diseño no va en detrimento del rendimiento.

Al contrario: las cafeteras superautomáticas Miele son extremadamente estables, muy fiables, y además consiguen unos resultados excepcionales. Da igual lo antigua que pueda parecer la máquina en comparación con la competencia.

Por eso, yo que tú me lo pensaría muy bien si te encuentras con una cafetera Miele CM. Mucho no podrás equivocarte. Eso sí, tu cartera seguro que adelgaza un montón.

Mauricio y Arne en la comparativa de cafeteras Melitta: Caffeo CI vs. CI Touch vs. Latte Select

Melitta, con sede en Minden (Renania del Norte-Westfalia, Alemania), ha hecho del café un placer desde 1908. Es fue el momento en que la fundadora de la empresa, Melitta Bentz, tuvo la genial idea del filtro de café para el café filtrado.

En más de 110 años, de esto ha resultado una empresa con más de 4000 empleados y miles de millones en ventas.

No obstante, Melitta no se ha desvinculado nunca de la imagen familiar con la que Melitta Bentz hizo famosa a su empresa. Todo muy conveniente tratándose de café.

Como ya he hablado largo y tendido sobre las mejores cafeteras superautomáticas de Melitta, aquí solo te dejo de nuevo el listado con las pruebas más convincentes de la marca:

La relación calidad-precio va siempre desde muy buena a extraordinaria, el diseño es muy agradable a los ojos y el manejo también es estupendo.

Considero que Melitta ha logrado trasladar su dominancia de marca en el campo de las cafeteras de filtro muy inteligentemente al campo de las cafeteras superautomáticas tomando como público objetivo al comprador medio.

Siemens EQ 700

Las cafeteras superautomáticas de Siemens son asiduas de Coffeeness. Hasta la fecha he examinado muy de cerca las siguientes máquinas y recurro a ellas de nuevo como referencia:

Todas estas cafeteras de Siemens, empresa fundada en 1847 en Berlín, resultan por sí solas extremadamente convincentes. Sobre todo en términos de funcionalidad y facilidad de manejo no hay nadie que gane a Siemens.

Los precios empiezan en la gama media y van creciendo hasta llegar tranquilamente al terreno de los 2000 euros. Yo ya no entro en si esto es necesario o no. Lo que es seguro es que no te sentirás engañado por el precio, ya que estas cafeteras tienen un rendimiento muy bueno. Créeme.

Cafetera superautomática Jura E8: vista general con Arne

En el pasado, esta empresa suiza hacía algo más que fabricar cafeteras superautomáticas, pero hoy en día Jura es sinónimo de cafeteras superautomáticas de precio elevado.

Deliberadamente, la empresa suiza no lanza series que se encuentran en la gama de los 300 euros porque no quiere manchar su imagen. Blablá.

Además, a Jura le gusta subrayar el silencioso funcionamiento de sus cafeteras si lo comparamos con la competencia. Y que son tan limpias que apenas es necesario extraer el grupo de infusión. A Jura le encanta decir que fabrica «lo mejorcito en cafeteras superautomáticas».

Jura y Coffeeness tienen una especie de relación amor-odio. La prueba de la Jura Impressa C60 ha sido una verdadera catástrofe. Y debido a la gran cantidad de disputas que he tenido con el departamento de marketing, durante un tiempo no me ha dado la gana probar ninguna máquina de Jura.

Pero mis lectores no han parado hasta que he examinado más atentamente las cafeteras Jura que gozan de éxito en la actualidad: la Jura E8, la Jura Z8, la Jura Z10 (sucesora de la Z8) y la Jura GIGA 6.

Y aquí debo decir que el precio está absolutamente justificado y que las máquinas son fantásticas.

A pesar de esto, no voy a hacerme fan de Jura, precisamente por el grupo de infusión y los exagerados precios que ponen a sus máquinas. Encontrarás un resumen de esta marca en mi artículo Cafeteras superautomáticas Jura.

Philips compró Saeco en 2009 y esa es la razón por la que ambas marcas van de la mano. No obstante, la línea divisoria está muy clara. Philips es la responsable de los modelos de gama baja y  media, como por ejemplo:

Por lo que respecta al molinillo y a la parte técnica, las máquinas Philips incorporan componentes Saeco, aunque esta marca sea la encargada de la gama media y alta:

  • Saeco Incanto (fantástica máquina de referencia en términos de relación calidad-precio para la gama media)
  • Saeco PicoBaristo (muy elegante para su precio)
  • Saeco Xelsis (máquina espléndida con funcionalidad excelente)

Saeco juega un papel importantísimo en Coffeeness. Y es que la marca no solo tiene en el mercado verdaderas máquinas de referencia, sino que siempre está ideando productos innovadores que hacen las delicias del mercado y, por ende, de los consumidores. Véase, por ejemplo, el «Coffee Equalizer» de la serie Xelsis.

Nivona 825

La marca Nivona empezó su andadura en el 2005 y se ha hecho conocida sobre todo en el campo de la hostelería.

Se trata de una creación de tres empresarios de Núremberg (Alemania). Sin embargo, la verdadera fabricante es la empresa suiza Eugster/Frismag (el enlace está en inglés), que fabrica sus productos en tres ubicaciones de Suiza, así como en China y Portugal.

Eugster/Frismag desempeña un papel más importante en el mercado de las cafeteras de goteo y expreso del que se puede esperar de una marca tan poco conocida. En sus fábricas también fabrica cafeteras superautomáticas para Jura, Melitta y Miele. En cierto sentido es como un proveedor.

Es imperdonable que Nivona esté tan infrarrepresentada en Coffeeness. Lo sé. Mis lectores me lo echan en cara y con razón. ¡Prometo mejorar! No obstante, lo que ocurre es que al probar máquinas Miele estoy probando una marca mucho más conocida con componentes casi idénticos a precios algo más bajos.

Sin embargo, ya he probado la Nivona CafeRomatica 769 y esta máquina me ha sorprendido gratamente, tanto por estar bien concebida como por ser fácil de manejar.

Por lo tanto, no me cabe la menor duda de que voy a probar otras cafeteras Nivona y espero que pronto puedas tener listas las reseñas para poder leerlas.

Próximamente estará disponible en español mi artículo sobre cafeteras superautomáticas Nivona, donde podrás encontrar toda la información adicional.

Limpieza de la cafetera superautomática

Lo sé, lo sé. Muchos no tienen ganas. Pero a mí me gusta repetirme:

Ser riguroso con la limpieza es un requisito básico si quieres que tu máquina funcione correctamente y elabore un buen café.

Y esto es algo que tienes que tener en cuenta desde el principio. Sin embargo, lamentablemente muchos usuarios no empiezan con la limpieza hasta que algo deja de funcionar o el café ya no sabe bien. ¡Entonces es demasiado tarde!

Sobre esto no quiero dar sermones que, además, encontrarás en el manual de instrucciones (por lo menos en lo que a este asunto se refiere, el manual casi siempre tiene razón).

Más bien me gustaría hacer un resumen aclaratorio de los consejos y preguntas más importantes acerca de la limpieza de cafeteras superautomáticas.

Limpieza de cafetera superautomática... ¿por qué hay que ser tan meticuloso?

Cafetera con molinillo Philips LatteGo: Arne limpia el espumador desmontado

Los fabricantes recomiendan intervalos de limpieza muy diversos. Si usas tu cafetera de grano a diario, deberías limpiarla a fondo como mínimo una vez a la semana. Y con «a fondo» quiero decir lavarla con limpiador Y ADEMÁS hacer toda la parafernalia que hago diariamente.

Sí, lo admito, en eso soy un tiquismiquis.

Yo limpio mi cafetera de grano todos los días que la uso.

Por una razón muy simple:

¿Me bebería un capuchino de una taza que no he limpiado en una semana? ¡No!

Los restos de café y la leche en una máquina que funciona con vapor de agua son un caldo de cultivo ideal para el moho. Más vale prescindir de sustancias que puedan alterar el sabor.

Soy de la opinión de que si se lleva a cabo una limpieza correcta regularmente no tiene por qué haber moho. Por supuesto, las cafeteras superautomáticas son particularmente propensas a tener moho, pero si de verdad te preocupas por tener el mantenimiento y la limpieza a punto, seguro que puedes evitarlo.

Los programas de limpieza de cafeteras superautomáticas deben usarse regularmente ¡pero con eso no es suficiente!

Limpieza del grupo de infusión

Yo extraigo mi grupo de infusión a diario, lo lavo a fondo con agua caliente y así puedo ahorrarme el producto de limpieza y tener que rascar. Muy importante: los grupos de infusión no extraíbles solo son aceptables (en parte) si toda la máquina en sí es de muy buena calidad.

Philips 5400 LatteGo: grupo de infusión extraído

Si quieres tener una máquina con grupo de infusión fijo (por el motivo que sea), tendrás que gastarte más dinero. Aquí hay que prestar especial atención a la calidad.

En la prueba de la cafetera automática Krups EA8108 se demostró que este es un buen ejemplo negativo, mientras que en la Krups Evidence parece funcionar bien.

Pero cuidado, esto tampoco quiere decir que con un grupo de infusión extraíble todo sea estupendo y maravilloso.

Sobre todo en las máquinas baratas, como por ejemplo en la serie ECAM de DeLonghi, todo está hecho de plástico. Y, debido a esto, es posible que debas reemplazar esta pieza más rápido de lo que te gustaría.

Por lo tanto, a la hora de limpiarlo, colocarlo y extraerlo tienes que tener mucho cuidado para que el grupo de infusión no se rompa en pedazos. No obstante, ¡no por ello lo limpies menos!

Más bien te diría que debes limpiarlo más, ya que estos componentes tienden a cargarse estáticamente y, con ello, los restos de café molido se adhieren fácilmente.

Limpieza del recipiente para granos de café

En la rutina de limpieza, el recipiente para granos de café suele ser algo que se olvida con bastante frecuencia.

Hay que tener en cuenta que los granos de café y expreso tienen diferentes niveles de aceitosidad en función de la procedencia y del tueste. Este aceite puede acumularse en el recipiente y hacerse rancio con el tiempo.

Es por ello que siempre recomiendo llenar el recipiente con los granos de café que vayan a utilizarse en seguida. Esto tiene más ventajas:

  • Permitirá una limpieza regular del recipiente para granos de café.
  • Los granos se calentarán menos veces.
  • Te resultará más fácil cambiar entre diferentes tuestes.

Una vez esté vacío, la limpieza del recipiente para granos de café es fácil. Yo lo limpiaría únicamente con un paño de cocina seco. El café absorbe todos los olores y sabores, por lo tanto, precisamente en este punto yo que tú prescindiría por completo de productos de limpieza químicos.

A menudo veo a personas (también del mundo de la hostelería) que echan literalmente limpiacristales (o algo peor) en estos recipientes. ¡Ayyy! Esto es una catástrofe tanto para mí como para cualquier otro gourmet del café.

Limpieza de la bandeja de goteo y del depósito para posos de café

En este caso hay pocos problemas. La mayoría de cafeteras superautomáticas avisan cuando estos recolectores están llenos. Dependiendo del modelo, esto pasa antes o después.

Yo limpiaría estos dos componentes a diario, aunque la máquina no lo indique. Con producto de limpieza o sin él, aquí da igual.

Siemens EQ9: depósito para posos lleno

Limpieza del depósito de agua

Aquí no hay ningún problema con restos de café, sino con la formación de algas y otras cosas desagradables. Cada vez que tengas que llenar el depósito de agua, antes enjuágalo con agua caliente y sécalo. Después llénalo con agua del grifo y ¡listo!

Siemens EQ 500 : Arne sujeta el depósito de agua extraído

Limpieza del molinillo

Desmontar el molinillo de café suele ser más fácil de lo que crees. Ya sea mediante un mecanismo de clic o giratorio, muchos molinillos pueden desmontarse al menos en piezas grandes y, así, limpiarse más a fondo.

Las pastillas limpiadoras son una solución mecánica que, no obstante, no reemplaza la limpieza manual. Tampoco tienes que limpiar el molinillo todos los días. Basta con una limpieza una vez al mes si se hace un uso doméstico normal o dos veces al mes si se hace un uso intensivo.

Si quieres ir más allá te arriesgas a perder la garantía. Eso sí, puede ser interesante en algunos casos… ¡siempre y cuando sepas lo que estás haciendo!

¿Qué limpiador uso para mi cafetera superautomática?

No te compliques la vida: utiliza los productos recomendados por los fabricantes o alternativas económicas cuya composición coincida exactamente con el producto de la marca. En eso los fabricantes saben lo que se hacen.

Sí que te desaconsejaría, en principio, usar productos domésticos si no sabes exactamente qué estás mezclando. Por ejemplo, el ácido cítrico es fantástico para los hervidores de agua, sin embargo, es demasiado agresivo para algunas cafeteras superautomáticas.

Un resumen de esto lo obtendrás en el artículo Pastillas limpiadoras para cafeteras superautomáticas (próximamente en español).

Descalcificación de la cafetera superautomática

En las opciones de configuración ya he explicado por qué debes configurar la dureza del agua: cada vez que la máquina se calienta, el agua libera cal.

Cuanto más elevada sea la dureza del agua, mayor es también el contenido de cal (y más rápido se acumula la cal, que puede bloquear los conductos y la mecánica interna de la máquina).

Existen cafeteras superautomáticas (baratas) que no traen programa de descalcificación. En este caso eres tú quien debe determinar, por medio de la dureza del agua, la frecuencia con la que llevar a cabo la descalcificación. Yo te recomiendo que descalcifiques la máquina como mínimo una vez al mes.

A la hora de elegir el descalcificador, es de aplicación lo mismo que he dicho antes con los limpiadores. Sigue las recomendaciones de los fabricantes (sobre todo en la dosificación) y escoge el más económico pero que tenga una composición idéntica a la recomendada por el fabricante.

¿Si uso filtro de agua puedo descalcificar mi cafetera superautomática con menos frecuencia?

Muchas cafeteras superautomáticas ya traen el filtro de agua de fábrica y hay otras en las que puedes usarlo opcionalmente.

En principio, estos filtros funcionan como un filtro Brita clásico, pero no están integrados totalmente en la máquina. El filtro reduce la dureza del agua—esto es, el contenido de cal en el agua— al nivel 1.

¿Qué significa esto en la práctica?

  • El filtro de agua es innecesario con agua blanda.
  • Para agua media y dura sí que reduce el contenido de cal.
  • Los filtros de agua no hacen la descalcificación innecesaria, sino que únicamente disminuyen la frecuencia con la que es necesario llevarla a cabo.
  • Independientemente de lo que diga el fabricante y aunque utilices filtro de agua, descalcifica tu cafetera como mínimo cuatro veces al año.

Los filtros de agua requieren también un par de ajustes precisos: debes informar a la máquina de que estás usando un filtro y luego establecer la dureza del agua con la mayor precisión posible.

Desde el punto de vista de los costes, utilizar un filtro de agua es bastante más caro que descalcificar tu cafetera regularmente, ya que los filtros de agua también deben sustituirse con cierta frecuencia.

Y como esto es algo que ha averiado tantísimas cafeteras superautomáticas, te lo vuelvo a repetir alto y claro:

¡Las cafeteras superautomáticas con filtro de agua también deben descalcificarse!

Engrase y lubricación de cafetera superautomática

Es importante engrasar frecuentemente el grupo de infusión para que los mecanismos de prensado e infusión funcionen como la seda. La grasa no solo es importante para los rieles, sino también para las bisagras.

Si limpias a diario el grupo de infusión deberás engrasarlo una vez al mes.

El manual de instrucciones indica generalmente cómo hacerlo. Lo importante es utilizar una grasa de silicona inodora e insípida. ¡Vete olvidando de usar el lubricante para bicis!

Personalmente, a mí me gusta la OKS 1110 grasa de silicona NSF H1, porque además no es tóxica.

Gracias por leer mi guía sobre las cafeteras automáticas. No dude en dejar un comentario.

Suscribirme
Notificarme de
guest

104 COMENTARIOS
Más recientes
Más antiguos
Opiniones integradas
Ver todos los comentarios
Índice de contenidos