¿Cuántas calorías tiene el café con leche? ¡Cuidado con las bombas calóricas!

¡Hola! Me llamo Arne y soy barista. Llevo toda mi vida entregado al café de calidad: antes, desde detrás de una barra; ahora, a través de Coffeeness. Mi verdadera vocación es hacer posible que disfrutes del mejor café en casa, por lo que mi equipo y yo queremos compartir contigo todos nuestros conocimientos sobre el mundo del café.

Cómo hacemos las pruebas | Nuestro equipo

Recuerdo leer una vez en un cómic del Pato Donald cómo el Tío Gilito entró en una tienda de artículos de porcelana y escogió una taza de café del tamaño de una cacerola. La dependienta le preguntó qué quería hacer con ella, a lo que el Tío Gilito respondió que su médico solo le permitía tomar una taza de café al día.

Vista desde arriba de varias tazas con bebidas de café y café con leche

Recuerdo leer una vez en un cómic del Pato Donald cómo el Tío Gilito entró en una tienda de artículos de porcelana y escogió una taza de café del tamaño de una cacerola. La dependienta le preguntó qué quería hacer con ella, a lo que el Tío Gilito respondió que su médico solo le permitía tomar una taza de café al día.

¿Cuántas calorías tiene el café con leche? ¿Qué tipos de cafés con leche son los que tienen más calorías? ¿Es saludable el café con muchos aderezos? A todas y cada una de estas preguntas intentaré dar respuesta en este artículo.

¿Cuántas calorías tiene realmente el café?

Siempre me acuerdo de esta anécdota cuando la gente me pregunta cuántas calorías tiene una taza de café. Una taza de café puede significar cosas muy distintas. Vale, admito que el tamaño de la taza es lo que menos importa, porque las calorías del café solo casi son inexistentes.

Hablar de las calorías de la leche (o de las alternativas vegetales) ya es otra cosa. No es que la leche engorde, pero tiene más calorías que el café solo. Y es que el café o el expreso solos sin aderezos no son la norma hoy en día. A menudo añadimos leche o nata, así como azúcar o incluso algún tipo de sirope de sabor más o menos exótico.

Las calorías de un café con leche y azúcar ya de por sí son superiores a las del café solo, y una taza de café con extra de nata y sirope puede afectar mucho a nuestra ingesta total de calorías. Y ahí el tamaño sí importa.

¿Qué son exactamente las calorías?

Cuando hablamos de calorías para referirnos al equilibrio calórico, normalmente queremos decir kilocalorías (kcal). Coloquialmente lo abreviamos como calorías. En este artículo también lo utilizo en ese sentido porque está bastante extendido y así la mayoría de la gente lo entiende.

En realidad, las calorías miden la energía térmica. Una kilocaloría es la cantidad de energía que se necesita para elevar la temperatura de un litro de agua en un grado centígrado.

No obstante, si somos ortodoxos, deberíamos hablar de julios o kilojulios, que es la unidad de medida oficial de la energía. Por eso mismo, habrás visto que en los envases de los alimentos los kilojulios van primero y las calorías van entre paréntesis detrás.

Indicar los kilojulios es obligatorio, mientras que las calorías son opcionales. Ambos valores dicen lo mismo, solo que con una unidad de medida diferente. Una kilocaloría corresponde a unos 4,19 kilojulios.

Puedes encontrar más información al respecto en la web del Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC, por sus siglas en inglés), por ejemplo.

Nuestro cuerpo necesita energía para poder mantener su actividad constante, y esa energía la consigue gracias a la alimentación. Las calorías como unidad de medida también nos indican el rendimiento de determinada cantidad de alimentos como combustible para el organismo.

De ahí que también quememos calorías y nos refiramos al contenido calórico de un alimento como su valor energético. Si ingieres más energía de la que consumes, aumentas de peso. Si consumes más de la que ingieres, pierdes peso.

En consecuencia, la cantidad de calorías que necesitas al día depende en gran medida de tu nivel de actividad. Para los adultos con actividad física moderada, las necesidades diarias se sitúan en un promedio de entre 2000 y 2500 kcal.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) tiene un buscador interactivo de ingestas dietéticas de referencia (IDR) que te permite realizar la búsqueda en función de tu edad y de si eres hombre o mujer.

Por supuesto, la estatura también juega un papel importante. Esta es una de las razones por las que los hombres necesitan de media unas 500 calorías más al día que las mujeres.

En el caso de los deportistas de alto nivel, las necesidades diarias pueden ser el doble de las del ciudadano medio. Siempre dependerá del tipo de deporte que practiquen.

Puedes utilizar una calculadora de calorías para calcular tus necesidades diarias personales como esta de Inside My Food.

¿Cuántas calorías tiene un café con leche? La leche se lleva la palma

Las bebidas de café con leche que son tendencia hoy en día y que se pueden comprar para llevar se componen principalmente de leche, no de café. No obstante, incluso una taza normal de café de filtro con un chorrito de leche o nata tiene más calorías en la leche que en el café.

Más abajo encontrarás una tabla con el valor energético de diferentes bebidas de café con leche, pero primero echemos un vistazo a los diferentes tipos de leche que hay.

Empecemos por la leche evaporada y la condensada. Ambas clases de leche se parecen por el hecho de que ambas son espesadas, lo que se produce porque parte del contenido de agua se ha evaporado. Debido a su mayor concentración, son más densas y tienen un sabor más dulce que la leche normal.

Lo que las diferencia sobre todo es la cantidad de agua que se les retira. A la leche evaporada se le extrae más agua que a la condensada, pero a la condensada se le añade azúcar, por lo que es más dulce.

Muchos utilizan indistintamente los términos leche evaporada y crema de leche, pero es un error. La crema de leche es una crema condensada, pasteurizada y homogeneizada. Tiene un contenido de grasa de al menos el 10 %, pero lo común es que contenga entre el 12 y el 15 por ciento de grasa.

La leche evaporada suele tener un 4 % de grasa, mientras que la condensada, entre el 7,5 % y el 10 % de grasa.

Calorías del café con leche: imagen de una persona encima de una báscula junto a una taza de café con leche

Hay muchos tipos de crema de leche, y su valor calórico no solo depende del contenido de grasa. Los hidratos de carbono también juegan un papel importante aquí y varían mucho. Por lo tanto, en la tabla he incluido un valor promedio.

Como la crema de leche suele servirse en pequeñas porciones monodosis (son típicas las minitarrinas, seguro que las has visto), las diferencias de su valor energético con respecto a la leche evaporada o condensada no son enormes.

Leche animal y alternativas vegetales

Muchas personas se toman su café simplemente con un chorrito de leche, esto es, un cortado con leche entera, semidesnatada o desnatada.

En la leche entera hay al menos un 3,5 % de grasa, mientras que la leche semidesnatada contiene un 1,5 %. Por su parte, el contenido de grasa de la leche desnatada solo es de entre el 0,1 y el 0,3 por ciento.

En lugar de leche, también puedes utilizar blanqueadores de café. En España apenas se conocen, pero quería incluirlos aquí por no dejarme nada en el tintero. Una cucharadita contiene unas 20 calorías.

Algunas personas evitan la leche de vaca por preservar el bienestar de los animales, por ser intolerantes a la lactosa o por considerar que la leche no es saludable.

Para ellos, existen varias alternativas de origen vegetal a la leche animal. Seguro que te suena la clásica leche de soja, pero existen otras opciones como son la leche de avena, arroz, almendras, avellanas y coco. La cantidad de calorías varía en función de la bebida vegetal que escojamos.

Valores energéticos

Los valores energéticos por 100 mililitros corresponden a la información de las tablas generales de nutrición. Cuando se extrapolan a las medidas de Starbucks®, las cifras no coinciden exactamente con las facilitadas por la propia Starbucks®.

Supongo que se debe a las diferencias entre los distintos productos lácteos comerciales.

Calorías de la leche
100 ml
20 ml («un chorrito»)
125 ml (capuchino)
325 ml (Starbucks tamaño «Tall»)420 ml (Starbucks tamaño «Grande»)540 ml (Starbucks tamaño «Venti»)
Leche evaporada 4 %
11122
Leche condensada 7,5 %
13327
Leche condensada 10 %
17635
Crema de leche
12024
Leche desnatada (0,1 %)
3574484*113*148*
Leche semidesnatada (1,5 %)
46958110*149*195*
Leche entera (3,5 %)641380155*209*273*
Leche sin lactosa entera631379157*212*278*
Leche de soja551169120*
162*212*
Leche de avena42853186*252*330*
Leche de arroz204256584108
Leche de almendras1331659*80*104*
Leche de avellanas2963694122157
Leche de coco
204256584108

Las cifras marcadas con un asterisco* son las facilitadas por Starbucks®, todo lo demás son cifras extrapoladas. La leche de arroz, de avellanas o de coco no está disponible en la tabla facilitada. En esos casos, las cantidades de Starbucks® son a título ilustrativo.

Por cierto, el tamaño «Tall» contiene 25 ml de expreso por regla general, mientras que los tamaños «Grande» y «Venti» contienen 50 ml, es decir, un expreso doble. Ya he deducido estas cantidades en la tabla, porque se trata solo de las calorías de la leche.

A la luz de estos datos, puedes tomarte tranquilamente una taza de café con un chorrito de leche entera (13 calorías), que será lo que viene siendo un cortado.

Sin embargo, si te tomas tres tazas de café con leche condensada —lo que conocemos como café bombón o simplemente bombón en algunas partes de España, pero que se ha popularizado bastante en Latinoamérica—, acabarás ingiriendo unas 100 calorías (el equivalente a una rebanada de pan de centeno).

Un latte macchiato tamaño «Venti» de Starbucks® con leche entera es una cena ligera en términos de calorías.

¿Y si le añadimos azúcar, sirope y nata?

Sabemos que el azúcar es una fuente de calorías, lo que se aplica en la misma medida al café endulzado. 100 gramos de azúcar contienen 400 calorías. Una cucharadita de azúcar tiene unos 7 gramos y, por tanto, nos aporta unas 28 calorías.

Así pues, una cucharadita de azúcar duplica más o menos el contenido calórico de una taza de café con leche condensada.

Tres tazas, cada una con dos cucharadas de azúcar, ya suman más de 200 calorías. Eso equivale a dos rebanadas de pan, dos chocolatinas Duplo de Ferrero o dos kilos de pepinos.

Primer plano de una bebida de café con leche, nata, azúcar y sirope de caramelo

Y eso no es nada comparado con las bebidas de leche, sirope y azúcar con un shot de expreso, a las que llamamos incorrectamente café. En esos casos, las calorías se disparan.

La siguiente tabla muestra el contenido calórico de varias bebidas de este tipo de Starbucks®, en cada caso en la variedad con leche entera.

Calorías según Starbucks®«Tall»«Grande»«Venti»
Caramel Macchiato (hecho con jarabe sabor a vainilla) (Starbucks®)
296,70414,90539,30
Caffè Mocha con nata (Starbucks®)
312,70408,20506,00
Mocha blanco con nata (Starbucks®)
334,00437,40541,60
Coffee Frappuccino® sin nata (Starbucks®)170,40241,20330,90
Mocha Frappuccino® con nata (Starbucks®)271,00366,00436,00
Caramel Frappuccino® con nata (Starbucks®)296,00402,00463,00

Esto es solo un resumen, pero quería que te hicieras una idea de la cantidad de calorías que contienen las bebidas de este estilo en Starbucks® o en cualquier otro lugar. No he incluido las bebidas de fresa, chocolate y té porque en realidad no tienen nada que ver con el café.

No obstante, puede valer la pena echar un vistazo a los extras y aderezos:

IngredienteCalorías
Extra Caramel («Tall»)62,28
Extra Mocca («Tall»)34,56

Si añades azúcar, las cifras aumentan en unas 28 calorías por cucharadita. Si quieres que la bomba calórica sea menor, las calorías del café con leche desnatada o de almendras es menor, aunque en estos casos con tanto aderezo la diferencia no será mucha tampoco.

No obstante, la bebida que lidera la tabla, con la friolera de 597,90 calorías, es el Mocha blanco con nata con leche de avena de Starbucks® en tamaño «Venti».

Conclusiones: ¿café o postre?

Incluso con cantidades moderadas de leche o azúcar, un café de filtro o un expreso no son una bomba de calorías. Si te gusta el café con un chorrito de leche y no lo tomas en exceso, no te preocupes por las calorías. También puedes optar por preparar alguna receta saludable y deliciosa al mismo tiempo.

Incluso con un consumo activo de café, no se suelen consumir más de unas 100 calorías al día. Con azúcar, podrían ser 200, lo que es más significativo. Con leche y azúcar cubrirías hasta un 10 % de tus necesidades diarias.

A no ser que te guste extremadamente dulce, suele ser la leche la que hace que el café se convierta en un aperitivo en términos de calorías. Incluso un caffè latte de los más pequeños con leche entera y sin azúcar tiene 154,70 calorías en Starbucks®.

Si tomas tres bebidas similares al día en casa o en la oficina, habrás alcanzado entre una quinta y una cuarta parte de las necesidades diarias.

Y algo menos de medio litro de una bebida hecha con leche, azúcar, sirope, chocolate y nata se parece más a un postre que a una taza de café, aunque contenga un poco de café, entre otras cosas. Por supuesto, esto también se refleja en las calorías.

Me parece a mí que lo que deberíamos comer y beber es aquello que está rico y no nos perjudica, ¿no crees? De todos modos, lo importante es ser consciente del valor energético de todas estas bebidas y, si nos apetecen, considerarlas un capricho que podemos darnos de vez en cuando, no todos los días.

Y, por supuesto, debes saber que bajo todo el azúcar, la leche y los aromas, el sabor del expreso no tiene ninguna posibilidad de salir a la luz. El café es otra cosa.

Espero no haber ofendido a tus papilas gustativas. ¿Qué opinas de todo este exotismo en el mundo del café? ¿Prefieres el café con miles de aderezos o eres de los puristas?

  • Créditos de la imagen destacada: iStockPhoto.com/efetova.

  • Créditos de la imagen 2: iStockPhoto.com/Antonis Liokouras.

  • Créditos de la imagen 3: iStockPhoto.com/Jirakarn.

Su experto en café
Team Image
Arne Preuss

¡Hola! Me llamo Arne y soy barista. Llevo toda mi vida entregado al café de calidad: antes, desde detrás de una barra; ahora, a través de Coffeeness. Mi verdadera vocación es hacer posible que disfrutes del mejor café en casa, por lo que mi equipo y yo queremos compartir contigo todos nuestros conocimientos sobre el mundo del café.

Más información Arne Preuss

¡Hola! Me llamo Arne y soy barista. Llevo toda mi vida entregado al café de calidad: antes, desde detrás de una barra; ahora, a través de Coffeeness. Mi verdadera vocación es hacer posible que disfrutes del mejor café en casa, por lo que mi equipo y yo queremos compartir contigo todos nuestros conocimientos sobre el mundo del café.

Más información Arne Preuss

Suscribirme
Notificarme de
guest

0 COMENTARIOS
Opiniones integradas
Ver todos los comentarios
Índice de contenidos