La mejor cafetera Philips del 2022: ¡por fin dejamos atrás la crisis de identidad!

Antes de que eches un vistazo a mi comparativa de cafeteras superautomáticas del 2022 e intentes entender las diferencias entre todas las series —y las versiones diferentes dentro de una misma serie— de Philips, en este artículo te presento una visión general de las cafeteras automáticas más relevantes de la marca.

Arne y Mauricio posan con tres cafeteras superautomáticas de las series 5400, 500 y 3200 para hacer la comparativa

Antes de que eches un vistazo a mi comparativa de cafeteras superautomáticas del 2022 e intentes entender las diferencias entre todas las series —y las versiones diferentes dentro de una misma serie— de Philips, en este artículo te presento una visión general de las cafeteras automáticas más relevantes de la marca.

En estos últimos tiempos Philips ha invertido mucha energía en la redefinición de su propia gama baja y media, y este cambio de rumbo ha valido realmente la pena.

Poco a poco, las cafeteras Philips automáticas con molinillo incorporado se están convirtiendo en el prototipo de la simplicidad. Puedes leer más al respecto en mis reseñas de la cafetera Philips 3200 LatteGo EP3246/70 y de la cafetera Philips 5400 LatteGo EP5447/90.

Lo esencial que debes saber sobre Philips: un poco de historia

Si quieres saber cómo arruinar tu propia reputación, solo tienes que observar la historia corporativa reciente de Philips con respecto a las cafeteras de grano.

Durante mucho tiempo, la marca holandesa solo suministraba cafeteras automáticas —poco interesantes, la verdad— de gama baja con el nombre de Philips.

Al adquirir la marca Saeco, empezaron a desarrollar muchas máquinas ganadoras de las gamas media y alta. De hecho, nosotros mismos coronamos a la Saeco Xelsis en 2017.

Arne posa con la Saeco Xelsis Barista y un latte macchiato recién hecho en la mano

Saeco se caracterizaba por ofrecer máquinas con un amplio abanico de funciones y muchas especialidades de café a un precio acorde a las prestaciones. Sin embargo, llegó un momento en que la gente empezó a interesarse cada vez más por las cafeteras automáticas compactas y fáciles de manejar.

Nadie se imaginaba que el fabricante de la exclusiva (y buena) Saeco Xelsis también fabricaba cafeteras automáticas económicas. Y es que nadie tenía en cuenta a Saeco como parte de Philips. Y, al mismo tiempo, a Philips se le consideraba una marca de cafeteras automáticas que ni fu ni fa.

Estoy cansado de leer que no hace falta descalcificar una cafetera Philips superautomática porque tiene un filtro Aqua Clean, pero eso no es verdad. El filtro únicamente permite que puedas descalcificar tu cafetera con menos frecuencia, pero si no lo haces corres el riesgo de que salten mensajes de error, se obstruyan los conductos y se rompa la máquina.

Para llevar a cabo la descalcificación, sigue las indicaciones del menú y del manual de instrucciones.

De las cafeteras superautomáticas Philips podemos decir que tienen un precio bastante ventajoso. Esto es así sobre todo porque las nuevas versiones presumen de tener 12 grados de molienda y molinillo cerámico. Hay modelos recomendables a partir de 300 euros, y puedes adquirir una buena cafetera Philips automática por unos 500-600 euros.

«LatteGo» es el nombre que recibe el sistema de leche sin tubos flexibles que traen casi todas las cafeteras superautomáticas Philips actuales. Se compone únicamente de dos piezas básicas que son superfáciles de limpiar. Eso sí, la espuma no es tan buena como la que preparan los sistemas convencionales integrados con tubo flexible.

El sistema de leche sin tubos flexibles «LatteGo» que traen las cafeteras superautomáticas Philips es ideal en términos de limpieza y manejo. Dependiendo de la máquina, la calidad de la espuma es buena.

Los modelos más antiguos que traen este sistema son extremadamente ruidosos, pero hay países en los que Philips ofrece la opción de pasarse al nuevo sistema más silencioso sin coste (eso sí, no es válido para todas las series).

Por consiguiente, lo que pasó es que, en lugar de buscar una máquina más económica con menos prestaciones dentro de la misma marca, los clientes prefirieron optar por cafeteras superautomáticas DeLonghi o buscar modelos de Melitta y Siemens.

Los holandeses querían corregir ese error, así que, de un día para otro, a nivel oficial a Saeco se la condenó al ostracismo, mientras que de repente todo el mundo hablaba alto y claro de las cafeteras automáticas Philips.

Sin embargo, todo esto no se quedó en agua de borrajas. Afortunadamente, Philips tomó medidas y emprendió una nueva dirección.

Diferencias entre series: desde la HD y la EP hasta la cafetera Philips LatteGo

Tanto la Saeco Incanto como la Saeco SM7580/00 Xelsis eran máquinas que se podían distinguir fácilmente, pero nadie sabe qué se supone que diferencia a una EP2235/40 de una EP2220/10, ni cuál es la más recomendable.

Primer plano de la pantalla de la Saeco Xelsis

Con su cambio de rumbo, los holandeses (como tantos otros fabricantes) se han pasado de la raya y ofrecen un impresionante abanico de cafeteras automáticas que, a menudo, solo se diferencian en cosas mínimas. Y a veces ni siquiera en eso.

En general, estas dos series básicas de Philips (todavía) están disponibles:

  1. La serie HD, con modelos como el HD8829/01 o el HD8827/01, forma parte de la gama baja por excelencia. Estas cafeteras se caracterizan por su carcasa cuadrada, por su tubo de vapor y por sus sencillos botones retroiluminados en un panel de control sin pantalla.
  2. La serie EP también consta de cafeteras automáticas asequibles. Sin embargo, con su panel de control SensorTouch y el sistema de espuma de leche LatteGo, las máquinas parecen mucho más modernas. No obstante, también hay modelos con tubos de vapor.

Digo «todavía» porque creo que la gama HD está en vías de desaparecer. Las máquinas siguen estando disponibles a través de terceros, así como las piezas de recambio. No obstante, si quieres una cafetera para casa, en la actualidad hay alternativas mucho más modernas.

Cafeteras automáticas de la serie EP de Philips: con o sin «LatteGo»

En el caso de las máquinas EP más actuales, te aconsejo que eches un vistazo a la clasificación general de la serie. Esto te dará información importante sobre el precio y la funcionalidad:

La serie 1200 trae una boquilla para espuma y lo único que es capaz de hacer con un solo botón es expreso, café y agua caliente. La cafetera espresso Philips automática EP1220/00, por ejemplo, cuenta con un molinillo de discos cerámicos con 12 grados de molienda.

Todavía está disponible a través de terceros; el propio fabricante hace tiempo que dejó de comercializarla.

La serie 2200 está un poco más concurrida. A partir de esta serie ya podemos encontrar el sistema LatteGo, que nos permite producir espuma para el capuchino y el latte macchiato de forma automática.

No obstante, las especialidades de café y la gama de prestaciones son limitadas, pero también lo es el precio.

A partir de la serie 3200 tenemos ya entre cuatro y cinco especialidades de café en el panel de control, y aquí también modelos con LatteGo y otros con boquilla.

Uno de los principales aspectos que incrementa el precio es el color de la carcasa. Por cierto, a Philips le encanta hacerlo: «¿Lo quieres más elegante? ¡Toma, paga 100 euros más!»

La serie 4000 presenta entre cinco y ocho bebidas preprogramadas, así como pantalla TFT. Puedes elegir entre espumar tú mismo la leche o confiar en el sistema LatteGo.

Hoy por hoy, la mayoría de las máquinas de esta serie son difíciles de encontrar, pero algunas sí que están disponibles (véase la cafetera Philips 4300 EP4321/50 o la cafetera Philips 4300 EP4346/70).

La serie 5000 en realidad no aporta más funcionalidad: las cinco o seis especialidades de café que ofrece como media no es un gran salto.

Sin embargo, esto solo es aplicable a los modelos más antiguos (fácilmente reconocibles por el frontal, que recuerda a la Saeco Incanto, con la pantalla en el centro y los botones en los lados). Los nuevos modelos cierran el círculo y se asemejan a la serie 1200, pero solo por fuera.

Muy importante: cualquier modelo de cualquier serie puede llamarse «Philips LatteGo» siempre y cuando venga equipado con el nuevo sistema de espuma de leche en el que se basa la reorientación de la marca. Este sistema es a la vez una maldición y una bendición, y no solo para el fabricante, sino también para ti.

Más allá del sistema «LatteGo»: ¿qué caracteriza a una cafetera superautomática Philips?

Con todo el alboroto que hay alrededor del sistema LatteGo, es fácil olvidarnos de que las cafeteras automáticas Philips aún tienen argumentos más convincentes bajo la carcasa.

Sin embargo, no debemos subestimar qué es lo que significa realmente un sistema de leche sin tubos: más higiene y menos estrés a la hora de la limpieza.

A diferencia de los sistemas integrados habituales, este espumador consta como mucho de tres piezas: recipiente, conexión a la máquina y tapa para colocarlo en la nevera. Sin tubos flexibles, sin aberturas pequeñas, sin ponerte de los nervios durante la limpieza.

Plano medio de la Philips 3200 LatteGo en la cocina de Arne

Con esto, eliminar la leche del recipiente te llevará solo un par de segundos: retirar, desmontar, poner debajo del grifo y ¡listo!

Sin embargo, este espumador de leche también causa problemas:

  1. Hasta hace poco era extremadamente ruidoso. ¡Más que cualquier otro y con diferencia!
  2. No puedes influir en la consistencia de la espuma.

Philips acaba de subsanar el primer punto de forma espectacular: por un lado, con la cafetera Philips 5400 LatteGo EP5447/90 ahora tenemos un nuevo modelo con un espumador de leche 20 decibelios más silencioso que el anterior.

Por otro lado, en algunos países puedes reequipar gratuitamente muchas máquinas de las series EP3200 y EP2200, esto es, Philips te permite sustituir la jarra de leche antigua gratis (¡!). Infórmate en el servicio de asistencia técnica de Philips y cuéntame si es así en los comentarios.

Si el espumador de leche fuera el único elemento importante de una cafetera automática, probablemente mi top 10 sería algo distinto.

Sin embargo, para mí es vital observar cómo se procesan los granos de café recién tostados y que el aroma del expreso y del café se acerque el máximo posible a la calidad de una cafetera con portafiltro.

Primer plano del café de Coffeeness con algunas bebidas recién preparadas con la Philips LatteGo

Curiosamente, las cafeteras automáticas Philips (de las nuevas generaciones) tienen mucho que ofrecer en este sentido, pero nadie habla de ello:

  • Molinillo cerámico de alta calidad con hasta 12 grados de molienda
  • Escala de ajuste del aroma, la temperatura y la intensidad del café muy sencilla en 3 niveles 
  • Grupo de infusión fácil de extraer
  • Depósito de agua con filtro de agua de calidad incluido
  • Navegación intuitiva por el menú
  • Sin necesidad de utilizar el manual de instrucciones

Que el molinillo sea de discos cerámicos incluso en la gama baja hace que las cafeteras automáticas Philips sean una alternativa interesante. ¿Pero una alternativa a qué o a quién? A DeLonghi, por supuesto.

Siempre alabamos los 13 grados de molienda de las máquinas DeLonghi, aunque el molinillo sea solo de muelas cónicas de acero inoxidable.

No obstante, si te abasteces de granos de café recién molidos, empleas tus tazas preferidas y realizas algunos ajustes, con Philips no debería costarte obtener tu café favorito.

Sin embargo, no hay una respuesta definitiva a la pregunta de si eso es realmente así. Para averiguarlo, no nos queda otra que examinar de cerca algunos modelos.

Cafetera superautomática Philips EP5447/90: ¿ha aprendido de los errores?

Cuando probé la cafetera Philips serie 5000 LatteGo EP5335/10, hacía tiempo que no ponía a prueba una máquina Philips actual. Y el resultado la verdad es que me decepcionó. Esa cosa con carcasa no era más que una (antigua) Saeco Incanto equipada con un nuevo sistema de leche.

Plano medio de Arne preparando un expreso con la Philips LatteGo

Además, la EP5335/10 me hizo confirmar una vez más que las máquinas Philips no son silenciosas. El sistema de leche era ruidoso, el molinillo y la bomba eran ruidosos, todo era ruidoso.

A esto debíamos sumarle que el diseño antediluviano era como echar vino nuevo en odres viejos. Este modelo antiguo todavía está disponible hoy en día (a veces) en algunos vendedores (incluyendo Amazon) en estas versiones:

  • EP5330/10: en negro piano
  • EP5331/10: en blanco
  • EP5335/10: en acero inoxidable
  • EP5363/10: en plata y con jarra de leche
  • EP5960/10: en negro piano y con jarra de leche
  • EP5345/10: oficialmente se dice que trae LatteGo Premium. Si sabes qué significa, déjanos un comentario, ya que no conseguimos saber a qué se refiere Philips con eso.

Ruidosa pero fácil de limpiar

Cafetera Philips serie 5000

¡¿Le han cambiado la etiqueta de Saeco por una Philips?!

Manejo simple

Funciones claras y útiles

Buen expreso

Limpieza muy fácil

Diseño y acabados de calidad

No supone una verdadera innovación

Máquina ya conocida con la cara lavada

Por cinco grados de molienda, una dispensación ruidosa de expreso y capuchino y un concepto de funcionamiento antiguo vas a tener que desembolsar una buena cantidad de dinero.

En abril de 2022 su precio ronda los 900 euros. ¡Está por las nubes! Comprueba su precio actual aquí. Aunque estas máquinas presentan la calidad y la durabilidad de Saeco, por ese precio no merecen la pena porque ya no lo valen.

Ahora que la función «Jarra de café», el control por app y la doble cámara para granos de café ya son habituales en la gama media, la antigua serie 5000 se queda corta.

Superfácil de manejar

Philips 5400 LatteGo

¡Esta cafetera superautomática escucha a los clientes!

Espumador de leche bastante más silencioso

Manejo muy sencillo

Molinillo preciso

Expreso con mucho cuerpo

Buena relación calidad-precio

Espuma de leche con burbujas grandes

No obstante, con la anteriormente mencionada EP5447/90 Philips nos ofrece una versión (más) silenciosa, nueva y potente que cuenta con 12 grados de molienda, un moderno panel SensorTouch y un precio interesante que ronda los 600 euros (fecha de la consulta: abril de 2022).

El expreso y el café que prepara están ricos, aunque he de admitir que estaba más satisfecho con la calidad de la espuma del sistema anterior más ruidoso. Philips siempre parece tener algún problema con la leche.

Philips EP2220/10 SensorTouch: causa poco revuelo pero hace las cosas muy bien

La serie 2000 de Philips es muy variada, pero se caracteriza sobre todo por buena relación calidad-precio de sus máquinas.

Cuando probé la Philips EP2220/10 SensorTouch quedé encantado con el manejo, los resultados en la taza y la temperatura de las bebidas.

Primer plano de Arne espumando la leche en una jarra de acero con la Philips EP2220 SensorTouch

La DeLonghi ECAM 22.110.B sigue siendo la mejor máquina por menos de 300 euros. La cafetera superautomática Philips 2200 no ha podido superarla (aunque por los pelos), pero me alegra que haya venido a dar guerra en la gama baja.

¡Aire fresco para la gama baja!

Cafetera Philips 2200

Philips brilla en lo simple.

Manejo fácil e intuitivo

Temperatura de las bebidas adecuada

Buen expreso y espuma de leche

Excelente relación calidad-precio

Recipiente para granos bastante grande

Bomba algo ruidosa

Toda de plástico

Otras representantes (prácticamente idénticas) de esta versión serían, por ejemplo:

  • EP2232/40: recipiente para leche en lugar de boquilla, cuesta unos 100 euros más (fecha de la consulta: abril de 2022)
  • EP2231/40: igual que la anterior pero en negro piano y 80 euros más cara (fecha de la consulta: abril de 2022)
  • EP2236/40: color negro-plata, poca disponibilidad

Philips EP3246/70: modelo intermedio a buen precio

Es en la serie 3000 donde Philips crea mayor confusión. Y es que aquí están disponibles al mismo tiempo las nuevas EP (3200) y las antiguas HD (3100). Durante un tiempo tuvimos incluso extraños híbridos como el EP3551/10 y el EP3551/40, que ya no encontramos ni en el mercado.

Como he mencionado antes, en la actualidad considero que también hay pocas razones por las que adquirir una HD7459/20 o la antigua HD8834.

Las cosas empiezan a ponerse interesantes con las máquinas que se encuentran bajo la denominación general de Philips LatteGo 3200. Aquí es donde Philips centra sus mayores esfuerzos publicitarios y también ofrece la sustitución gratuita de la jarra de leche antigua (para algunos países).

Sencillez bien concebida y buen café

Philips 3200 LatteGo

Sencillez bien concebida y buen café.

Manejo muy intuitivo

Buen expreso y buena espuma de leche

Acabados de alta calidad

Compacta

Ruidosa en general

Espuma de la leche demasiado compacta

La clásica Philips EP3246/70 se ha reeditado exactamente igual pero equipada con el nuevo espumador de leche. Por eso mismo, es mucho más silenciosa que antes. El expreso y el café siguen siendo buenos, pero la calidad de la espuma de leche se ha resentido un poco.

Así que la pregunta es: ¿qué prefieres que sea mejor, la calidad de la espuma o el nivel de ruido durante la preparación?

No obstante, la serie 3200 ofrece buenos modelos intermedios que rondan los 500 euros y que resultan convincentes por su especial sencillez. Para que no te aburras, en esta serie también hay unos cuantos modelos:

Comparativa de cafeteras automáticas Philips con máquinas de otras marcas: ¿cuál prepara el mejor café?

¿Me lo parece a mí o Philips quiere que la vuelva a tomar en serio en mi comparativa de cafeteras superautomáticas? Y cada vez está más claro con qué otros fabricantes quieren (y pueden) competir los holandeses.

Arne posa sonriente con un paquete de café de Coffeeness rodeado de varias cafeteras superautomáticas

Las cafeteras automáticas Jura o Miele no eran ni siquiera comparables en los tiempos de Saeco, así que ya nos podemos ir olvidando de compararlas con Philips.

Con las cafeteras Siemens automáticas solíamos poder montar duelos interesantes, pero hoy en día son dos marcas demasiado distintas.

Eso sí, si tomamos la simplicidad como argumento de venta, Philips podría incluso ponerse al lado de las cafeteras automáticas Nivona, aunque por experiencia propia te diré que el café que preparan estas últimas está más rico y la calidad general es mayor.

Sin embargo, las competidoras directas en este aspecto son las cafeteras automáticas Krups, que también abogan por la simplicidad y siguen una política de precios similar.

¿Qué marca fabrica las máquinas más sencillas? En mi opinión, el panel SensorTouch de Philips es incluso más fácil de usar que la Krups Evidence EA8918. Además, el grupo de infusión es extraíble, y ya sabes cuál es mi preferencia.

La cuestión de la espuma de leche hace que las cafeteras automáticas Philips sean algo menos recomendables que las cafeteras automáticas Melitta.

En cambio, las máquinas Melitta son un poco más complejas y están menos enfocadas en lo esencial del aroma y el sabor. Además, sus molinillos son menos precisos.

Esto nos lleva a un duelo más interesante: ¿cafeteras automáticas Philips o DeLonghi? La respuesta es doble.

Si quieres un gran abanico de prestaciones a un precio fantástico, apuesta por DeLonghi. Si prefieres un manejo sencillo y una limpieza aún más fácil, opta por Philips.

Lo que sí que sé es que con los grados de molienda de ambas puedes obtener resultados homogéneos, y ya sabes lo importante que es eso para conseguir un buen café.

¿Tienes alguna cafetera con molinillo integrado de Philips? ¿Cuál es tu experiencia con las especialidades de café, la espuma de leche y otros detalles de estas máquinas? ¿Tienes alguna pregunta o comentario? ¡Ya sabes lo que me gusta leerte, así que te espero en los comentarios!

Suscribirme
Notificarme de
guest
0 COMENTARIOS
Opiniones integradas
Ver todos los comentarios
Índice de contenidos